INSTITUCIONALIDAD EN EL PCC

Institucionalidad en el Paisaje Cultural Cafetero PCC

            

Obra del Maestro Luis Guillermo Vallejo http://luisguillermovallejo.com

 

Por Gonzalo Duque Escobar *

Ponencia presentada en el Taller Internacional: Estudios del Paisaje. Universidad Nacional de Colombia sede Manizales – Cátedra Unesco. Manizales, Lunes 30 de Julio de 2012.

Introito

Área del Paisaje Cultural Cafetero PCC (rojo) y ubicación poblados (negro).

SIR. Comité Nacional de Cafeteros.

 

La relación entre las colectividades humanas y el medio ecosistémico es una relación dialéctica, de simbiosis y de parasitismo, cuyo resultado es la cultura.

Darle el carácter de sujeto a un territorio al evaluar y decidir las transformaciones socioambientales, además de facilitar su comprensión  previene la fragmentación de los  ecosistemas y la desestructuración del tejido social de soporte para las comunidades que lo habitan.

Además, la planificación y ordenamiento de la ecorregión cafetera de Colombia, obliga a considerar el territorio como una construcción social e histórica, que emplaza igualmente a la sociedad civil y al Estado.

Por lo anterior, la declaratoria de Patrimonio de la Humanidad para el Paisaje Cultural Cafetero colombiano, obliga a implementar acciones institucionales concertadas, con visión de futuro, para mitigar las amenazas del frágil sistema natural y cultural en que se soporta la decisión de la Unesco.

 

Medio Ambiente y Desarrollo

 

 

El Medio Ambiente como una relación entre Cultura y Medio Ecosistémico. Fuente: Ciencias Naturales & CTS, en: http://www.bdigital.unal.edu.co/1584/

El medio ambiente involucra a la Naturaleza (Medio ecosistémico) y a la Cultura (Industrias, Instituciones, Símbolos y Valores). De ahí la necesidad de lograr que las transformaciones del medio natural, proporcionen un medio paranatural que sea ecológicamente sólido y compatible con la cultura.

Desarrollo: cambio estructural que implica estos conceptos:

–      Crecimiento absoluto y sostenido

–      Progreso científico y tecnológico

–      Propagación social del crecimiento y progreso.

 

Subdesarrollo: fenómeno en si mismo, que supone dominación desde afuera y desarticulación hacia adentro.

A su vez, la sostenibilidad, demanda crecimiento de las condiciones sociales, ambientales y económicas.

El modelo cafetero

 

 

Fragmento de obra del Maestro Luis Guillermo Vallejo http://luisguillermovallejo.com

 

Resulta necesario diferenciar una caficultura orgánica nutrida de elementos culturales y artesanales, de otra no amigable con el medio ambiente y de corte agroindustrial, tal cual ocurre con el clúster del café colombiano.

La orgánica, donde las comunidades rurales le apuestan a incorporarle valor agregado a su oferta de bienes culturales y servicios ambientales, en una actividad soportada en una organización de productores que sirva de base para la cadena productiva y para la producción limpia.

La agroindustrial, intensiva en productos de base química que atentan contra el ecosistema al emplear pesticidas, herbicidas y fungicidas, para  asegurar enormes volúmenes de café pergamino a costa de la biodiversidad, con la intensión de generan utilidades para agentes externos que controlan el mercado y los agroquímicos, en un sistema de monopolio.

Disrupciones en el escenario

 

Imagen de una finca cafetera, en: diariodeunturista.com

Ayer cuando arrasamos el sombrío, con la disrupción del modelo cafetero abandonamos un modo de producción cafetera que engrandeció a Colombia entre 1900 y 1970, cuando al apostarle a la Revolución Verde con el Caturra y el monocultivo del café, renunciamos a la caficultura orgánica.

Los campesinos con solo dos años de escolaridad, al no poder asimilar el nuevo modelo financiero y tecnológico de la caficultura moderna, vendieron su tierra para emigrar a la ciudad, generando una inversión demográfica en la que el país rural se urbaniza.

Para recuperar la senda perdida, con el Paisaje Cultural Cafetero debemos generar capital social, recuperar la estructura natural y simbólica de la caficultura tradicional, y resolver la brecha de productividad de nuestras comunidades rurales.

 

El cafetero colombiano

Obra del Maestro Luis Guillermo Vallejo http://luisguillermovallejo.com

 

Los habitantes de la “Tierra del café”, poseemos una cultura donde inciden determinantes de la caucanidad y la antioqueñidad, relacionados con los modos de producción de la minería de la Colonia y con los de la actividad agraria que florece en el Siglo XX, en ambos escenarios.

Primero, en la minería aurífera los modos de producción fueron diferentes: en la Provincia del Cauca se soportaba en la esclavitud y en la de Antioquia en el trabajo del minero independiente.  Segundo, mientras el modelo agrario caucano era el latifundio soportado en un régimen de servidumbre, el de la producción cafeteras que surge de la gesta colonizadora antioqueña, es el minifundio propiedad del colono.

No obstante, el cafetero también se enriquece del aporte  librepensador del caucano de clase media, fruto de una apertura cultural que lo orienta al comercio: El payanes al explotar el oro de Barbacoas recibía una información de Panamá, que se sumaba a la recibía del Perú por depender de Quito, y de la Nueva Granada con quien finalmente comerciaba.

Proezas cafeteras

 

El jeppao, acuarela de Alfonso Espinel Rodríguez.

 

Fundado Manizales (1849), el poblado que florece en medio de caminos de arriería, inicia un primer período de economía de subsistencia en tiempos de la arriería, complementado por la economía de las guerras civiles de 1860, 76 y 84, hasta cuando Colombia cierra el siglo XIX con la guerra de los Mil días (1900-03).

Ya en los albores del siglo XX la aldea de bahareque entra a un segundo período de acumulación de excedentes,  gracias a la exportación del café sumado y al impacto de los cables y ferrocarriles cafeteros, medios desarrollados para buscar mercados más allá de los  mares.

Luego, creada la Federación de Cafeteros (1927) se entra a un tercer período económico, de verdadero desarrollo, en el que se abren los caminos rurales para electrificar el campo y dotarlo de acueductos, escuelas y puestos de salud, con el concurso de la Federación Nacional de Cafeteros (1927).

Finalmente, a partir de 1970 entramos a un cuarto período de crisis, en el que palidecen los poblados cafeteros y el campo, no sólo por el deterioro de los términos de intercambio sino por las consecuencias demográficas y ambientales de la Revolución Verde.

Hacia la Cuidad Región en un escenario rur-urbanizado y conurbado

 

Las capitales cafeteras se han conurbado, en un escenario donde urge consolidar zonas metropolitanas, para actuar como Ciudad Región complementando sus economías, y articulando el territorio tal cual lo ha logrado el Quindío.

Se requieren tres condiciones para conformar una Ciudad Región: articularse a un centro urbano de igual nivel de relevancia, que sea económicamente complementario, y ubicado a menos de 2 o 3 horas de distancia.

  • Sí la urgencia de las megalópolis es volverse internacionalmente competitivas y manejar problemas de escala, la de las ciudades intermedias es conurbase conformando una ciudad región, para no palidecer.
  • Entre tanto, los pequeños poblados deben articularse a un centro urbano vecino de mayor nivel de relevancia, desarrollando una competencia de cara a las necesidades de dicha ciudad.
  • Mientras Bogotá es la única megalópolis de Colombia, Medellín es una ciudad intermedia grande que sólo puede conurbarse con el Eje Cafetero, y las capitales cafeteras ciudades intermedias pequeñas, cuya suerte dependerá de su capacidad de articularse hacia adentro y hacia afuera, buscando la complementariedad económica para no sufrir procesos de vaciado entre sí y desde Cali y Medellín.

 

Valoración ambiental de las zonas urbanas industrial, residencial, comercial y de servicios.

 

Los poblados cafeteros que se han rur-urbanizado, deben desarrollar competencias estratégicas para los centros urbanos de la Ciudad Región, bajo el presupuesto de la complementariedad de las funciones urbanas de las áreas metropolitanas de Pereira Armenia y Manizales.

Si compiten entre sí, Pereira sacará una ventaja temporal, porque también palidecerá en medio del eje de desarrollo con Cali y Medellín, impidiéndole de paso a la capital de Antioquia resolver su soledad por no contar con un centro urbano de relevancia para conurbarse.

Los poblados se transforman en ciudades al espacializar sus funciones urbanas, así:

  • Las zonas industriales que al valorarse por su posición con respecto a los medios de transporte, obligan a ubicarse de cara a los ferrocarriles, puertos, aeropuertos y autopistas.
  • Las zonas residenciales que valen por su función estética y paisajística, deben ubicarse lejos del paisaje de chimeneas de las zonas industriales, donde ruidos, vibraciones y aceites derramados se suman a la polución de los vertimientos fabriles .
  • Las zonas comerciales que suelen coincidir con los Centros Históricos al estar constituidas por esos viejos inmuebles que le imprimen él carácter a la ciudad, deben mitigar el deterioro del espacio público por la informalidad y los procesos de lumpenización del centro citadino.
  • Las zonas de servicios que se valoran por su nivel de equipamiento, deben promover la eficiencia del transporte público urbano, y contar con centros de investigación y de convenciones, cómodos hoteles, hospitales con servicios complejos, grandes complejos comerciales e instalaciones culturales y deportivas…

Guetos urbanos

  

Imagen en: barriada popular en http://www.iammyownreporter.com

 

Ya los pobres de la ciudad son una mezcla de los pobres urbanos con su particular noción del consumo y peculiares costumbres, y de los pobres rurales hijos de la crisis que asola la ruralidad colombiana.

Y tras el desmonte el Estado solidario, los desposeídos sin identidad ciudadana, excluida y profundamente fragmentada, al no tener capacidad intelectual para articularse a la dinámica social y de una economía de mercado cada vez más competitiva, se irá desplazando a las fronteras de la ilegalidad para terminar en los espacios de  la delincuencia.

Al tiempo, conforme se rompe el tejido social, también la ciudad se guetifica: de un lado con los guetos periurbanos de las zonas  más degradadas donde las condiciones de inequidad alimentan los conflictos que perturban la seguridad urbana, y del otro con la proliferación de guetos para la clase pudiente  constituidos por las unidades residenciales cerradas donde los habitantes se aíslan y protegen.

Brecha de productividad y ruralidad

 

Fragmento de obra del Maestro  Luis Guillermo Vallejo http://luisguillermovallejo.com

 

La brecha de productividad que muestra el PIB entre la ciudad y el campo, y que explica los bajos ingresos rurales, parte de la falta de políticas de ciencia y tecnología para incorporar el conocimiento al agro, como factor de producción, al lado de la tierra, el trabajo y el capital.

Aún más, una escolaridad de solo cuatro años de educación básica en el campo, sumada a la grave problemática del transporte rural y a la ausencia institucional, no hace viable elevar la productividad rural.

Las políticas para el agro que partieron de la tesis de que debió apoyarse la empresas terrateniente por ser más eficiente, poseer títulos de propiedad y generar empleo, muestran estar equivocadas cuando la realidad es que los campesinos con apenas el 14% de la tierra en Colombia, están generando el 51% del PIB agropecuario.

Ahora con los TLC diseñados para sacar ventaja en varios sectores de la agroindustria, los ingresos rurales en Colombia caerán entre el 25% y 50%.

Patrimonio VS Recursos

  

Acuarela de Luis Fernando Rodríguez García, en: http://salaminadiaadia.blogspot.com/

 

El patrimonio culturales una herencia propia del pasado con la que una comunidad vive, pero que debe preservarse para las generaciones y futuras.

Mientras los recursos se explotan el patrimonio se hereda: el café como tecnología, es parte de un patrimonio cultural.

El oro y el petróleo, por ser recursos están destinados para el mercado; sólo que al ser recursos no renovables tampoco permiten proyectos de explotación sostenibles, como sí las actividades agropecuarias, como ocurre en las de la economía cafetera.

Contrariamente, el agua, el suelo, el bosque, la montaña y la biodiversidad, por ser patrimonios, solo admiten aprovechamientos, y como tal deben preservarse de los apetitos y excesos del mercado que estimulen prácticas no amigables con el medio ambiente.

Calentamiento global

  

Pronóstico global del incremento de la temperatura por el cambio climático: Fuente: apod.nasa.gov

El incremento de la temperatura media afectará más  el hemisferio norte que el sur, con un calentamiento mayor de los continentes respecto de los mares. El mapa anexo muestra que en Colombia se calentarían menos las zonas de relieve montañoso como la Región Andina (2º a 3ºC), que las planas como la Costa norte, la Orinoquía y la Amazonía (3º a 4ºC).

El cambio en las zonas de vida afectará la biodiversidad del país e incrementará la amenaza de eventos climáticos extremos.

R                  n=   Vida útil Años

Tr Años

25

50

100

500

10

0,93

0,99

1,00

1,00

25

0,64

0,87

0,98

1,00

50

0,40

0,64

0,87

1,00

100

0,22

0,39

0,63

0,99

Cuadro de valores del Riesgo, según fórmula R=1-(1-1/Tr)n

En la fórmula R=1-(1-1/Tr)n : R =Riesgo de falla, Tr= Período de retorno de las amenazas y n= vida útil de una obra. Tr y n, en años. Como fundamento, 1/Tr es la probabilidad temporal del evento. Las obras se diseñan del lado de la falla, donde R>50%, pues de lo contrario la ciudad no sería viable.

Obsérvese el incremento de R de 0,63 a 0,98 para una estructura con  una vida útil “n”  de 100 años, cuando el  período de retorno “Tr” de la amenaza cambia de 100 a 25 años: es el caso de los eventos hidrometeorológicos, como consecuencia del calentamiento global.

 

Laderas de fuerte pendiente, donde urge la agroforestería http://meridianoinformativo1390.com/

Nuestra problemática contempla la amenaza del cambio climático con sus consecuencias hidrogeológicas en un escenario de cuencas deforestadas y frágiles montañas: inviernos y sequías con eventos cada vez más intensos, como consecuencia de la exacerbación del ENOS.

Al observar las dos últimas Niñas 2007/8 y 2010/11, pese a su condición intrínseca similar y calificación de sus niveles como moderados, los efectos dejan ver una dinámica creciente del calentamiento global que anuncia consecuencias cada vez intensas, tal cual lo advertimos en la segunda Niña al observar la Sabana de Bogotá convertida en una “Venecia” y la lista de 30 municipios colombianos como Gramalote, que afectados por las olas invernales, requieren reasentamiento, 20 de ellos fuera de su jurisdicción.

La sinergia en una ecorregión biodiversa y pluricultural

  

Obra del Maestro  Luis Guillermo Vallejo http://luisguillermovallejo.com

 

Son estas 7 las regiones agrícolas de Colombia, notables por su alta productividad: región Sonsón-San Félix- Murillo-Roncesvalles,  Altiplano Cundiboyacence, región Túquerres-Ipiales, región Sinú-San Jorge, Valle del Magdalena, Valle del Cauca y Zona cafetera

Contrariamente los suelos de la Amazonía y costa del Pacífico, al estar lixiviados por las intensas lluvias, son de baja productividad. Ver Prospectiva para el desarrollo magdalenense, en: http://www.bdigital.unal.edu.co/6576/

 

No hemos desarrollado los íconos culturales para la identidad del Eje Cafetero Caldas, como región pluricultural:

  • El alto occidente, que como tierra de resguardos y negritudes, además de ser una subregión panelera, es minera: en el oro de Marmato y Riosucio existe más novela y poesía que en el café.
  • La región Cafetera propiamente dicha que empieza en Neira y llega hasta el norte del Valle, es la de las chivas, el bahareque de guadua, los cables aéreos, los Ferrocarriles Cafeteros y la música de carrilera.
  • La región San Félix-Murillo en la alta cordillera, que tiene sus propios íconos en el cóndor, el pasillo, la ruana de Marulanda, la palma de cera, el pasillo y el sombrero aguadeño.
  • El Magdalena centro, que es tierra de ranchos de hamacas, de chinchorros, de subiendas de bagres, nicuros y bocachicos, del petróleo de Barranca, de los vapores por el río y de la Expedición Botánica.

La apropiación social de C&T, imbricadas en la cultura 

Imagen  de Los Siete Mundos de Samoga, en www.manizales.unal.edu.co/samoga/

 

Urge una apropiación social de la ciencia y la tecnología, y la traducción de los saberes populares en términos de la ciencia moderna.

Este desafío que emplaza a la Academia, quien conoce mucho de C&T pero poco de saberes ancestrales, se puede inferir en la propuesta de innovación del guión museístico del Museo Interactivo Samoga , cuya  oferta temática se orienta a la promoción de las características culturales y naturales del Eje Cafetero. Ver Proyecto de  “Los siete mundos de Samoga”.

En dicha propuesta, Pachamama (tierra) recoge el oriente minero con Marmato y Riosucio, Bachué (agua) el recurso hídrico del occidente caldense, Yuruparí (aire) el aroma de la tierra del café por los dos ejes de la colonización antioqueña, Chiminigagua (fuego) la alta cordillera con sus volcanes y fértiles tierras de Marulanda, Chía (arte) el escenario pluricultural de la ecorregión cafetera, Bochica (lógica) la necesaria articulación entre ciencia y saberes, y Chibchakum (tecnología) los desarrollos tecnológicos requeridos en el trópico andino para apalancar un desarrollo sostenible.

Bioturismo y vías lentas

 

Anserma: acuarela Germán Zuluaga Uribe

Con el PCC la suerte de los pequeños poblados cafetaleros dependerá del papel del transporte rural como catalizador de la pobreza, del bahareque  como arquitectura vernácula, de la salud del suelo y del agua, del sombrío para la biodiversidad, de las sanas costumbres, y de un cúmulo de elementos tangibles e intangibles de nuestro patrimonio cultural y natural.

Una estrategia para hacer del Paisaje Cultural Cafetero un factor de desarrollo, es la implementación del “bioturismo”, concepto que incorpora cultura y medio ecosistémico, apalancado con un programa de vías lentas que cruce poblados lentos, tal cual lo propone la SMP de Marsella, Risaralda, al emprender el ordenamiento de la cuenca del río San Francisco.

Pero el bioturismo que se soporta en lo autóctono y en la biodiversidad, exige una revolución educativa, para hacer viables la reconversión productiva, el desarrollo  de la identidad cultural, el fortalecimiento del tejido social, la solución de la brecha de productividad entre ciudad y campo, y eficaz el apoyo institucional.

 

Los retos del PCC

 

Mapa del PCC, un territorio asociado a una ecorregión y a una cultura, en: http://caleidoscopiosurbanos.blogspot.com/

 

Lograr que el Plan de Manejo del Paisaje Cultural Cafetero PCC se exprese en los POMA de las cuencas a cargo de las corporaciones ambientales de la ecorregión y los planes de ordenamiento de los entes territoriales asociados al PCC.

Emprender políticas públicas para darle coherencia a las acciones ambientales y sociales del PCC, incluyendo el tema del calentamiento global.

Emprender las acciones para el desarrollo de  la identidad cultural, a partir de los íconos en que se soporta el PCC, contemplando los íconos culturales e historia de las regiones señaladas.

Implementar en el sector cafetero una política socio-ambiental sostenible, para que los productores rurales se sirvan de los beneficios sociales, ambientales y económicos del PCC.

Epílogo

 

1- Implementar los mecanismos de participación ciudadana con fundamento en el civismo activo, con la civilidad como valor supremo de la cultura urbana de los habitantes del Eje Cafetero.

2- Ubicar a las personas en el centro del desarrollo, priorizando la formación de capital social sobre el crecimiento económico, en dicha ecorregión.

3- Replantear el modelo agroindustrial cafetero desde la perspectiva ecológica.

4- Implementar políticas de ciencia y tecnología imbricadas con la cultura, para resolver la brecha de productividad que sume en la pobreza los medios rurales de la región cafetera.

5- Desarrollar políticas públicas ambientales que enfrenten la problemática del riesgo y del cambio climático, para soportar la sostenibilidad en la responsabilidad ambiental.

6- Considerar a fondo el papel del transporte rural como catalizador de la pobreza, será necesario y definitivo.

Fuentes  

 

Gracias  

Umbra, la mascota del Museo Interactivo Samoga, en www.manizales.unal.edu.co/samoga 

Documento adaptado de  “Un dialogo con el Paisaje Cultural Cafetero” , Gonzalo Duque Escobar (2012). In 53º Congreso Nacional de SMP.  Manizales, Julio de 2012. http://godues.Wordpress.Com/2012/07/02/un-dialogo-con-el-paisaje-cultural-cafetero

* Gonzalo Duque Escobar: Profesor UN, Director del Museo Interactivo Samoga y Miembro de la SMP de Manizales. http://gonzaduque.es.tl


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: