Marzo ambiental: cara y cruz en Colombia

Por: Gonzalo Duque-Escobar*

En marzo, además del equinoccio, a nivel mundial celebramos, entre otros, los días de la Naturaleza, Forestal y del Agua. Al examinar los hechos ambientales de marzo, más sobresalientes en Colombia, encontramos grandes contrastes: del lado positivo dos, la declaratoria ambiental anunciada en Ciudad Perdida, ampliando áreas de interés ambiental en la Sierra Nevada de Santa Marta, y los frailejones para el páramo de Sumapaz, que se producen en viveros del Ejercito Nacional; y del lado negativo, la tragedia de la mancha de 30 kilómetros en el corregimiento La Fortuna de Barrancabermeja (Santander), ocasionada por un pozo de Ecopetrol, y la ‘rechifla’ presentada en Bucaramanga, cuando la comunidad abucheó al MinAmbiente en reunión sobre delimitación del páramo de Santurbán.

El primer hecho, se da cuando el presidente de la República, declara como zona de protección y desarrollo de recursos naturales renovables, nuevas áreas en la majestuosa Sierra Nevada. Buena noticia, porque más que importante, dicha incorporación es una medida necesaria para implementar estrategias de ordenamiento que hagan viable la preservación del patrimonio natural y cultural que alberga este sistema montañoso litoral, el más alto del planeta, declarado Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979. La medida resulta relevante al beneficiar dicho complejo biogeográfico y biodiverso, representativo a nivel global y un símbolo sagrado del gran territorio de 30.000 aborígenes Arhuacos, Koguis, Kankuamos y Wiwas. Como evidencia de las amenazas a resolver, consecuencia de presiones antrópicas sobre las cuencas hidrográficas de esta cadena montañosa, además de las riadas que han afectado a San Pedro de la Sierra (2010) y el corregimiento de Guachaca (2011), están las inundaciones que han asolado a Santa Marta (2017).

La segunda noticia, resulta tan positiva como importante, porque con el liderazgo del Teniente Coronel Edgard Riveira, gracias al apoyo de Colciencias y a la investigación de expertos de las Universidades de los Andes y Javeriana, el vivero artesanal del Batallón de Alta Montaña cuenta ahora con 10 mil frailejones trasplantados para reforestar este ecosistema considerado el páramo más grande del mundo, con el valioso trabajo de 800 militares que tendrán la encomiable tarea de repoblar este páramo con frailejones, especie paramuna deficitaria en todos nuestros páramos a causa de la deforestación, y que tarda en crecer un centímetro por año. Su necesidad, se debe a que dicha Espeletia, género descrito por Mutis y endémico de las altas cumbres tropicales, contribuye a la regulación hídrica y térmica en la alta montaña, a la preservación de la acidez y humedad del suelo, y a la supervivencia de especies endémicas.

El tercer hecho, que ya contrasta con los dos anteriores, trata sobre un desastre ecológico que lleva cinco semanas, desde que el pozo Lizama 158 empezó a emanar el crudo que arrasó con todo a su paso, generando graves impactos sociales y ambientales al afectarse ecosistemas y comunidades. Según el ambientalista Manuel Rodríguez Becerra, cuando Ecopetrol, que ha sido una de las empresas que han hecho daño a los ecosistemas de Colombia, en un intento por salir de su atraso en gestión ambiental buscando no incurrir en incumplimientos de la normativa adoptó como símbolo la iguana desde mediados de la década pasada, fue para mostrar su voluntad de convertirse en una empresa responsable con la naturaleza, en lugar de propiciar estos hechos propios o frecuentes en su trayectoria.

Y finalmente, como cuarta notica, el abucheo al Ministro Luis Gilberto Murillo ocurrido en Bucaramanga, donde la comunidad manifestó que, por parte del Ministerio, no se está cumpliendo con el fallo de la Corte Constitucional que le ordenó al Estado redefinir el páramo de Santurbán teniendo en cuenta a la comunidad. Además, le reprochó argumentando que no se está acatando esta directriz, dado que el mandato ordena la participación comunitaria y no la socialización como parte de los siete pasos que se requieren en el proceso. Esto es, si fracasó el intento del ministerio orientado a la delimitación en el primer paso, fue por desconocer el carácter perverso de una socialización como estrategia equivocada, que en lugar de construir con los actores sociales, preserva intereses mineros al implementar una gestión a espaldas de las comunidades.

* Profesor Universidad Nacional de Colombia.http://godues.webs.com [Ref: La Patria. Manizales, 2018.04.9] Imagen: Sierra Nevada en El Heraldo, Iguanas verdes en petsboss.wordpress.com y Páramo de Sumapaz en Las2orillas.

ENLACES U.N. DE INTERÉS SOCIO-AMBIENTAL Y REGIONAL
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: