GRUPOS ACADÉMICOS CON MAYOR CAPACIDAD Y SOCIALMENTE PRODUCTIVOS. Ed. Circular RAC 527

Por Gonzalo Duque-Escobar

Los programas de doctorado al lado de las maestrías, tienen que constituirse en herramienta estratégica para el desarrollo del país. Y para serlo, es importante además de crear un ambiente cultural favorable a la C&T y de un sistema educativo que logre desde la educación básica la formación de investigadores – por ejemplo el Programa Ondas de Colciencias-, hacer sostenibles mediante políticas e inversiones públicas y privadas, e instrumentos adecuados, las metas cuantitativas y cualitativas en formación que aseguren una masa crítica de recursos humanos y materiales para la investigación, en las áreas estratégicas y prioritarias para la Nación, de conformidad con su problemática social y ambiental, además de su variada oferta cultural y potencial natural.

 

Según el Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología, en Colombia apenas superamos los 5 mil doctores, de los cuales la mitad participa en grupos de investigación. Mientras Brasil gradúa 50 doctores por año y por millón de habitantes, en Colombia graduamos solamente 2, y en México y Chile 18 y 15 respectivamente.Consciente de esto el ministerio de educación se ha propuesto como meta  formar en dos años 300 nuevos doctores en programas del país y 200 más en otros del exterior, dando prioridad a las áreas definidas en la Agenda de Competitividad, y que son energía y recursos naturales, biodiversidad, biotecnología, salud, café, cárnicos, lácteos y cultivos perennes, defensa y seguridad (materiales y electrónica), software y tercerización de servicios y logística, que coinciden con los sectores definidos.

 

Si bien los doctorados del país que en la pasada década llegaban a unos 40 programas mayoritariamente centrados en disciplinas relacionadas con las ciencias físicas y exactas y de las ciencias sociales y del comportamiento, hoy cuando se han duplicado en número, también avanzan en otras áreas fundamentales donde se demandan grandes esfuerzos como las ingenierías, las ciencias de la vida y el arte. No obstante, la reducida interacción entre los 3500 grupos de investigación existentes en Colombia, y que se expresa en la reducida producción científica conjunta y abundancia de productos académicos intrascendentes, debe propiciarse aprovechando la expansión y desarrollo de las tecnologías de la informática y las comunicaciones, en especial para interactuar en temas donde la sociedad les demanda la investigación aplicada, la reflexión profunda y el diálogo de saberes.

 

Desde el OAM, Ed. Circular RAC 527 

http://www.manizales.unal.edu.co/oam_manizales/

Imagen: http://www.artistas-americanos.com/latinos/huertastorres/images/foto03.

Relacionado: La astronomía en Colombia: perfil histórico, en: http://www.bdigital.unal.edu.co/1703/4/gonzaloduqueescobar.20097_parte2.pdf

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: