Educación, paz y desarrollo

 

 

Gonzalo Duque-Escobar

 

En el arranque de este nuevo año electoral, el del Bicentenario de nuestra Independencia,  han iniciado las actividades escolares por todos lados. Desearíamos escuchar propuestas de los candidatos inspiradas en la efemérides en las que el sistema educativo sea considerado instrumento estratégico para liberarnos del subdesarrollo, en las que la educación se considere por los aspirantes a las dignidades de los padres de la patria, como una prioridad en el gasto público y la mejor estrategia de largo plazo para alcanzar metas fundamentales, como la reducción de la pobreza y de la desigualdad, la reconversión de los sistemas productivos para el desarrollo de la competitividad del país, y cosas similares que apuntando a las problemática social y ambiental, contribuyen  finalmente a la paz que tanto anhelamos.

 

La educación como privilegio que merecen tanto el ciudadano como el campesino o el pobre como el rico, independientemente de otras consideraciones y condiciones personales, culturales y sociales, no sólo debe ser un derecho sino también un deber que se debe ejercer por todos y en cualquier lugar. De ahí la importancia no solo del compromiso de cada gobierno, de las instituciones definidas por objetivos y metas educativas, y de la sociedad en su conjunto, sino también la necesidad de ofrecer similitud en las oportunidades para el acceso a una educación contextualizada, suficiente en calidad y cantidad y sin barreras económicas, demográficas, de espacio o asociadas a otros factores que bien explican la marginalidad y la exclusión.

 

Sabemos de las dificultades presupuestarles que surgen de una estructura de ingresos fiscales que depende sustancialmente de fuentes no tributarias e impuestos indirectos particularmente regresivos, pero también creemos que el gasto público blindado de prácticas corruptas y las trasferencias sociales hoy castigadas por temor a la inflación y al crecimiento cero, juegan un papel redistributivo así sea limitado, finalmente importante si se invierte en educación, y posiblemente suficiente si se complementan con recursos privados y administran adecuadamente sus procesos y resultados.

 

Desde el OAM, Ed. Circular RAC 548

http://www.manizales.unal.edu.co/oam_manizales/memos

__________________________________________________________

Imagen en:

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: