Dinámicas del clima andino colombiano

ZCIT

Por Gonzalo Duque-Escobar

 

ResumenEn la zona tropical ubicada entre las latitudes 30°N y 30°S, las corrientes de vientos alisos que, sometidos a la fuerza de Coriolis se van calentando e incorporando humedad mientras transitan por la superficie, al ir desde la alta subtropical hacia la baja ecuatorial. Al converger cerca del Ecuador, el aire cálido asciende y se enfría por expansión,  dándose el desarrollo de nubes de gran desarrollo vertical al favorecerse la condensación. Esta zona nubosa de inestabilidad atmosférica que deriva a lo largo del año, que se altera con la Oscilación Sur de las temperaturas del Pacífico como factor del Niño y La Niña, en la que se presentan frecuentes e intensas lluvias y en la que convergen los vientos alisios del noreste y del sureste, es la Zona de Confluencia Intertropical (ZCIT).

Con el solsticio de verano ha concluido el primer período de lluvias del año. Nuestro clima bimodal de la zona andina colombiana está regido por las posiciones relativas de la Zona de Confluencia Intertropical ZCIT, ese ecuador meteorológico que en cada solsticio pasa a ubicarse al sur de nuestro Ecuador, para regresar de nuevo durante los equinoccios al costado norte para traernos las lluvias.

Pero las anomalías de temperatura del Océano Pacífico, que se constituyen en freno para el desplazamiento natural y regular de la ZCIT, generan desórdenes en el clima: el Niño y la Niña, un fenómeno del Pacífico Sur, reto para la ciencia y la historia. Sus causas reales van más allá de los factores naturales asociados a sus ciclos de 2 y de 7 años, y a su duración media del orden de los 12 a 18 meses, porque también la mano del hombre ha podido penetrar exacerbando el desorden que muestra el funcionamiento de la máquina atmosférica del planeta

Las consecuencias de esta oscilación del sur, que se inicia en Australia e Indonesia y se extiende hasta América del Sur, según observaciones hechas desde 1525 entre las que sobresalen los efectos de las temporadas 1940/41, 1972/73, 1882/83, 1986/87, 1990/94, son de enorme importancia para la actividad humana: sequías e inundaciones, deslizamientos y flujos de lodo, epidemias e incendios forestales, trastornos en la agricultura, en la pesca, en el transporte, en la salud, etc.

En los períodos de El Niño, las temporadas de invierno y verano del año son más secas para la zona andina colombiana, y más frecuentes e intensos los huracanes del Caribe. Durante La Niña, ocurre lo contrario: temporadas más húmedas a lo largo del año, con menos tormentas tropicales.

Aún están en nuestra memoria las 30 mil víctimas del desastre de diciembre de 1999 en el Estado de Vargas, Venezuela, fenómeno que pudo tener correlación con el Niño y la Niña, aunque la intensidad del evento océano-atmosférico no haya sido una de las más destacadas.

Desde el OAM, Ed. Circular RAC 237 de junio de 2003. http://oam.manizales.unal.edu.co

RAC http://www.rac.net.co/  Imagen: Dinámica anual de la ZCIT, en: http://www.fondear.org

UMBRA: LA ECORREGIÓN CAFETERA EN LOS MUNDOS DE SAMOGA

BOOK SECTION:

  • PRESENTACIÓN
  • MUNDO DE LA TIERRA
  • MUNDO DEL AGUA
  • MUNDO DEL AIRE
  • MUNDO DEL FUEGO
  • CULTURA, CIENCIA Y TECNOLOGÍA
  • BIBLIOGRAFÍA  
  • Contenido

.

GONZALO DUQUE-ESCOBAR (1015). MUSEO INTERACTIVO SAMOGA. UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA SEDE MANIZALES. ENLACE:  http://www.bdigital.unal.edu.co/50853/

Relacionados:

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: