Árboles, poblaciones y ecosistemas

Por Gonzalo Duque-Escobar

RESUMEN: Este documento U.N.-SMP que parte de un artículo para la Columna de opinión en La Patria sobre el papel de los árboles como sumideros de carbono y la importancia de los bosques tropicales, y que se complementa con información relacionada con  y las problemáticas del territorio relacionados con la Reserva Forestal Protectora de Río Blanco, hoy amenazada por daño severo e irreversible para satisfacer apetitos del mercado inmobiliario, ha sido preparado para nutrir las lecturas del Contexto de CTS de la Universidad Nacional de Colombia en los temas asociados al territorio y el trabajo cívico de la SMP de Manizales como integrante del colectivo ambiental Todos Somos Río Blanco.

El cambio climático como factor de riesgo que compromete el suministro de agua en el 63% de las ciudades del planeta y la seguridad alimentaria a nivel global según el Consejo Mundial del Agua (2017), debe ser motivo para reflexionar sobre la necesidad de una cultura que vele por la protección, conservación y restauración de los bosques. Aunque 1.600 millones de seres humanos en los países más pobres sobreviven por los alimentos, materiales, agua,  medicinas, fibras o leña que les provee, también con la deforestación los árboles están desapareciendo de la superficie de la tierra: cerca del 46 por ciento los bosques del mundo, se ha arrasado por el Homo sapiens.

Las especies arbóreas que se estiman en 60 mil a nivel global, de las cuales la mayoría son tropicales, equivalen 1/5 de todas las especies de plantas terrestres. En Colombia, donde contamos con 7.500 de ellas, el hábitat natural de algunas se ha reducido el 80 por ciento: es el caso de maderables finos como Abarcos, Caobas y Cedros, y de árboles importantes para otros usos, como el Canelo de los Andaquíes y el Palorosa, que son las 5  más amenazadas, a las que se suman 10 más: Molinillo, Almanegra, Mangle Nato, Roble, Guayacán, Marfil, Palma de cera de la Zona Cafetera, Nolí o Palma americana, Palma de moriche, y Mararay de San Carlos. Nombres como Guaduas, Arbolocos, Alisos, Tulipanes, Pino colombiano y Arrayanes, evocan también valores culturales y usos económicos y ambientales del árbol.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, que en la pasada década planteaba sembrar 1 árbol por habitante del planeta, busca proteger las áreas más biodiversas donde muchas de las especies endémicas están en peligro de extinción. Según la Universidad de Yale, aunque tenemos un percápita global de 422 árboles, a través de la explotación forestal y de actividades como la agricultura, la ganadería o la minería, cada año derribamos alrededor de 15 mil millones de árboles, y en el comercio de madera mundial, de conformidad con la WWF, la ilegalidad representa 7.000 millones de dólares al año.

En este planeta donde el tráfico ilegal podría representar el 75% del comercio de madera en 2017 según la WWF, aunque somos el país más biodiverso por kilómetro cuadrado, aún deforestamos 200 mil hectáreas por año y nuestro escenario de riesgos contempla pasivos ambientales por procesos como: sobreexplotación en las selvas, incendios forestales y talas intensivas para expandir la frontera agrícola y urbana o extender potreros, además de plagas de insectos y enfermedades forestales; fenómenos todos cuyas consecuencias han sido la pérdida del hábitat de especies y ecosistemas, además de caos en la regulación del ciclo del agua, y de erosión del suelo por acción de vientos y escorrentías, lo que se traduce en desertificación y desastres por ocurrir.

Si en Colombiana, dado que el 74% de la población habita ciudades y cabeceras, falta conocer de las interacciones en el trópico andino entre ecosistemas urbanos y entornos suburbanos y rurales asociados, y profundizar en el conocimiento de la distribución de los árboles para comprender la biosfera terrestre y mejorar el hábitat, también en Manizales, donde una gestión histórica el Honorable Concejo Municipal acoge el clamor mayoritario de un Cabildo abierto que reclama poner freno a las regresiones ambientales del modelo de expansión urbana, nuestra planificación deberá desarrollar una política pública con estrategias de adaptación al cambio climático y suministro de servicios ambientales, además de acciones para recuperar cuencas y rondas hídricas deforestadas, y prevenir la fragmentación de bosques que amenaza nuestra biodiversidad.

Adicionalmente, desde la academia deberemos investigar sobre los ecosistemas urbanos y su relación con la estructura ecológica en este fragmento del medio tropical andino, con su particular clima, laderas inestables y ambiente vulcano-tectónico, como fundamento del bienestar general con el objeto de lograr un desarrollo tecnológico autóctono que le ofrezca solidez ecológica a las transformaciones del medio natural a través de la cultura, sin comprometer el ecosistema al satisfacer las demandas del territorio, mediante la creación de elementos para la arquitectura del paisaje, la regulación acústica, térmica y lumínica, la química ambiental y ecología de los ecosistemas, la calidad del aire y del clima, y la estabilidad de los suelos en laderas y cauces de protección.

http://godues.webs.com * Profesor Universidad Nacional de Colombia http://godues.webs.com [Ref.: La Patria. Manizales, 2017.10.9] Imagen: Zonas climáticas del mundo, en https://commons.wikimedia.org/

Especies de la Reserva Forestal Protectora de Río Blanco Fuente: PLAN DE MANEJO AMBIENTAL DE RIO BLANCO

Bosques, fundamentales como sumideros de carbono

(Fragmentos tomados de Internet)

Como consecuencia de la revolución industrial la concentración de CO2 en la atmósfera ha sufrido un considerable aumento en el siglo XX: Si en su comienzo, era de unas 280 partes por millón de la mezcla de gases del aire (el 0,028%), a principios del siglo XXI llega a las 370 ppmv (el 0,037). El manejo forestal y de los ecosistemas no puede resolver, por sí solo, el problema del calentamiento global. https://www.concienciaeco.com

Los árboles, como todas las plantas, absorben dióxido de carbono, con lo que contribuyen a la lucha contra el cambio climático. En los ambientes tropicales húmedos, donde los árboles crecen más rápido, los bosques pueden almacenar de 10 a 15 toneladas de carbono por hectárea al año, y por lo tanto remover importantes cantidades de CO2 del aire en un período de tiempo relativamente corto. http://www.ideam.gov.co

Como sumideros del CO2, los bosques a través de la fotosíntesis almacenan en madera y en el ecosistema, una parte del carbono tomado de la atmósfera, y devuelven oxígeno a ella haciendo todo lo contrario de la jungla de concreto. Se estima que un kilómetro cuadrado de bosque genera mil toneladas de oxígeno al año, y que una hectárea arbolada urbana produce al día el oxígeno que consumen seis personas. Además, que cada persona emite dos toneladas de CO2 al año por alimentarse. U de Sevilla en http://www.elmundo.es

Se conoce como sumidero todo sistema o proceso por el que se extrae de la atmósfera un gas o gases, y se almacena. Las formaciones vegetales actúan como sumideros por su función vital principal, la fotosíntesis, que es el proceso por el que los vegetales captan CO2 de la atmósfera o disuelto en agua, y con la ayuda de la luz solar lo utilizan en la elaboración de moléculas sencillas de azúcares. www.mapama.gob.es

Si el percápita de la huella de carbono para Colombia es de dos hectáreas, también el secuestro de CO2 de los bosques es pequeño en comparación con las emisiones del medio urbanizado, máxime cuando cerca de la mitad corresponde al uso de combustibles fósiles, ya que con dichos combustibles la media global de las emisiones de carbono a la atmósfera, alcanza hoy  a 1 tonelada por año (tC/año) y por persona, emitida en forma de CO2. María Abellas en http://dinamica-de-sistemas.com

Aproximadamente 86% de los bosques del mundo es de propiedad pública, pero en muchos casos la tenencia de la tierra no está clara o está en conflicto. Casi la tercera parte de la madera tropical comercializada mundialmente proviene de actividades ilegales, que en su mayor parte se han dado en la Amazonía y el Sudeste Asiático. http://www.cinu.mx

En los trópicos, el Carbono C que está en sumideros superficiales, varía entre 60 y 230 ton C/ha en bosques primarios, y entre 25 y 190 ton C/ha en bosques secundarios. En bosques tropicales, los sumideros de C en el suelo varían entre 60 y 115 ton C/ha y en los sistemas agroforestales las cuantías, que llegan a valores entre 30 y 50  ton C/ha, son similares a las de los bosques secundarios, mientras que en los sistemas agrícolas o ganaderos, los sumideros de C en el suelo son considerablemente pequeños. www.fao.org/

Como consecuencia de la deforestación y la degradación de los ecosistemas, los bosques tropicales están emitiendo alrededor de 425 teragramos de carbono anuales. Urge emprender acciones para su recuperación, implementando estrategias y acciones de pago de servicios ambientales. Los países en desarrollo pueden capturar Carbono C a bajo costo, mediante opciones que van desde la agroforestería, plantaciones de rotación larga y corta, hasta regeneración natural, manejo forestal y prácticas silvo-culturales. http://www.fao.org/

Algunos bosques en Suramérica, África y Asia, pasaron de retener carbono a emitirlo. Según un estudio publicado recientemente en Science, Científicos de la Universidad de Boston y del Centro de Investigación de Woods Hole, quienes combinaron los datos satelitales de 12 años, han encontrado que mientras Latinoamérica aporta cerca del 60% de las emisiones, en África la cifra es de 24% y en Asia del 16%. Medio Ambiente https://www.elespectador.com/

En el primer semestre de 2016, Colombia empezó a negociar bonos de carbono. En dicha estrategia para combatir el cambio climático, al estimar cuánto carbono acumulan los bosques del país, el IDEAM estimó nuestro potencial en el mercado de los bonos de carbono, calculando el potencial de carbono almacenado en la biomasa aérea, así: si en Megagramos de carbono por hectárea, según el instituto tenemos entre 79,1 Mg C/ha y 168,9 Mg C/ha, entonces la reserva de carbono nacional total expresada en Petagramos de carbono, oscila entre 4,7 Pg C y 10,0 Pg C, y representa 17,1 Pg CO2 equivalentes y 36,6 Pg CO2 equivalentes que no han sido emitidos a la atmósfera. Para el efecto, 1Mg son 1000 Toneladas y 1 Pg son 1 millón de millones de Toneladas. María Mónica Monsalve S. en: http://www.elespectador.com

Recopilación: Gonzalo Duque Escobar http://godues.webs.com Imagen: Bosques tropicales del mundo, en http://nicolebenefieldillmanees.weebly.com


***

Conflictos de Uso del Suelo en la Reserva Forestal Protectora de Río Blanco, ubicación del predio La Aurora respecto a la Reserva (Izq.) y mapa de la Cuenca del Río Chinchiná, mostrando la Proximidad entre la Reserva y la cuidad de Manizales. En La Aurora se pretende construir en 12,58 hectáreas la ciudadela Tierraviva para cerca de 10 mil habitantes, por una empresa que posee las 56 hectáreas de dicho predio. La amenaza de un daño progresivo severo e irreversible sobre un bien fundamental, parte de que más adelante la misma constructora continúe urbanizando, u otros invocando el principio de igualdad repitan sobre predios vecinos del Anillo de Contención, como Betania  que también había sido declarado área de expansión urbana en 2003 y sustraído de la Reserva Forestal Central en 2013.

Fuente: PLAN DE MANEJO AMBIENTAL RESERVA F.P. DE RIO BLANCO.

***



Enlaces sugeridos: En el POMCA de la Cuenca del Río Chinchiná, Zonificación Ambiental, Tabla 7 (Pg 30) y Mapa 11 (Pg 31),  se sugieren anillos de contención de 1000 m de ancho para el caso de un PNN y de 700 metros en el de una Reserva Forestal Protectora. Dado que la ciudad está a sólo 3 km de esta reserva, según se aprecia en el mapa superior anterior extraído de la página 120 del POMCA De la Cuenca del Río Chinchiná, es evidente que el ancho del anillo de contención no puede ser menor de 700 m dada la intensidad y magnitud de los impactos a amortiguar. A modo de complemento, también se puede consultar SÍNTESIS DIAGNÓSTICA POMCA / CHINCHINÁ, donde la Pg 24 relaciona las áreas de interés ambiental, y la 34 relaciona en la Tabla 7 las Áreas con los mayores registros en cuanto al número de especies de la cuenca.

***

Huella Ecológica:

El daño progresivo, irreversible y severo que por consideraciones ecológicas y deterioro de servicios ambientales, detonaría como consecuencia de una normativa que permite construir inicialmente una ciudadela para 2400 unidades familiares, ocupando 12,5 hectáreas donde se van a instalar 10 mil habitantes, y luego otras más cuando terceros invocando el Principio de Igualdad lo soliciten, amparados en las decisiones que han vulnerado el derecho ambiental al ocupar el Anillo de contención ZFA, olvidando lo fundamental que es su función amortiguadora de impactos entre ciudad y reserva.

Si la huella ecológica promedio en Colombia es de 2 hectáreas por persona, los habitantes que llegarían a la ciudadela Tierraviva usando carro van a tener más de 2 hectáreas percápita, dado su nivel medio de consumo. Entonces, si el mayor contribuyente a la huella de carbono son los combustibles fósiles, los 10 mil habitantes de la ciudadela van a tener más de 20 mil hectáreas de huella ecológica, valor que supera cuatro veces las caso 5 mil hectáreas del área de la reserva.

Para  ilustrar la progresividad del daño, cuando otros urbanizadores, o la misma empresa que apenas va a construir en 12,5 hectáreas de 56 que son de su propiedad, gracias a la jurisprudencia que favorece a Tierraviva desarrollen otras ciudadelas en el Anillo de contención ZFA, habría un supuesto de 5 ciudadelas de 10 mil habitantes establecidos en la Zona con Función Amortiguadora ZFA, lo que significaría 50 mil habitantes con más de 100 mil hectáreas de huella urbana, lo cual permite valorar la fragilidad de dicho ecosistema protector frente a la huella ecológica. Si hablamos en términos de densidad urbana, mientras en Manizales tenemos 40 mil habitantes por milla cuadrada, en el caso de Tierraviva los 10 mil habitantes ocupando 12,5 hectáreas, darían una densidad de 204 mil habitantes por milla cuadrada, cuantía que también superaría la de Estados Unidos donde la densidad de las ciudades es de 15 mil habitantes y la de Europa que llega a 55 mil habitantes por cada milla cuadrada.

***

 

 


TAGS: Árboles y selvas tropicales, Sumideros de CO2, Ciclos biogenéticos y cadenas tróficas, Ecosistemas urbanos, Reserva Forestal Protectora de Río Blanco y Quebrada Olivares, Bosque de niebla, Cuenca del Río Chinchiná, Agua de Manizales, Colombia biodiversa, Calentamiento Global, La Aurora y Betania, Ley 388 de 1997, Constitución Política de 1991, Función ecológica y social de la propiedad, Hábitat y Urbanismo

***

NOTA: Este documento U.N.-SMP que parte de un artículo para la Columna de opinión en La Patria y que se complementa con información relacionada con el tema y las problemáticas del territorio, ha sido preparado para nutrir las lecturas del Contexto de CTS de la Universidad Nacional de Colombia y el Colectivo Subámonos al Bus del POT.

***


ENLACES:

Agua como bien público.

Anotaciones sobre el riesgo sísmico de Manizales.

Aspectos geofísicos de los Andes de Colombia.

Bosques en la cultura del agua.

Caldas en la biorregión cafetera.

Calentamiento global en Colombia.

Cerro Bravo, tras trescientos años de calma volcánica.

Ciencia, Tecnología, Desarrollo y PIB en Colombia.

Clima extremo, desastres y refugiados.

Clima, deforestación y corrupción. 

Colombia biodiversa.

Colombia, país de humedales amenazados.

Conflicto socioambiental en la Reserva de Río Blanco.

Cuatro PNN, patrimonio de la Ecorregión Cafetera.

Desarrollo y ruralidad en la región cafetalera.

Deuda histórica con el Pacífico Colombiano.

Dinámicas del clima andino colombiano.

Eje Cafetero: construcción social e histórica del territorio.

El desarrollo urbano y económico de Manizales.

El desastre de Armero a los 30 años de la erupción del Ruiz.

El inestable clima y la crisis del agua.

El modelo de ocupación urbano – territorial de Manizales.

El Ruiz continúa dando señales…

El siniestro de Mocoa, designio de la imprevisión.

Fisiografía y geodinámica de los Andes de Colombia.

Geomecánica.

Gobernanza forestal para la ecorregión andina.

Guerra o Paz, y disfunciones socio-ambientales en Colombia.

Gestión del riesgo natural y el caso de Colombia.

Haití sin resiliencia para el desastre.

Huracanes y terremotos: ¿y cómo está Colombia?

Irma arrasa las Antillas menores.

La Aurora. V.S. la Reserva de Río Blanco.

La encrucijada ambiental de Manizales.

Las cuentas del agua.

Las dinámicas del suelo urbano.

Legalidad y sostenibilidad de la guadua en la ecorregión cafetera.

Manizales: el futuro de la ciudad.

Manizales: funciones urbanas y metropolitanas.

Manizales: un diálogo con su territorio.

Manual de geología para ingenieros. (2016).

Más allá de las profecías Mayas.

Medio ambiente, mercado y Estado.

Mohán: sin bogas ¿pa’ onde va el río?

Nuestras aguas subterráneas.

Nuestro frágil patrimonio hídrico.

Paisaje Cultural Cafetero PCC: qué nos hace diferentes.

Paisaje y Región en la Tierra del Café.

Paramos vitales para la Ecorregión Cafetera. 

Participación de la sociedad civil en el O.T.

Pensamiento crítico para construir la Paz.

Perfil ambiental de Manizales y su territorio.

Plan de ordenación y manejo ambiental cuenca del río Guarinó.

Plusvalía urbana para viabilizar el POT de Manizales.

Plusvalía, desarrollo urbano y mercado.

Por La Aurora, invocando el Principio Precautorio.

Reflexiones sobre el POT de Manizales.

¿Regresión ambiental en la Reserva de Río Blanco?

Reserva de Río Blanco: reflexiones para prevenir un ecocidio.

Retrospectiva de la Constitución Política.

Riesgo en zonas andinas por amenaza volcánica.

Río Blanco: el legado de Conrado Gómez Gómez.

Sismos y volcanes en el Eje Cafetero: Caso Manizales.

Sol, clima y calentamiento global. 

Subregiones del departamento de Caldas: Perfiles.

Textos “verdes”.

UMBRA: la Ecorregión Cafetera en los Mundos de Samoga.

Un SOS por los derechos de la Reserva de Río Blanco.

Vida y desarrollo para el territorio del Atrato. 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: