La minería en Caldas

Por Gonzalo Duque Escobar

Los grandes conflictos de Colombia, pasan por los temas energéticos, mineros y de infraestructura. Igualmente, una de las locomotoras del Plan de Desarrollo “Prosperidad para todos”, contempla la minería. Y dado que en las últimas décadas el sector minero se ha caracterizado por sus graves problemáticas ambientales y sociales, tras haber “ablandado la legislación ambiental” para atraer la inversión extranjera, se presenta como fórmula concesionar las áreas mineras de Colombia.

En Caldas, los escenarios actuales que merecen atención, son:  Marmato, un pueblo colonial anclado en la montaña y situado en la vertiente occidental del río Cauca sobre el macizo de los Mellizos de la cordillera Occidental, y el sector de la mina de Tolda Fría adscrita al Distrito Minero Manizales-Villamaría,  localizada en la vereda Montaño de Villamaría, cuyo sistema de explotación es subterráneo.

La minería no es sostenible. El recurso extraído no se recupera. No obstante podemos hablar de una minería limpia, socialmente responsable y que sea productiva.

En las microcuencas de la Q. Manizales y la Quebrada La María existe minería casi desde la fundación de la ciudad. A pesar de la vecindad al Parque Nacional Natural de los Nevados y a la primera fuente de agua de Manizales (Q. Gallinazo), una pequeña minería, limpia y de carácter artesanal, puede resultar viable en caso de incorporar prácticas amigables con el medio ambiente.

Igual ocurre con Marmato: donde cientos de familias de etnias mayoritariamente negras, mulatas e indígenas cuya historia cruza páginas enteras de la historia del oro en Colombia, podrían quedar sin pasado ni futuro en caso de perder sus raíces ancestrales y culturales, para dar paso a la gran minería de cielo abierto. Soportados en la cultura del alto occidente de Caldas, los marmateños pueden reconvertir su actividad implementando una minería asociativa, limpia y con valor agregado. 
 
Sin  satanizar la gran minería, viable en condiciones especiales y restringidas, debemos actuar desde la sociedad civil previendo las consecuencias de una minería a cielo abierto que, además de su fuerte impacto modelador del paisaje y conocido impacto relacionado con los elevados niveles de contaminación industrial, en los casos señalados destruya el patrimonio cultural, atropelle comunidades vulnerables o comprometa fuentes de agua esenciales para el consumo humano o ecosistemas estratégicos.

Relacionados:

Duque Escobar, Gonzalo (2011) Oro de Marmato: miseria o desarrollo.  En:  http://www.bdigital.unal.edu.co/3404/

Duque Escobar, Gonzalo (2007) Geología económica del Eje Cafetero. En: http://godues.blogspot.com/2007/12/geologia-economica-del-eje-cafetero.html  

Imagen, en: http://rachelblumesmall.wordpress.com/

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: