COP 23, la cumbre del clima en Bonn

 

 

Por: Gonzalo Duque Escobar *

Entre el 6 y 17 de noviembre de 2017, se llevará a cabo la vigesimotercera conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP 23), en Bonn, Alemania, evento que será presidido por Fiji con el apoyo organizativo y logístico del gobierno de Alemania, y para el cual la comunidad internacional reconoce la urgente necesidad de implementar una acción oportuna, suficiente y concertada, que permita enfrentar problemáticas como los desastres climáticos y la escasez de alimentos en regiones ambientalmente vulnerables, mitigando el cambio climático como factor de conflictos por el control de la tierra y de los recursos, y detonante de sequías, incendios, tormentas e inundaciones causantes de crisis migratorias y refugiados.

Bonn tendrá como reto consolidar la confianza para implementar el Acuerdo de París que reconoce las causas antrópicas de carácter cultural y tecnológico del cambio climático, como hechos inequívocos y potencialmente irreversibles, consciente de que la falta de acciones significativas frente al calentamiento global en los últimos 25 años, está poniendo en riesgo los ecosistemas, la vida humana y los medios de subsistencia; también tendrá como desafío convencer a Trump, quien le ha anunciado a los otros 194 países que durante más de 20 años trabajaron por lograr un acuerdo sobre la materia que los Estados Unidos se retira del compromiso internacional, y hacer que retome su compromiso de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, asumiendo el propósito común de intervenir la principal causa del cambio climático.

Indudablemente, dados los eventos extremos que caracterizan la problemática del clima global -donde China que emite 12,5 millones de toneladas equivalentes de CO2 al año y Estados Unidos que aporta 6 millones, son en su orden el primero y segundo mayor contaminador mundial de gases de efecto invernadero- en lo corrido del siglo hemos sido testigos de la ocurrencia de olas de calor y temporadas de lluvias asociados a la exacerbación de los fenómenos climáticos, lo que se traducen en daños severos a la salud humana causados por la propagación de enfermedades transmitidas por mosquitos, y por desnutrición tras la pérdida sistemática de cultivos.

De conformidad con la información aportada por la comunidad científica que permite comprender las causas reales y consecuencias del fenómeno climático, si queremos un futuro ambientalmente viable, se deberán coordinar acciones sólidas y con perspectiva de largo plazo, entre las instituciones gubernamentales y empresariales además de la sociedad civil, para construir capacidades de adaptación al cambio climático unificando la visión, diseñando estrategias y articulando metas claras entre los actores sociales, además de promover la recuperación y conservación de los patrimonios hídrico, edáfico y biótico, e impulsar el cambio radical de los hábitos de consumo, dos asuntos para los cuales la organización y participación social resultan trascendentales.

Mientras el colectivo Coalición Clima, un movimiento que reúne 24 organizaciones intersectoriales, propone metas obligatorias a los países industrializados que conduzcan a acciones verificables sobre la reducción de emisiones respecto de los niveles de 1990, en al menos un 30% para 2020 y de un 80% para 2050, también organizaciones internacionales como ProVeg que promueve la conciencia alimentaria, proponen reducir el consumo de productos de origen animal en un 50% hasta el año 2040, y la Alianza por el Clima aboga por incluir la ganadería en la agenda internacional, argumentando que según la FAO dicho sector es responsable del 14,5% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Para el caso colombiano, por estar ubicados en el trópico andino con sus cordilleras tectónicamente activas e inestables suelos sobre laderas deforestadas, las dinámicas del clima alternando entre períodos secos y húmedos, traducen los conflictos de uso del suelo en la alta susceptibilidad a los deslizamientos e inundaciones, con lo cual de no resolver dichos pasivos ambientales, se continuarán afectando áreas pobladas en el entorno de cuencas degradadas, ya que los desastres relacionados con el calentamiento global se repetirán de nuevo: tendremos inundaciones lentas como las de Bogotá, Cali y Barranquilla ocurridas en el marco de los fenómenos de la Niña por el desbordamiento de ríos que anegan sus valles y llanuras, o crecientes súbitas como las de Salgar y Mocoa, relacionadas con intensas lluvias que se transforman en devastadoras riadas.

* Profesor Universidad Nacional de Colombia. [La Patria. Manizales 2017.11.06] http://godues.webs.com Imagen: Vulnerabilidad al Cambio climático, Deforestación y Estrés hídrico, en los Andes Tropicales. Fuente: GRID Arendal.

ENLACES: 

Agua como bien público.

Bosques en la cultura del agua.

Caldas en la biorregión cafetera.

Calentamiento global en Colombia.

Colombia biodiversa.

Colombia, país de humedales amenazados.

Conflicto socioambiental en la Reserva de Río Blanco.

Deuda histórica con el Pacífico Colombiano.

Dinámicas del clima andino colombiano.

Eje Cafetero: construcción social e histórica del territorio. 

El desarrollo urbano y económico de Manizales.

El desastre de Armero a los 30 años de la erupción del Ruiz.

Fundamentos de economía.

Huracanes y terremotos: ¿y cómo está Colombia?

La Aurora. V.S. la Reserva de Río Blanco.

La encrucijada ambiental de Manizales. 

Lecciones de Río Blanco: más ecosistemas para enfrentar la crisis del agua.

Más allá de las profecías Mayas.

Mohán: sin bogas ¿pa’ onde va el río?

Nuestras aguas subterráneas.

Paisaje y Región en la Tierra del Café.

Planeación preventiva y cultura de adaptación ambiental.

Plusvalía urbana para viabilizar el POT de Manizales.

Por La Aurora, invocando el Principio Precautorio.

Reflexiones sobre el POT de Manizales.

Reserva de Río Blanco: reflexiones para prevenir un ecocidio.

Retrospectiva de la Constitución Política.

Sol, clima y calentamiento global. 

Textos “verdes”.

Aspectos geofísicos de los Andes de Colombia.

Caldas en la biorregión cafetera.

Calentamiento global en Colombia.

Cerro Bravo, tras trescientos años de calma volcánica.

Clima, deforestación y corrupción. 

Clima extremo, desastres y refugiados.

Concejo de Manizales favorece la Reserva de Río Blanco.

Cuatro PNN, patrimonio de la Ecorregión Cafetera.

Desarrollo y ruralidad en la región cafetalera.

El desarrollo urbano y económico de Manizales.

El modelo de ocupación urbano – territorial de Manizales.

Geomecánica.

Gestión del riesgo natural y el caso de Colombia.

Gobernanza forestal para la ecorregión andina.

Guerra o Paz, y disfunciones socio-ambientales en Colombia.

Irma arrasa las Antillas menores.

Las dinámicas del suelo urbano.

Medio ambiente, mercado y Estado.

Manizales: el futuro de la ciudad.

Manizales: funciones urbanas y metropolitanas.

Manizales: un diálogo con su territorio.

Manual de geología para ingenieros.

Más allá de las profecías Mayas.

Paisaje Cultural Cafetero PCC.

Paramos vitales para la Ecorregión Cafetera.

Perfil ambiental de Manizales y su territorio.

¿Regresión ambiental en la Reserva de Río Blanco?

Subregiones del departamento de Caldas: Perfiles.

Un SOS por los derechos de la Reserva de Río Blanco.

Vida y desarrollo para el territorio del Atrato. 

IMÁGENES ANEXAS

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: