Fisiografía y geodinámica de los Andes de Colombia

Descarga en PDF

http://www.bdigital.unal.edu.co/52776/

UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA

FISIOGRAFÍA Y GEODINÁMICA DE LOS ANDES DE COLOMBIA

Por Gonzalo Duque Escobar * y Eugenio Duque Escobar **

Notas sobre algunos aspectos fisiográficos y de la geodinámica de Colombia, de interés para la ecorregión cafetera, un territorio del centro-occidente colombiano que comprende a Caldas, Risaralda, Quindío, Norte del Valle  del Cauca y Norte de Tolima. El contenido, la historia del territorio, las rocas de Colombia, nuestros suelos y ríos, las amenazas naturales y el clima, además del Riesgo Sísmico y Volcánico en la Ecorregión Cafetera y la problemática de los bosques en la Región Andina.

La fuente principal ha sido el Manual de Geología para Ingenieros  http://www.bdigital.unal.edu.co/1572/ un texto elaborado para los alumnos de la Maestría en Enseñanza de las Ciencias y del programa de Ingeniería Civil de la Universidad Nacional de Colombia en la sede de Manizales, cuya primera versión se publica en 1998, la segunda en 2003 y la más reciente en 2014.
.
* Ingeniero Civil. U.N. de Colombia. Profesor U.N. http://godues.webs.com

** Geólogo. U de Caldas. Profesor U.N.  http://scienti.colciencias.gov.co:8081/cvlac/visualizador/generarCurriculoCv.do?cod_rh=0000068284.

Imagen: Fronteras de la República de Colombia. http://www.cce.gov.co

.
FORMACIÓN DEL SECTOR NORTE DE LOS ANDES
La edad del universo se estima en 15.000 millones de años (Ma) y la de la Tierra
en sólo unos 4.600 Ma. Varios isótopos tienen períodos de desintegración
comparables con la edad del universo. Por la concentración relativa de los
mismos, así como de los productos de su desintegración, al investigar las rocas
terrestres y lunares y sustancias meteóricas del sistema solar, se ha concluido
sobre la edad del planeta. La escala de tiempo geológico sirve para ordenar y mostrar
los acontecimientos importantes, en la evolución del Planeta.
De forma similar, los investigadores han hecho lo propio, para inferir los
procesos de formación de nuestro territorio, acopiando otra información
complementaria, como la evolución de las especies y del paisaje mismo.
El tiempo geológico puede ser absoluto o relativo; el primero se define por la
desintegración de elementos radiactivos, principalmente en rocas ígneas y a
veces en sedimentarias o en fósiles, en tanto que el segundo se determina por
la superposición relativa de las rocas sedimentarias o por razonamientos
paleontológicos.
Antes de entrar en Colombia, este es el contexto:
.
Precámbrico.
– El arcaico o período inferior del Precámbrico es de amplia duración (2000
millones de años) desde que se originó la corteza hasta hace unos 2500 millones
de años.
Los materiales del período afloran en Finlandia, Canadá y el Cañón del Colorado,
donde las rocas del sistema son fundamentalmente gneis, esquistos, granitos y
pórfidos. Formadas ya las primeras cuencas marinas, y constituidos los primeros
núcleos emergidos con carácter de archipiélagos, se producen los primeros
geosinclinales y numerosas orogenias y ciclos volcánicos, para que se formen
las antiguas placas tectónicas. A finales del arcaico se difunden por los mares
los primeros organismos unicelulares, vegetales y animales.
– El algónquico es el período superior del Precámbrico formado por el lapso
comprendido desde hace 2500 hasta 570 millones de años. Los materiales del
algónquico (esquistos, cuarcita, areniscas, tillitas, basaltos y pórfidos)
aparecen discordantes sobre los del arcaico. Se inicia con la formación de
territorios permanentemente libres de agua sobre los que circulan ríos y
aparecen en el mar organismos pluricelulares (estromatolitos), cuando la
temperatura media era aún bastante elevada, pues sólo a finales del período cae
por debajo de 100°C para dar paso a una glaciación.
.
Paleozoico.
– Durante el cámbrico, período que representa la base del Paleozoico, y que dura
unos 70 millones de años, permanecieron emergidas las tierras plegadas por la
orogenia Herciana. Fueron importantes dos geosinclinales en Europa, mientras
uno ya existía en América sobre la costa Pacífico y otro en lo que hoy ocupan
los Apalaches. No hubo en el período orogénesis actividad magmática importante,
pero sí una importante transgresión marina, la formación de los tres grandes
océanos actuales y una fauna exclusivamente marina (algas, celentéreos,
crustáceos, branquiópodos y esponjas).
– En el ordovícico-silúrico la orogenia caledoniana separa notables convulsiones
marinas y los océanos invaden gran parte de las tierras emergidas. A la fauna
marina invertebrada (graptolites, trilobites y cefalópodos) se suman los
primeros peces acorazados (ostracodermos y placodermos), siendo la flora
exclusivamente marina (algas).
Si del ordovícico las rocas más abundantes son depósitos de cuarcitas, pizarras y
calizas con fósiles, las del silúrico son las pizarras. El ordovícico transcurre desde hace 500 hasta 435 millones de años y el silúrico desde hace
435 hasta 395 millones de años.
– Durante el devónico hay gran extensión de los continentes y un clima seco y
caluroso. En el período de 48 millones de años, desde 395 hasta 347 millones de
años, se dan la formación de la atmósfera actual y las últimas fases de la
orogenia caledoniana. En esta época persiste la existencia del continente
Noratlántico separado del de Gondwana por el mar de Tetis.
Aquí se da un hecho muy importante: la conquista del medio terrestre o aéreo por los
seres vivos, pues además del gran desarrollo de los peces acorazados y la
desaparición de los graptolites, aparecen los anfibios y los primeros insectos
terrestres. La flora se instala en los bajos mares interiores, los cursos de
agua y los pantanos; aparecen psilofitales y riniales y a continuación los
primeros helechos arborescentes y las primeras criptógamas.
– Durante el carbonífero se dan intensos y repetidos movimientos verticales de
las tierras emergidas; paroxismo de la orogénesis herciniana y formación de
potentes series sedimentarias englobando restos vegetales. Prevalecen las
tierras emergidas de carácter pantanoso ricas en bosques que fragmentan el
océano Tetis y termina el período con una glaciación.
El clima era tropical en el hemisferio norte y frío en el sur. El carbonífero
transcurre a lo largo de 67 millones de años, desde hace unos 347 hasta hace
280 millones de años. De este período de fauna marina rica, en el que aparecen
los primeros peces ganoideos y difusión sobre tierra firme de artrópodos y
batracios (anfibios), los fósiles animales más característicos son los
goniatites.
– El pérmico, sistema superior del paleozoico, transcurre desde 280 millones de
años hasta 230, antes del presente. Aparecen en él dos facies bien determinadas,
la marina y la continental; la primera de tipo calcodolomítico mientras la
segunda está caracterizada por areniscas rojas y evaporitas.
En él se verifica una progresiva retirada de los mares y una pequeña elevación de
los Urales y a lo largo del Golfo de Méjico, y también el inicio de la separación de Madagascar.
En este período se difunden los primeros reptiles y se desarrollan los batracios
gigantes, se desarrollan los peces ganoideos y desaparecen los trilobites y
tetracoralarios. En flora se desarrollan las gimnospermas y hay predominio con
formas gigantes de helechos, cordaites y equisetos.
.
Mesozoico.
– Se inicia la era mesozoica con el período triásico, que transcurre a lo largo
de unos 35 millones de años. En el triásico se producen profundas fracturas, de
las que sale lava como la enorme colada basáltica del Paraná que ocupa 1 millón
de Km2.
Es el predominio de la regresión marina que favorece la formación de potentes
sedimentos a causa de una intensa erosión en los continentes. Sobre la biosfera
se observa cómo se afirman y difunden los reptiles diferenciados pero sin que
existan todavía anfibios gigantes. En los mares se desarrollan peces ganoideos,
seláceos y varias especies de invertebrados, además de algas características,
mientras en los continentes hay una difusión de coníferas tipo araucaria y
numerosas xerófilas.
– El jurásico, es un período con regresiones y transgresiones marinas, con
predominio de tierras emergidas y grandes pantanos en Europa, representado
especialmente por calizas y margas.
El sistema que transcurre desde hace 195 hasta 141 millones de años, bajo un clima
tipo tropical, es propicio para que los reptiles (voladores, nadadores y
terrestres) alcancen su máximo desarrollo.
En los mares se encuentran reptiles gigantes (ictiosaurios) y gigantescos
ammonites, mientras en los continentes predominan las coníferas y cicadáceas,
aparecen las primeras angiospermas monocotiledóneas, las primeras aves, los
mamíferos marsupiales y los grandes reptiles (dinosaurios, pterosaurios, etc.).
– El cretácico es un período caracterizado por oscilaciones verticales de tierras
emergidas. En el cretácico inferior el geosinclinal de Tetis continúa recibiendo sedimentos y su océano alcanza su máxima extensión separando tierras
meridionales y septentrionales, mientras a finales del período se da una
intensa actividad volcánica que origina extensas llanuras de lava; se verifican
también el primer paroxismo de la orogenia alpino- himalayana y movimientos
orogénicos en América (Andes y Montañas Rocosas).
En estos 76 millones de años (desde hace 141 hasta hace 65 millones de años)
aparecen los antepasados directos de las aves, se desarrollan los marsupiales,
hay todavía dominio de reptiles hasta el final de la era y se desarrollan las
dicotiledóneas, las monocotiledóneas y las coníferas de géneros actuales.
.
Cenozoico.
– El paleógeno o terciario temprano, que comprende el ciclo paleo-eo-oligoceno,
es el inicio de la era cenozoica que dura 42 millones de años. Se inicia con la
transgresión de Tetis que separa Australia del Asia Insular y las dos Américas,
continúa con extensas convulsiones que afectan las cálidas aguas de Tetis
cuando las dos Américas están separadas.
Termina el paleógeno con un segundo paroxismo de la orogenia alpino-himalaya, con la formación de las cadenas costeras de las Rocosas, el Caribe y algunas zonas de América Central. Se desarrollan los mamíferos y las aves y aparecen en los mares nuevas especies de foraminíferos y los característicos nummulites.
A las especies de tipo tropical se unen las de tipo subtropical y a mediados del
paleógeno aparecen nuevas especies de mamíferos. En el oligoceno aparecen los
hipopótamos, los lemúridos, los libérridos y los insectívoros, y sobre el medio
subtropical, en zonas de montañas, se desarrollan bosques de caducifolios.
– El neógeno o terciario tardío (mio-plioceno) transcurre desde 23 millones de
años hasta hace 1.8 millones de años. En él se produce el más importante
paroxismo de la orogénesis himalayana y a final del período se restablece la
unión entre las dos Américas, desapareciendo definitivamente Tetis del Asia
centro-oriental.
Se abre el mar Rojo y el clima empieza a diferenciarse según las regiones, en
templado y lluvioso para el norte y en cálido y húmedo para el sur. Durante el
mioceno aparecen los simios antropomorfos y algunas especies terrícolas que
preludian la forma humana, en fauna se difunden los proboscíferos y desaparecen
los nummulites; la flora, de tipo cálido templado, muestra extensos bosques de
planifolios, palmeras y plantas tropicales.
– Durante el plioceno, Insulindia y las Antillas toman el aspecto actual, se
forma la península italiana y el mar Rojo y además aparecen los antepasados
directos del hombre; en fauna se desarrollan los simios antropomorfos y
aparecen los antepasados de las actuales especies animales (caballos, felinos,
aves, etc.); en flora la característica son bosques de planifolias y numerosas
especies subtropicales.
– El cuaternario (neozoico), que se inicia hace 1.8 millones de años, con el
pleistoceno, empieza con el asentamiento de la orografía actual y las
glaciaciones. Durante los avances del hielo se establecen puentes de tierra que
unen al Asia con América y el Asia Meridional (Insulindia). En este período
aparece el hombre actual.
Durante las glaciaciones los bosques de coníferas llegan al Mediterráneo y en los
períodos interglaciares las especies de clima cálido suben a Europa. En el
holoceno se forma el estrecho de Gibraltar y de Mesina y se hunden los puentes
intercontinentales. Además se constituyen las actuales razas humanas, se
descubre la agricultura, el pastoreo y la metalurgia, y se da paso a la
civilización actual.
 .
¿Y los Andes de Colombia?
Según IRWING, Earl. Evolución Estructural de los Andes más Septentrionales de
Colombia, Boletín Geológico, Vol. XIX, Nº 2, Ingeominas. Santafé de Bogotá,
1971, esta es la secuencia de eventos que describen la historia de la geología
de Colombia:
.
Imagen: Mapa
Geológico de Colombia. Izq: Ingeominas 1996, en synmap.com. Der: Modificado de
TOUSSAINT, J. F. – 1993 en ayala@mat.unb.br.
.
– Precámbrico. Se da la formación del escudo Guyanés. (Este cratón, tras haber
sido plegado al principio, ha pasado por un largo período de estabilidad). La
Macarena muestra rocas del precámbrico.
– Paleozoico. Se da la formación del cinturón ancestral de la cordillera Central
(formación Cajamarca) a partir de un primer eugeosinclinal al occidente del
escudo, y del sector SE de la Sierra Nevada de Santa Marta a partir de una
intrusión granítica (batolito de Santa Marta) en la orogenia del ordovícico.
– Mesozoico. A partir de un segundo eugeosinclinal en el exterior del cinturón
Paleozoico, se forma, por el costado occidental, la Cordillera Occidental,
además el sector NW de la Sierra Nevada, en la orogenia del Jurásico.
– Cenozoico. Por depósitos del escudo y de la cordillera Central, se forma la
cordillera Oriental por flexiones marginales fuertes, fallas inversas locales y
fallas de rumbo en sus bordes, sobre un miogeosinclinal en la orogenia del
Mioceno, o del Terciario tardío.
– Terciarios tardío y Cuaternario actual. Originadas las tres cordilleras (la
Central en el Paleozoico temprano, la Occidental a mediados del Mesozoico y la
Oriental en el Terciario tardío) se experimentan varios movimientos
epirogénicos en el Terciario tardío (Plioceno) y en el Cuaternario actual
(Holoceno), e intrusiones magmáticas, dando como resultado su actual relieve.
– Ciclos ígneos.
Se distinguen varios ciclos ígneos:
Los plutónicos o intrusivos: en el Precámbrico tardío, Ordovícico tardío,
Paleozoico tardío, del Triásico al Jurásico, también en el Cretácico y otro
continuo durante el Mio‑Oligo‑Eoceno.
Los ígneos volcánicos: de lavas máficas submarinas en las dos series
eugeosinclinales del Paleo y del Mesozoico y las silíceas diferenciadas del
Triásico al reciente.
– Dos ambientes.
Dividida la Cordillera Central por una línea, y mejor aún, tomando como referencia la Falla Romeral, al este los Andes colombianos resultan supersiálicos y al oeste parecen formados sobre la corteza oceánica, por lo que probablemente son supersimáticos (basaltos y ofiolitas, en general).
– Basamento de Panamá.
El basamento del Istmo de Panamá se originó probablemente por un levantamiento de la corteza en el Triásico en asociación con la Orogenia Andina (faunas marinas abisales y batiales homólogas y faunas de norte y sur América en sedimentos del Terciario superior idénticas).
– Contraste costero.
La zona costera del Caribe muestra evidencias de erosión y
desgaste, el resto del continente está poco desgastado. Estos hechos confirman
el crecimiento del continente entre el Paleo y Mesozoico extendiéndose y
desplazándose hacia el Pacífico.
– Depósitos Terciarios.
El espesor de los estratos terciarios, en los llanos, llega a 4 Km. sobre la zona occidental o piedemonte de la cordillera Oriental y el cretácico aflora 100 Km. al este de dicho margen, En Honda ese espesor llega a los 7 Km. y en Montería hasta los 9 Km., mientras la profundidad de las cuencas sedimentarias del Atrato – San Juan, y del río Cauca, se aproximan a los 4 Km.
– Cinturón cristalino de la cordillera Central.
El basamento de la cordillera Central es el Grupo Cajamarca, en donde las rocas sedimentarias han sufrido metamorfismo al final del Paleozoico.
Fragmentos tomados del Manual de Geología para Ingenieros. Gonzalo Duque-Escobar (2003)   http://www.bdigital.unal.edu.co/1572/
.
***
 .
ANEXO:

Imágenes: Relieve de Colombia, en: http://socialesterceroprimariainem1.blogspot.com.co  y Evolución del sector Norte de los Andes, en: http://socialesjaiensec.blogspot.com.co/
.
.

LAS ROCAS DE COLOMBIA

Imagen: Áreas geográficas para la distribución de las Rocas Metamórficas, según Mario
Maya, INGEOMINAS (2001). Y Mapa geológico de Colombia, en cidproblematicasobreelaguayfisica.blogspot.com
.
Resumen: Es indudable la importancia del conocimiento de los yacimientos de las rocas no sólo para el  ingeniero y el constructor quienes deben conocer la competencia de los macizos rocosos y las fuentes de los materiales pétreos entre otros elementos, sino también la que tiene la comprensión de la distribución de las diferentes rocas, por parte de agrónomos, agrólogos y biólogos, dada su relación con los ecosistemas. Imagen: Mapa geológico de Colombia, en  http://www2.sgc.gov.co/ y Áreas geográficas para la distribución de las Rocas Metamórficas, según Mario Maya, INGEOMINAS (2001).
.
El territorio de Colombia, groso modo comprende varias provincias geológicas, unas
asociadas al ambiente continental y otras al oceánico, así: por su afinidad
continental, al este del sistema cordillerano, más allá del sistema de fallas
del margen llanero, aparece la provincia paleoproterozoica Amazónica; y la
provincia mesoproterozoica Grenvilliana entre dicho sistema de fallas y el
Sistema Romeral; y por su afinidad a los fondos oceánicos, por el poniente del
anterior margen, primero una lábil Provincia neoproterozoica denominada Arquía
y más allá la Occidental de edad cretácica asociada al Andén del Pacífico y al
margen caribeño hasta la Sierra Nevada, provincia que se conecta al norte con
la de La Guajira.
A continuación ejemplos de rocas ígneas y de sedimentitas en Colombia, y
distribución de las metamorfitas en seis áreas geográficas del país, según el
investigador Mario Maya INGEOMINAS (2001). Este material es un extracto tomado
de Manual de geología para ingenieros de la Universidad Nacional de Colombia,
que se puede consultar en http://www.bdigital.unal.edu.co/1572/
 .
Rocas ígneas
Las rocas ígneas son el fruto de la solidificación del magma, fragmentado o
compacto, sobre o en el interior de la corteza terrestre. Esas temperaturas de
cristalización oscilan así: para los magmas riolíticos 1000 °C, para los
andesíticos 1150 °C y para los basálticos 1250 °C.
La composición mineralógica promedio de las rocas ígneas es: 59% feldespatos, 12%
cuarzo, 17% anfíboles y piroxenos, 4% micas y 8% otros minerales.
Por el volumen en la corteza, las rocas ígneas representan el 95% contra el 5% de
las sedimentarias, aunque estas últimas exhiben mayor afloramiento.
Según el Mapa de Terrenos Geológicos de Colombia (Ingeominas, 1986) y otras fuentes, estos son algunos ejemplos de yacimientos ígneos de nuestro país.
La cresta de Malpelo, con lavas almohadillas, brechas volcánicas, diques
basálticos y hialoclastitas, representa una porción de la corteza oceánica
excesivamente gruesa, cuya antigüedad es de 19 Ma (millones de años).
Un complejo migmatítico asociado al magmatismo básico del proterozoico, se
localiza al sur del río Guaviare y presenta variaciones desde alaskitas hasta
monzonitas. También se encuentran sienitas en San José del Guaviare de 480 Ma
de antigüedad, y aspecto granítico y holocristalino.
Se pueden distinguir los granitos del migmatítico de Mitú, de finales del
proterozoico medio (1500 Ma). Además, un granito de color rosado-naranja y
grano muy fino a fino, aflora al oeste de la población de Pescadero, Santander.
En Cáceres (Cundinamarca) y Puerto Romero (Boyacá), afloran intrusiones básicas
gabroides del cretácico, que afectan las sedimentitas. También en el cerro
Tragarepas de Pacho (Cundinamarca).
Donde la carretera Albania-Bolombolo cruza la quebrada Popala (Antioquia), y en el
Cauca sobre los alrededores de Fredonia, aparecen basaltos de textura afanítica
a porfidítica y composición diabásica.
En la isla de Providencia, las vulcanitas están representadas por lavas alcalinas
a subalcalinas como son los basaltos, andesitas y riolítas ignimbríticas; todas
asociadas a un vulcanismo en fracturas de la capa del Caribe, ocurrido durante
el Terciario.
Un stock diorítico intruye la Formación Quebradagrande, al norte y sur de
Heliconia y al este de Ebéjico (Antioquia). Los pórfidos de Irra y los de
Salento tienen composición andesítica-dacítica y textura porfidítica.
En el Complejo Ofiolítico del Cauca afloran gabros, piroxenitas y serpentinitas. A
la altura de Marmato y por los dos márgenes del Cauca, los pórfidos son
dacíticos y andesíticos.
Las tobas del Juanambú, Cauca, son depósitos formados por cantos de andesitas,
lapillis y cenizas, acumulados bajo un régimen fluvio-lacustre.
En los alrededores de la población de Honda, Tolima, está la formación Mesa del
terreno Cajamarca, cuya litología muestra una unidad estratificada constituida
por material volcánico -representado por andesitas, dacitas, pumitas y cenizas
volcánicas- y un conglomerado de filitas. Le suceden estratos sedimentarios.
En Málaga, Santander, en los alrededores de Onzaga y Páramo de Canutos, se
encuentran riolitas grises; algunas tienen textura porfidítica y otras, textura
de flujo. En el morro del Salvador o el volcán Boyacá, al sur de Paipa, se
observan tobas y rocas ígneas andesíticas y pórfidos, andesíticos y dacíticos,
caolinizados.
Un gabro piroxénico con textura variable entre porfidítica y afanítica, aflora al
oriente de Altamira y en la quebrada el Moro, Antioquia. Una pegmatita aflora
en la vereda la Laguna, municipio San Antonio (Tolima). Tonalitas del Cretácico
afloran en la Sierra de la Iguana, al norte de San Jerónimo, Antioquia.
En los terrenos insulares del Pacífico, tenemos el complejo ígneo de Gorgona con
una secuencia de peridotitas, dunitas y gabros, donde se da una secuencia ígnea
de rocas máficas y ultramáficas que incluye flujos basálticos almohadillados y
rocas tobáceas. También afloran peridotitas al suroccidente de Planeta Rica.
Al sureste de Ibagué vecino al río Combeima, en la vereda Potrerillo, aparece el
volcán Guacharacos, cuyo cono está constituido por lavas y productos de
explosión, sobreyace el Abanico de Ibagué. Las rocas son basaltos andesíticos y
el evento al parecer, Pleistoceno tardío.
Las lavas y pórfidos asociados al volcán nevado del Huila, son andesitas y dacitas.
También en su área de influencia se encuentra el Batolito de La Plata, con
rocas dioríticas, cuarzodioríticas y granodioríticas.
 .
Rocas Sedimentarias
La meteorización y erosión producen partículas de diverso tamaño que son
transportadas por el hielo, el agua o el aire hasta las zonas de mínima energía
donde se acumulan. Una vez en reposo los sedimentos sufren procesos que los
transforman en rocas sedimentarias.
Estas rocas se han formado por la consolidación o litificación de sedimentos. Los
factores que determinan el tipo de roca son fundamentalmente la fuente de los
sedimentos, el agente que los erosiona y transporta, y el medio de deposición y
forma de litificación.
En el volumen de los primeros 15 km de la corteza las sedimentitas son el 5%; el
95% restante son rocas ígneas, pues las metamórficas dominan los ambientes
profundos. Por el área de afloramiento las sedimentarias son el 75% de la
superficie el resto son ígneas, sin quedar margen de significación para las
metamórficas.
.
Como ejemplo de sedimentitas en Colombia tenemos:
En la Serranía de la Macarena, la región norte exhibe una sucesión rítmica de
grawacas turbidíticas de grano fino a grueso y color gris. Hay calizas delgadas
fosilíferas y shale gris oscuro, arenitas finogranulares cuarcíticas muy
micáceas, que gradan a arenitas arcillosas cuarcíticas y shale arenoso rojo.
Son sedimentitas, además, todas las secuencias del paleozoico temprano.
En la región de los Llanos Orientales hay remanentes de coberturas detríticas del
precámbrico con arenitas de cuarzo blancas y grises de grano fino a medio, bien
gradadas, en estratos delgados a gruesos intercalados con arcillolitas grises,
verdes o rojas. En la región de la selva amazónica las arenitas rojas oscuras
se intercalan con tobas y materiales vulcanoclásticos. En la margen llanera al
sur-oriente de Bogotá, las sedimentitas, que son de ambiente pericontinental,
están constituidas por calizas, arcillolitas rojas, areniscas, conglomerados,
arcillolitas y limolitas grises fosilíferas.
En la Sierra Nevada se encuentran además de pelitas, ruditas y calizas del
paleozoico, además pelitas y tobas del mesozoico y coberturas locales pelíticas
y calcáreas.
En la región del Cerrejón se presenta una secuencia clástica a vulcanoclástica
granodecreciente: los sedimentos de grano muy fino conglomerados, areniscas,
lodolitas con intercalaciones calcáreas, localmente sedimentitas rojas del
mesozoico temprano, y otra secuencia, de hasta 1000 metros de espesor, de
arenitas, lodolitas, calizas y rocas comúnmente ricas en materia orgánica
depositadas en ambientes predominantemente marinos durante el mesozoico tardío.
Más reciente se presenta otra secuencia clástica de arenitas y lodolitas con
mantos de carbón, depositada en ambiente marino transicional y continental
durante el cenozoico, (terciario). Su espesor alcanza 1000 metros.
En la península de la Guajira hay lodolitas rojas, verdes y grises, arenitas
pardas, conglomerados, calizas y lutitas calcáreas. Al NW hay un supraterreno
terciario marino. En la baja Guajira una secuencia de arenitas y limolitas en
la base y, localmente, capas delgadas de carbón ricas en materia orgánica y
calizas glauconíticas depositadas en ambiente transicional a marino, a finales
del cretácico. Igualmente, una secuencia de arenitas y lodolitas de colores
rojizos suprayacida por otras oscuras de ambiente continental a marino, del
mesozoico tardío. En la región de Santa Marta se tiene una cobertura pelítica y
calcárea y, localmente, mantos de carbón.
En Córdoba hay turbiditas con fragmentos de serpentinitas, shale, chert y tobas.
Más al sur y al occidente del río Cauca, hasta Cartago, hay turbiditas fino a
grueso granulares, chert, calizas y piroclastitas básicas. Continuando desde
Cartago hacia el sur, la estratigrafía se repite pero presenta metamorfismo. En
Santander del Norte hay una sedimentación predominantemente samítica y pelítica
y localmente calcárea que reposa discordantemente sobre el basamento
ígneo-metamórfico. Entre Tunja y Bucaramanga, región de la Floresta, hay una
sedimentación pericontinental durante el paleozoico temprano que se reanuda
posteriormente. Las sedimentitas son conglomerados, arcillolitas generalmente
amarillentas, limolitas y areniscas.
Al sur de Ibagué, y hasta Mocoa, hay sedimentitas del paleozoico medio y superior
con sedimentos calcáreos epicontinentales del mesozoico. Entre los Llanos
orientales y el sistema de Romeral, en la región que comprende Cundinamarca y
Santander, hay sedimentitas clásticas, en desarrollos faciales, y calizas
bioclásticas y evaporitas. Se trata de una sedimentación epicontinental que
culmina con el levantamiento progresivo a finales del mesozoico.
La región de los valles del San Juan-Atrato y la costa Pacífica al sur de
Buenaventura, presenta shales, arenitas, conglomerados turbidíticos y calizas
en menor proporción. Localmente se encuentran afloramientos de arenitas
cuarzosas. La región del Baudó muestra piroclastitas básicas, arenitas
turbidíticas, shale, chert y calizas. Al norte, la región del Sinú tiene
turbiditas, hemipelágicas (carbonatos y silicatos) y depósitos marinos
terrígenos.
.
Rocas Metamórficas
En su trabajo titulado “Distribución, Facies y Edad de las Rocas Metamórficas en
Colombia”, INGEOMINAS (2001) el Investigador colombiano Mario Maya Sánchez,
quien recoge y complementa la valiosa información existente en la materia,
señala que en el territorio nacional los efectos del metamorfismo han sido
registrados, al menos cuatro veces en el Precámbrico (Pe), tres más en el
Paleozoico (Pz), una vez en el Mesozoico (Mz), y un último evento en el
Paleógeno (Pg).
Para la variable temporal: esta sería la notación:
Pe = Precámbrico; Pe4 = Mesoproterozoico; Pe1 = Paleoproterozóico; Pz =
Paleozoico; Pz1   = Paleozoico temprano; Pz2, = Paleozoico medio; Pz3=
Carbonífero superior; TR= Triásico; K = Cretácico; KT= Cretácico temprano; Kt =
Cretácico Tardío; Pg = Paleógeno (Terciario temprano);
Luego desarrolla una clasificación en “unidades metamórficas” para mostrar la
distribución actual de dichas rocas, obteniendo seis áreas geográficas
limitadas por grandes fallas, denotando la facies del metamorfismo, con los
siguientes símbolos:
C/PP: Facies Ceolita1 y Prehnita – Pumpellyta. AN: Facies Anfibolita. G: Facies
Granulita.
Las seis áreas geográficas identificadas por el Investigador Maya, son:
1) Al oriente de la Falla Guaicáramo,
2) Entre las fallas Guaicáramo y Otú-Pericos,
3) Entre la Falla Otú-Pericos y la Falla Cauca-Almaguer (Romeral),
4) Al occidente de la Falla Romeral,
5) Entre las fallas Oca y Santa Marta – Bucaramanga
6) Al norte de la Falla de Oca.
.
Veamos las unidades, con la respectiva notación según la Facies metamórfica y Tiempo geológico asignado, información que se consigna en el mapa anexo.
Área al oriente de la Falla Guaicáramo
Región de la Guainía: Unidades ANb (Pe1, Pe2, Pe4); PP/EV (Pe4)
Macizo de Garzón: Unidades G/AN (Pe4)1; G/ANm (Pe4)1
Serranía de la Macarena y región suroriental del Nudo de los Pastos: Unidad G/AN (Pe4)2
Entre las fallas Guaicáramo y Otú-Pericos,
Macizos de Santander y la Floresta: Unidades ANb (Pe4, Pz1); AN/EV (Pe-Pz1); AN/EVbm (Pe-Pz1); EV (Pz1)1
Macizo de Quetame: Unidad EV (Pz1)2
Borde Oriental de la Cordillera Central: Unidades AN/G (Pe4); EV (Pz1)3;
Entre la Falla Otú-Pericos y la Falla Cauca-Almaguer (Romeral),
Cordillera Central: Unidades G/ANm (Pe-Pz) ; ANm (Pe-Pz2) ; AN (Pe-K) ; ANb (Pz2,Pz3) ; EVb (Pz2,Pz3) ; EVm (Pz2-KT) ; AN/EV(Pz2) ; AN/EV (Pz-TR) ; AN/EVm (Pz-KT) ; AN (Pz-TR) ; E/EAa (KT) ; C/PP(KT)
Al occidente de la Falla Romeral,
Suroccidente de la Cordillera Central, Cordillera Occidental: Unidades C/PP/EV (Kt-Pg)1; C/PP/EV (Kt-Pg)2
Serranía del Baudó: Unidad C/PP (Kt-Pg)
Entre las fallas Oca y Santa Marta – Bucaramanga
Cinturón de la Sierra Nevada: Unidades G/ANm (Pe4) 2; AN (Pz)
Cinturón de Sevilla: Unidades AN (Pz3); AN (P)
Cinturón de Santa Marta: Unidades AN (Kt,Pg); EVb (Kt,Pg)
Al norte de la Falla de Oca.
Sector al oriente de la Falla Simarua: Unidades ANm (Pz,Pg); PP (Kt)
Sector al occidente de la Falla Simarua: Unidad EVb (Kt-Pg)
*
Extracto tomado de Manual de geología para ingenieros http://www.bdigital.unal.edu.co/1572/
Relacionados:
·
Rocas ígneas – Manual de geología para ingenieros.Capítulo 7:  http://www.bdigital.unal.edu.co/1572/
·
Rocas metamórficas- Manual de geología para ingenieros. Capítulo 13:   http://www.bdigital.unal.edu.co/1572/
·
Rocas sedimentarias- Manual de geología para ingenieros. Capítulo 9:   http://www.bdigital.unal.edu.co/1572/
·
Distribución, Facies y Edad de las Rocas Metamórficas En Colombia. Mario Maya Sánchez (2002) Instituto de Investigación e Información Geocientífica, Minero – Ambiental y Nuclear Ministerio De Minas y Energía Colombia. INGEOMINAS.
·
Mapa Metamórfico de Colombia. INGEOMINAS 2001 Mario Maya Sánchez y Edgar Vásquez Arroyave INGEOMINAS, 2001.  https://es.scribd.com/doc/164787592/Mapa-Metamorfico-de-Colombia-INGEOMINAS-2001
 .
  .
LOS SUELOS DE COLOMBIA

.
Resumen: Los elementos biofísicos que conforman las regiones naturales de Colombia, cambian: mientras en el ecosistema de sabana tropical semi-seca de la Orinoquía aparecen los suelos más viejos del país, en la húmeda Amazonía y en el lluvioso Andén del Pacífico, las altas precipitaciones afectan su desarrollo; entre tanto, en la región Caribe donde la asimetría de varios factores como relieve y clima explica contrastes como los de la Guajira respecto a la región Momposina, también en la región Andina gracias al régimen bimodal de climas variados, paisajes de montaña, altiplanicies y valles, se han formado suelos en su mayoría son jóvenes, de mediana fertilidad natural y ligera acidez;  finalmente, mientras en la región insular del pacífico no hay presencia de suelos en el archipiélago la mayoría son fértiles y bien drenado.
.
El suelo se forma por la descomposición de las rocas por acción del aire, del calor, del frío y de la lluvia. Las cordilleras andinas son jóvenes y sus suelos no tienen la
madurez ni la estabilidad de los suelos de la plataforma africana. Una hectárea
en la sabana de Bogotá es 24 veces más productiva que una hectárea promedio en
los Llanos Orientales, suelos, estos últimos, lateríticos (presencia de
óxidos).
Igualmente los del Chocó y la Amazonía, están lixiviados por las intensas lluvias. De estas dos regiones sus suelos tendrán vocación para la ganadería extensiva, para la
agricultura de subsistencia y para la silvicultura. En la zona andina se
demandan prácticas para un uso y manejo adecuados de sus suelos inestables pero
productivos.
Mientras los suelos de la alta cordillera Central, gracias a la precaria precipitación, pese a su altitud también son 10 veces más productivos que los de la altillanura, los del Magdalena Centro aunque podrían duplicar en productividad los de la Sabana, sin
sistemas de riego y de control de inundaciones no se pueden aprovechar donde el
NAF sea bajo al estar afectados por inundaciones que expresan el descontrol
hídrico y pluviométrico de la cuenca del Magdalena.
Para el caso del Cauca, pese a la moderada precipitación anual y conveniente topografía, una fuerte limitante es la mala distribución de las lluvias a lo largo del año y la otra la presencia de bauxitas. En el Eje Cafetero, los suelos que se han formado bajo la influencia de cenizas volcánicas, presentan mucha profundidad y fertilidad media.
En la ecorregión del Eje Cafetero, los mejores suelos son los francos con un Ph entre 5 y 6, que tengan más del 8% de humus, y que por ser francos, al poseer una buena
proporción de arena, limos y arcillas, presentan permeabilidad moderada y
penetrabilidad de las raíces. Aunque en su mayor proporción  provienen de
cenizas volcánicas andesíticas relativamente jóvenes, dada su baja evolución
son en general de fertilidad natural moderada. La mayor demanda de estos
suelos, es fósforo (P), potasio (K) y nitrógeno (N), y en menor proporción
elementos como Mg, Ca, S, Fe, Zn y Cu.
En suelos de pendiente moderada con usos agropecuarios, se requieren prácticas
agroforestales y silvopastoriles. En fuertes pendientes, si el uso es para la
agricultura, se deben evitar cultivos rotativos, y en algunos tenerse en cuenta
prácticas de conservación (bosques, productores y no productores).
 .
Por su alta productividad, en Colombia sobresalen las siguientes regiones:
§  Valle del Cauca (desde Cartago hasta Cali).
§  Valle del Magdalena (alto, medio, bajo).
§  Valle del Sinú y San Jorge (unidad que incluye a Urabá).
§  Altiplano Cundiboyacense (incluye la sabana).
§  Región entre Túquerres e Ipiales.
§  Zona Cafetera (desde Caicedonia a Andes).
§  Región entre Sonsón y Félix hasta Roncesvalles y Las Hermosas.
Ahora, para comprender lo anterior, veamos los factores de evolución y formación de los suelos, donde intervienen la condición biodiversa de la zona ecuatorial, el
clima y relieve andino, la variedad litológica y juventud de nuestras montañas:
 .
– El material Parental.
 La porosidad, la permeabilidad, la constitución, etc., de la roca madre. La roca subyacente determina buen número de las características de los suelos y sobre todo de los suelos jóvenes, mientras los horizontes superficiales se forman a partir de materiales de aporte, ajenos a la roca subyacente. Las propiedades químicas del material tienen una gran influencia sobre la evolución del suelo. Los suelos formados
sobre rocas ricas en bases que a menudo presentan arcillas tipo illita o
montmorillonita, son ricos en humus y más fértiles, mientras las rocas ácidas
pueden dar origen a suelos con arcilla tipo caolinita o vermiculita, en general
más lixiviados y más pobres que los anteriores.
 .
– Tiempo (cronológico).
 Se puede hablar de suelo maduro o joven, pues
el clímax en la formación de un suelo demanda de decenas a miles de años. La
duración puede intervenir como un factor de diferenciación, de tres maneras: a)
las propiedades del suelo varían en función de la hora (temperatura, contenido
de CO2 atmosférico y actividad de elementos vivos. b) En función de la
estación, el contenido de agua, de nitrógeno nítrico, el pH, etc. c) Por
último, en el transcurso de los años, pues un suelo pasa por las fases de
juventud, madurez y senilidad. Además el clima de la Tierra cambia a largo
plazo.
 .
– Topografía.
Porque de divisorias, vaguadas, valles y pendientes del terreno, depende su drenaje y la orientación de la ladera, siendo más favorable la que recibe el Sol. – Topografía.  Porque de divisorias, vaguadas, valles y pendientes del
terreno, depende su drenaje y la orientación de la ladera, siendo más favorable
la que recibe el Sol matutino. Además en los flancos de los valles los
espesores son menores que en las mesetas y hondonadas. No debe olvidarse que la
topografía es a la vez una manifestación particularmente evidente de
variaciones de edad, clima y roca.
 .
– Formadores biológicos.
La microflora y la microfauna son fuente de humus y la dependencia suelo-fauna, resulta vital para la acción bacteriana. Algunos de estos seres son los transformadores iniciales de la energía química para la evolución del suelo y otros utilizan parcialmente esta energía para transportes que modifican el suelo. Los animales provocan transporte de materia y contribuyen a la transformación de la materia orgánica, mientras los vegetales actúan mediante la subida de los cationes extraídos por las raíces y concentrados en la superficie; además la planta protege el suelo contra elementos atmosféricos, sintetiza las materias orgánicas gracias a la
luz solar y tiene efectos mecánicos y químicos por el crecimiento y la acción
de las raíces.
 .
– Clima.
De la temperatura y del balance hídrico dependerá la velocidad e intensidad de acciones de las
reacciones químicas típicas del intemperismo químico. Cuando los factores
climáticos son mínimos como en los desiertos fríos o en los desiertos cálidos y
secos, el suelo no evoluciona. Sobre una misma roca varía el suelo con el
clima, así: en las zonas frías del norte de Europa y sobre un granito existen
suelos poco desarrollados; en Francia, bajo un clima templado húmedo,
encontramos suelos lixiviados, y en Costa de Marfil bajo un clima tropical húmedo
existe un suelo ferralítico.
* Tomado de
Intemperismo o meteorización. Manual de Geología para Ingenieros. http://www.bdigital.unal.edu.co/1572/  Imagen, en: eusoils.jrc.ec.europa.eu
 .
Relacionados:
UMBRA: la Ecorregión Cafetera en los Mundos de Samoga. Duque Escobar, Gonzalo (2015) Manizales, Caldas, Colombia. – See more at:   http://www.bdigital.unal.edu.co/50853/
Mecánica de los suelos. Duque Escobar, Gonzalo and Escobar Potes, Carlos Enrique (2002) Universidad Nacional De Colombia. (Enviado) – See more at:   http://www.bdigital.unal.edu.co/1864/
Manual de geología para ingenieros. Duque Escobar, Gonzalo (2003) Universidad Nacional de Colombia, Manizales. – See more at:  http://www.bdigital.unal.edu.co/1572/
.
.
ELEMENTOS DE LA GEOLOGIA ESTRUCTURAL COLOMBIANA
Fallas notables del país (De conformidad con el Boletín Geológico del Ingeominas Vol. XIX, No. 2 de 1971, por Earl M. Irving.)
.
– Falla Salinas.  Longitud 160 Km. Ubicada al costado oriental del Magdalena Medio, es falla inversa con desplazamiento de tres km lo que explica el levantamiento del altiplano Cundiboyacense. Al sur, en el Huila, se encuentra la falla del Magdalena, al occidente la de Mulato (Mariquita), y al norte se inicia la falla Santa Marta‑Bucaramanga que es de rumbo.
 .
– Fallas Santa María, Yopal y Guaicaramo. Tres fallas en el margen oriental de la cordillera Oriental, todas de cabalgamiento y paralelas, entre sí. En el costado nordeste de estas, está la falla Bocono (Venezuela) con una dirección N 45° E y de rumbo derecho. Las fallas de cabalgamiento más notables del país son éstas situadas a lo largo de la Cordillera Oriental, cuyo buzamiento se da hacia ella con fuerte ángulo.
 .
– Sistema de Fallas  de Algeciras. Partiendo del Golfo de Guayaquil (Ec) hacia el
sector meridional del sistema Guaicaramo, este sistema de fallas de rumbo
deslizante y desplazamiento vertical, con actividad geotectónica, muestra
dirección NE-SW y comprende las fallas Algeciras, Pitalito, Yunquillo, San
Francisco y Afiladores.
 .
– Falla Cauca y sector central de la de Romeral. De Cartago a Puerto Valdivia, el Cauca es un graben comprimido entre las dos cordilleras; por lo tanto las dos fallas son
inversas, buzando hacia ambas cordilleras, la Occidental y la Oriental
respectivamente.
 .
– Falla de Santa Marta-Bucaramanga.  Longitud 600 Km., al Norte el
aluvión que la cubre expresa topográficamente su actividad cuaternaria. Según
perforaciones ésta falla de dirección sudeste es una falla de rumbo izquierdo
con un desplazamiento de 110 Km., lo que explica la curvatura de la Cordillera
Oriental.
 .
– Falla Boconó.  Corta los Andes de Mérida en dirección NE, tiene una importante actividad con desplazamiento dextrolateral del orden de 1 centímetro por año. El extremo SW se une con las escamas de cabalgamiento de la región de Pamplona, donde confluyen los Andes de Mérida y  el Macizo de Santander.
 .
– Falla Oca.  Falla de rumbo con desplazamiento dextrolateral de 60 Km. según perforaciones. Su dirección es EW. Limita el norte de la Sierra Nevada y penetra a Venezuela pasando por la boca del Golfo de Maracaibo.
.
– Falla Cuisa.  Es paralela y armoniza con la anterior. Localizada 80 Km. al norte de la falla Oca; esta falla de rumbo muestra un desplazamiento derecho de 25 Km.
.


Figura A. Zonas de riesgo sísmico y fuentes sismotectónicas en Colombia. 1. zona de alto riesgo, 2. Zona de riesgo moderado, 3. Zona de bajo riesgo. 4. placa Nazca, 5. Placa Suramericana, 6. Placa Caribe, 7. Fosa colombo-ecuatoriana, 8. Fosa Darién-Urabá (?), 9. Falla Cauca, 10. Falla Romeral, 11. Falla Santa Marta-Bucaramanga, 12. Falla Bocono, 13. Falla frontal. Fuentes: Red Sísmica del eje Cafetero y Tolima, Asociación Colombiana de Ingeniería Sísmica y Sistema Nacional para la Prevención y Atención de Desastres.

 

Figura B. Mapa estructural de Colombia. 1. Cuenca del Chocó, 2. Anticlinorio de la Cordillera Occidental, 3. Cuenca costera Caribe, 4. Cuenca del Cauca, 5. Falla de romeral, 6. Zona fallada volcánica, 7. Cinturón cristalino de la Cordillera Central, 8. Falla Bolívar, 9. Falla Palestina, 10. Falla Otú, 11. Falla Atrato, 12. Falla Cimitarra, 13. Límite occidental aproximado del basamento precámbrico, 14. Falla de Cuisa, 15. Falla de Oca, 16. Cuenca del valle del Cesar, 17. Serranía del Perijá, 18. Falla de Santa Marta-Bucaramanga, 19. Falla de Suárez, 20. Falla Mercedes, 21. Anticlinorio de la Cordillera Oriental, 22. Zona fallada de Guaicaramo, 23. Cuenca de los Llanos, 24. Anticlinorio de Mérida, 25. Entrante SW de la cuenca de Maracaibo, 26. Sierra Nevada, 26. Perijá, 27. Golfo de Venezuela, 28. Lago de Maracaibo. Según Irving, E, Evolución de los Andes más Septentrionales de Colombia.

.
– Falla Otú.  La más antigua de la Cordillera Central, con dirección N 15° W, expuesta al sur en 125 Km., se sumerge luego en los estratos terciarios de la costa con dirección a Montería; muestra un movimiento sinixtrolateral de 65 Km. medidos donde ella emerge. Otú armoniza con la falla Santa Marta‑Bucaramanga por ser de rumbo izquierdo y por su paralelismo con ella.
 .
– Falla Cimitarra. Nace en la confrontación Otú-Palestina  y se extiende hasta Barrancabermeja, siendo visible por su fuerte expresión topográfica en un trayecto de 120 Km. Su juventud se infiere por la intensa alteración de las formaciones miocenas del Valle Medio del Magdalena. Si las fallas antiguas, Otú y Santa Marta-Bucaramanga son de movimiento sinixtrolaterales, las fallas transcurrentes más jóvenes del terciario medio, como la falla Cimitarra al ser dextrolaterales anuncian cambios de esfuerzos
tectónicos que armonizan con el tectonismo terciario de la cuenca del Caribe.
 .
– Falla de Palestina. Tiene una longitud de 300 Km., una dirección N 15° E y un desplazamiento dextrolateral de 27.7 Km. medidos donde ésta falla de rumbo desplaza a la de Otú. Palestina es muy joven por su fuerte expresión topográfica. El extremo sur presenta vulcanismo fisural, desde el Ruiz hasta el Quindío.
 .
– Falla Romeral.  Se extiende de la costa norte colombiana en dirección al Ecuador pasando por Medellín, Armenia y Popayán. Al Norte el aspecto  es de rumbo; en el
centro de falla de compresión o inversa, al Sur de cabalgamiento. Por la distribución alineada de cuerpos ígneos ultramáficos, en su contorno, se prevé que profundice la corteza.
 .
– Falla Atrato.  Pasa 15 Km. al oriente de Quibdó, con dirección N‑S, es decir, paralela a la Romeral. Estuvo bajo compresión pero ahora muestra desplazamiento de rumbo izquierdo. Atrato sale por el golfo de Urabá y entre ella y Romeral norte encontramos la falla Sabanalarga que en su extremo norte, Montería, da origen a la falla Bolívar.
.
 Anticlinorios y sinclinorios de Colombia.
 .
– Anticlinorios.  Los anticlinorios notables del país son la Cordillera Oriental, la Occidental, la Cordillera Central y la Serranía del Perijá.
 .
– Sinclinorios.  Los sinclinorios notables del país son la cuenca del Chocó, las cuencas de los ríos Cauca y Magdalena (Alto, Medio, Bajo), la región del Caribe y el valle del Cesar.
 .
.
Fuente: Manual de geología para ingenieros U.N.
.
.
.
ESTILOS ESTRUCTURALES DE LOS TERRENOS DE COLOMBIA

Fuente: Manual de geología para ingenieros U.N.  http://www.bdigital.unal.edu.co/1572/

.
Los siguientes apartes se toman de la publicación geológica especial de Ingeominas N14-1 de 1986, titulada Mapa de terrenos geológicos de Colombia. En la Figura se muestra el mapa a escala reducida, del mismo documento.
Los terrenos son como fragmentos diversos de placas yuxtapuestas que conforman un mosaico de piezas soldadas entre sí. Estos se dividen en grupos y a su vez los grupos en formaciones.
Los terrenos están caracterizados por poseer litología, estratigrafía, estilo estructural e historia propia, y por tener como límites con los terrenos vecinos, fallas.
Aludiremos aquí sólo al estilo estructural, a la estratigrafía y a los límites
de algunos terrenos.

 

Terreno Cajamarca

– Estilo estructural. Pliegues imbricados con convergencia al W y expresión subvertical del plano de falla, y fallamiento con desplazamiento a lo largo del rumbo;
rumbos dominantes NS a N50° E, y una dirección secundaria N40-60°W.

– Estratigrafía. Intercalaciones de sedimentitas pelíticas, samíticas y calcáreas con derrames básicos; volcanoclásticas básicas metamorfizadas en facies de esquisto verde a anfibolita (grupo Cajamarca).- Límites. (Faja que nace en Pasto y muere al norte de Antioquia) W: Sistema de Fallas de Romeral. E; Sistemas de fallas del W del río Magdalena hasta Puerto Triunfo y luego NS Falla Otú.NW: Falla de Murrucucú.

S: Convergencia del sistema de fallas de Romeral y el sistema de fallas del W
del río Magdalena, a lo largo del río Guáitara.

.

Terreno Payandé (suprayacente devónico-jurásico inferior.

– Estilo estructural. Fallamiento con expresión subvertical de los planos de
falla que delimitan bloques levantados o hundidos; el fallamiento con rumbo
general NW es Jurásico superior.

– Estratigrafía. Sedimentitas del Devónico y Carbonífero, en relaciones
localmente discordantes con la formación Luisa, formación Payandé y formación
Saldaña.

– Límites. (Faja que se extiende de Mocoa a Ibagué)

W: Desde Armero, Falla Pericos hasta intersección con el sistema de fallas de
Romeral.

E: Sistema de Fallas Suaza-Prado hasta su intersección con la Falla Cucuana y
desde allí, Falla Honda hacia el norte.

.
Terreno Cauca-Romeral

– Estilo estructural. Fallamiento imbricado con convergencia variable.

– Estratigrafía. Secuencia incierta, con fragmentos de corteza siálica y
simática de edad desde el Paleozoico hasta el Cretácico. Incluye el complejo
ofiolítico del Cauca, el grupo Arquía, las formaciones Buga, Cartago, Combia,
Chimborazo, Ferreira, Galeón, Jamundí, Nariño, Popayán, Zarzal y
Quebradagrande, entre otras.
– Límites. (Faja desde Nariño hasta Santafé de Antioquia por el Valle del
Cauca)

W: Sistema de fallas del río Cauca.

E: Sistema de Fallas de Romeral.

N: Unión rumbo deslizante de las fallas del río Cauca y Romeral.

S: Enfrentamiento con el “Arco de Islas de Macuchi”, del Ecuador.

.

Terrenos Cañasgordas y Dagua

– Estilo estructural. Pliegues imbricados con convergencia al oeste.
Desplazamientos verticales predominantes. El terreno Cañasgordas no presenta
metamorfismo reconocible como sí el Dagua.

– Estratigrafía. En ambos terrenos hay una secuencia con intercalaciones de
vulcanitas básicas. Las principales unidades estratigráficas son, en el primero
el grupo Cañasgordas, el batolito de Mandé, el gabro de Altamira y el complejo
ultramáfico de Bolívar; en el segundo el grupo Dagua, el grupo diabásico, y las
formaciones Aguaclara, Marilopito y Peña Morada.

– Límites de Cañasgordas. (Cordillera Occidental desde Nariño hasta el Valle).

W: Falla del río Atrato.

E: Sistema de Fallas del río Cauca.

S: Falla de Garrapatas.

NE: Falla Dabeiba.

– Límites de Dagua. (W de Risaralda, E de Chocó y W de Antioquia).

W: Falla del Atrato y discordancia con el terreno suprayacente Atrato-San
Juan-Tumaco.

E: Sistema de fallas del río Cauca.

N: Falla de Garrapatas.

S: En Ecuador, intersección con la prolongación transformante del Sistema de
Fallas de Romeral.

.
Terreno suprayacente Atrato-San Juan-Tumaco

– Estilo estructural. Pliegues imbricados con convergencia W que incluyen
escamas de corteza oceánica.

– Estratigrafía. Secuencias faciales turbidíticas, isópicas heterócronas (?).

– Límites. (Costa Pacífica exceptuando la región de Baudó).

W: Discordancia y fallamiento (paleosutura?) contra el Terreno Baudó.

E: Falla del Atrato.

N: Fallamiento contra el Arco de Sautatá.
Supraterreno Cretácico

– Estilo estructural. Pliegues de cobertura con convergencia variable.

– Estratigrafía. Sedimentitas e intrusivos básicos del cretácico inferior y
medio.

– Límites. (Entre Neiva y Santander por el E del río Magdalena).

E: Llanos Orientales.

W: Sistema de Fallas de Romeral.

.
Terreno suprayacente cenozoico (vulcanogénico terciario-
cuaternario)

– Morfología. Estratovolcanes. El vulcanismo está generado por la subducción de
la Placa de Nazca bajo el margen W de la Placa Suramericana.

– Estratigrafía. Conos y calderas, flujos de lavas, tefras, lahares.

– Límites.

E-W:> Irregulares, a ambos lados del eje de la Cordillera Central. Valle
superior del río Magdalena. Localmente en la parte central de la Cordillera
Occidental en el Departamento del Valle del Cauca.

Figura. Mapa Preliminar de Terrenos Geológicos de Colombia según el INGEOMINAS,
1986.

.

.

Tomado de:

MONTAÑAS Y TEORIAS OROGENICAS. Cap 14. MANUAL DE GEOLOGIA PARA INGENIEROS. G. Duque. En: http://www.galeon.com/manualgeo

.

Relacionado:

Duque Escobar, Gonzalo (2003) Manual de geología para ingenieros. En:  http://www.bdigital.unal.edu.co/1572/ 

.
.
.
ANEXO A: MAPA GEOLÓGICO DE CALDAS

ANEXO B: MAPA DE SUELOS DE CALDAS

.
 
ANEXO C: GEOLOGÍA ESTRUCTURAL DE CALDAS

 .
.
.
El AGUA

Imagen: Estudio Nacional del Agua. Ideam 2010. Izq. Índice de Aridez en Colombia. Der. Provincias hidrogeológicas de Colombia. IDEAM
.
Al definirse el agua como un recurso y no como un patrimonio, ha sido mal tratada, desperdiciada y contaminada., el agua debería ser considerada un patrimonio.
Un recurso es algo que se explota, que puede ser privatizado y que; pero un patrimonio, dado que es algo que se hereda, no se le entrega al mercado.
Al igual que los suelos de cultivo y la biodiversidad, el agua solo admite aprovechamientos responsables.

.

 

Las Cuentas del Agua
§  Colombia cuenta con abundantes tierras agrícolas (43,6 millones de ha, que representan aproximadamente el 39,5% del total de la superficie de suelo), y con recursos de agua dulce, puesto que es el cuarto país en el mundo con mayores precipitaciones anuales.
§  Según el Estudio Nacional del Agua IDEAM (2014), del patrimonio hídrico total de agua dulce estimado en 7485 km3 cúbicos, el 78,1% es agua subterránea y el 21,7% agua
superficial.  Y del volumen de agua superficial, el 98% está en los ríos y el 0,2% en lagos, embalses y glaciares.
§  El suelo agrícola colombiano se caracteriza por una profunda asimetría de tipo conflictiva en sus usos: de un lado su infrautilización y del otro su sobreexplotación, ya que el uso dominante es el pastoreo, actividad para la cual destina el 40% de las
tierras sabiéndose que sólo el 13% del suelo es apto para dicha
actividad.
§   La gran cuenca del Magdalena – Cauca (24% del área total del territorio) que es la que presenta la mayor afectación ambiental, con  sólo el 10,6% de la oferta hídrica nacional debe soportar el 70% del PIB y el 75% de la población.
§  Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico OCDE en las Revisión a las Políticas Agrícolas de Colombia hecha en 2015, el país, para lograr su objetivo de crecimiento sostenible agrícola y superar los desafíos estructurales, debe
potenciar políticas que respalden su competitividad a largo plazo.
§  Para el efecto, la OCDE recomienda destinar los recursos públicos a eliminar las deficiencias en el sistema de tenencia de la tierra, infraestructura, gestión del agua y del suelo, sistemas de inocuidad alimentaria y de salud animal y vegetal, entre
otras problemáticas.
.

.

Nuestros ríos

.
La hidrografía de Colombia es de las más ricas del planeta.  Hasta 1990 Colombia ocupaba el cuarto lugar en
el mundo por volumen de agua por unidad de superficie, después de la Unión Soviética, Canadá y Brasil. Pero siete años después, por pérdida del patrimonio hídrico, como consecuencia de la deforestación o tala indiscriminada, en 1996 el país pasó a ocupar el puesto décimo séptimo.
Las cuatro vertientes hidrográficas en que se divide el territorio continental colombiano, son: la del Caribe, la del Pacífico, la del Orinoco y la del Amazonas.

La Orinoquia y la Amazonía pese a una red hídrica natural asociada a tan considerable región que comprende el 46,7 % de la superficie sudamericana, esperan ver consolidados dos proyectos vitales para su identidad y desarrollo, y para la integración de América del Sur

.

 

Los ríos colombianos de la vertiente del Atlántico (363.878 km²), son el Atrato, el Sinú, el Magdalena, el Ranchería o Calancala y el Catatumbo. En la del Pacífico (88.000 km²) se encuentran el Baudó, el San Juan, el Micay, el Patía y el Mira, entre otros. Los afluentes de la cuenca del Amazonas (345.000 km²) son el Caquetá, el Vaupés y el Putumayo y los afluentes de la cuenca del Orinoco (328.000 km²) son el Arauca, el Meta, el Vichada, el Tomo y el Guaviare. Estas vertientes generan un caudal medio de 66.440 m3/seg, distribuidos así: 23% en la del Caribe; 10% en la del Pacífico; 34% en la Amazonía y 32% en la Orinoquía; la del Catatumbo sólo drena el 1% al Golfo de Maracaibo.
.
 – El río Magdalena. Es el principal ríocolombiano, cruza el centro del país y sirve de médula espinal a las
comunicaciones de la Nación. Nace en el páramo de Letrero en el Macizo Colombiano
y recorre 1538 km. hasta su desembocadura por las llamadas Bocas de Ceniza.
Recibe un afluente de gran valía por la cuenca que baña y es el Cauca que riega
una de las regiones más ricas de Colombia. La navegación por el Magdalena es
viable en naves de poco calado para contenedores.
Imagen 11: Dinámica del meandro Conejo en La Dorada.
Ladorada.gov.co
.
La imagen muestra los cambios dramáticos del meandro de la curva Conejo frente al barrio Bucamba, en La
Dorada, circunstancia que llevó a considerar a principios del siglo XX el lugar, como “punto cero” de la navegación del río.
La navegación por el Magdalena es viable en naves de poco calado para contenedores: hoy cuando se estima
factible garantizar 4,5 pies de profundidad en un canal navegable de medio centenar de metros en el tramo Puerto Berrío-La Dorada, se proyecta movilizar por lo menos 11 millones de toneladas por año a lo largo de todo el río, en los próximos años. Las embarcaciones portacontenedores deberán contemplar, además
de frecuentes meandros la velocidad del Magdalena con unos 3 nudos, lo que impone condiciones a sus esloras, radios de curvatura del canal navegable y velocidad de navegación efectiva de los convoyes remontando el río.
 .
– El Catatumbo. Con 440 km. de largo es más importante para Venezuela que para Colombia. Nace en la Mesa de Ocaña y desemboca en el Golfo de Maracaibo.
 .
– El Atrato. Cobra nombre en el proyectado Canal Interoceánico. Este río considerado como el más caudaloso del mundo en proporción a su cuenca y longitud, nace en el cerro Plateado y recorre 700 km.
para morir en el Golfo de Urabá formando un delta de varias bocas.
 .
– El San Juan. Nace en el cerro Caramanta, cruza una de las regiones más ricas en metales preciosos de América del Sur y una de las zonas más húmedas del mundo por la gran pluviosidad. Después de 380 km. en gran parte navegables lleva al Pacífico más de 1000 m3 de agua por segundo, con lo que se mantiene en el mayor caudal de toda la vertiente del Pacífico Sur Americano.
 .
– El Patía. Nace en el Sotará cerca del Macizo Colombiano, corre inicialmente por un surco intercordillerano que tal vez fue un antiguo lago y después de recibir las aguas del Guáitara que corre en sentido opuesto por el mismo surco, rompe la cordillera para buscar salida al océano a través de una llanura selvática llena de esteros y rica en oro. De sus 400 km. buena parte son navegables.
 .
– El Mira. Nace el nudo ecuatoriano de Ibarra y sirve de límite internacional en un corto trayecto. Después de 300 km. este río sumamente navegable llega al Pacífico bañando una zona deshabitada pero de tierra fértiles.
 .
– El Orinoco. Con un recorrido de 2900 km., de los cuales 1670 son navegables, nace en la Sierra Parima en los límites con el Brasil. Por su curso y su cuenca es el tercer río de Sur América que corre primero en dirección occidental hasta la frontera colombo-venezolana donde tuerce hacia el norte. En los 420 km. fronterizos recibe el Guaviare de 1350 km. y que debiera considerarse como la verdadera fuente del río por su caudal y
longitud, el Vichada de 720 km., el Meta de 1060 km., también fronterizo y el Arauca de 1000 km. casi totalmente navegable como el Meta. De los raudos de Maipures en adelante el Orinoco es perfectamente navegable, se desenvuelve por una llanura de pradera, pasa por Angostura y entra en su zona de delta que es
selvática y pantanosa, para desembocar en el Atlántico por un delta de numerosos brazos.
 .
– El río Amazonas. Es el mayor del mundo con una longitud de 6275 km. que lo colocan en el segundo puesto después del Nilo, tiene un curso navegable de casi 5000 km. (que incluyen los 115,5 kilómetro del
trapecio amazónico), que lo sitúan en el primer lugar de la tierra, sin contar los innumerables afluentes navegables por grandes vapores en mucha parte de su curso. Cuenta con más de 1100 tributarios como el Caquetá de 2200 km. en Colombia.  Después de Leticia el ancho medio es de 50 km. y su profundidad media de 50 metros. Debido a lo plano y bajo de las tierras que recorre el río se ensancha en medio de la llanura,
formando islas, caños, esteros, a veces mares interiores en los que no se mira la otra orilla y llega a tener oleaje; es en ésta parte en donde el Amazonas recibe los mayores afluentes. A pesar de desembocar por dos enormes brazos en medio de los cuales está la isla de Marajó las aguas del río entran con tanta fuerza en el Atlántico que se siente su flujo 300 km. mar adentro.
Río
Cuenca km²
Longitud Km
Caudal m³/s
Caquetá
99.203
1.200
13.180
Guaviare
166.168
1.350
8.200
Magdalena
257.438
1.543
6.987
Meta
103.052
1.000
6.496
Putumayo
53.165
1.350
6.250
Atrato
35.702
612
4.155
Vaupés
37.748
660
2.650
San Juan
15.180
376
2.550
Vichada
22.235
700
2.000
Mira
10.901
550
570
Cuadro C: Cuencas y caudales de los principales ríos de Colombia. Fuente: http://www.colombia.com
.
.
 El costo del agua
·
Para dimensionar el valor económico del agua, se debe ponderar su contribución a las
actividades humanas en cada fase del ciclo hídrico, máxime si se trata de un
bien escaso que se asigna ineficientemente.
Los factores que se incluyen, son: disponibilidad de agua potable,
regulación hídrica y suministro de caudales, generación de energía, recurso
hídrico para la industria y para el sector agrícola y beneficios económicos
para las ESP.
·
En 2008 % la participación del agua en el PIB fue del 10%, mientras los costos
económicos de la contaminación hídrica (beneficios económicos de la
descontaminación), ascendieron al 3,5%.
·
Por usos del agua en Colombia según el IDEAM, la primacía la tiene el agrícola con
el 54%; siguen el doméstico con el 29% y el industrial con el 13%, y en menor
escala el pecuario con el 3% y el de servicios el 1%.
·
En Bogotá, tras el advenimiento de la floricultura, mientras por cada 10 m3
extraídos del subsuelo, la industria consume 8 m3, las actividades humanas y
rurales casi por partes iguales consumen el resto.
 .
.

Cuencas y Acuíferos de Caldas. CORPOCALDAS
 .
§  Potabilizar el agua requiere de una valiosa infraestructura y por supuesto de energía. Además, cuanto más crecen las ciudades y más agua consumen, además de requerirse de fuentes cada vez más  escasas y distantes o de pozos más profundos y
numerosos según el caso, se deberá extender la infraestructura sanitaria,
emplear más insumos y ampliar los complejos sistemas de soporte logístico, y
las plantas para tratar los efluentes.
§  Además, con mayor población también crecerá la demanda de alimentos, y con ella la del agua para el riego agrícola, que en algunas zonas altamente productivas puede escasear, por lo que habrá que recurrir a pozos y a bombeo de agua, a un alto costo.
.
Agua subterránea
§  En Colombia, donde el 31% del agua dulce está en acuíferos y el 29% en lagunas, hace falta una política pública para garantizar el carácter de patrimonio y de bien público,
del agua subterránea. Si lo administrativo y técnico están al día, en la
gestión falta la dimensión socioambiental.
§  Aunque las cuencas hidrogeológicas con posibilidades de aprovechamiento abarcan el 74% del territorio nacional, mientras el 56% de dicho área corresponde a la Orinoquía, la Amazonía y la Costa Pacífica, y el 31,5% a la región Caribe e Insular, solo
el 12,5% le corresponde a la Región Andina que es la más densamente poblada.
§  La Isla de San Andrés, las alta y media Guajira y el Departamento de Sucre y Tolima utilizan básicamente el agua subterránea para abastecimiento doméstico; el Valle del
Cauca, la Sabana de Bogotá, el Urabá antioqueño, la zona bananera de Santa Marta
y, Huila, lo utilizan para uso agrícola o industrial.
§  Las cuencas hidrogeológicas más utilizadas en el país son las ubicadas en el Valle del
Cauca, Valle Medio y Superior del Magdalena y Cordillera Oriental. Siguen en
importancia por su uso, las del Golfo de Urabá, Golfo de Morrosquillo y departamentos de Bolívar, Magdalena, Cesar y la Guajira.
§  En la Ecorregión Cafetera, además de zonas de recarga y acuíferos ya señalados, contrariamente, otra es la situación en de Cañón del Cauca entre Irra y Arma, por la escarpada topografía, el relativo bajo nivel de precipitaciones en la zona, la presencia
de rocas impermeables, y en particular por la deforestación intensa consecuencia de la demanda de madera para la actividad minera.
.
La  regulación hídrica
.

            Imagen: La Ecorregión Cafetera, es un territorio deforestado que demanda acciones para mitigar la severa presión antrópica sobre los frágiles y vitales
ecosistemas.  Alma Mater – SIR Usos potenciales del suelo y Ecosistemas actuales de la Ecorregión Cafetera. Red Alma Mater 2000.
.
§  En la Ecorregión Cafetera, en cuanto al sistema subterráneo sobresalen las zonas de recarga de los complejos de páramos y gran cobertura boscosa de bosques alto-andinos en las alta cordilleras Central y Occidental, las zonas del Roble en Quindío y alto del Nudo en Risaralda, nuestros páramos y las regiones del Oriente
caldense con el bosque de Florencia, o los acuíferos del extenso Valle del
Magdalena, el del Valle del Risaralda y el de Santágueda, y la cuenca del río
La Vieja cuyo gran potencial de recurso hídrico subterráneo se asocia al Glacis
que cubre más de 1/3 del Departamento del Quindío.
§  Por la copiosa precipitación existe un recurso hídrico excedentario susceptible de
aprovechamientos hidroenergéticos responsable, tanto en el Oriente de Caldas
como en el alto San Juan.
§  El patrimonio hídrico más comprometido, es el de las Cuencas de Rio Chinchiná, Otún-Consota y Quindío; pero también existen potenciales problemas asociados al riesgo para el suministro de agua en  el Corredor del Río Cauca y Norte de Tolima, donde dicha vulnerabilidad está asociada al déficit severo de agua de precipitación en temporadas de El Niño.
.

Imagen:
Estructura Fisiográfica de la Ecorregión Cafetera. Ideam, y PNNN 2006.
.
§  Aunque la Ecorregión Cafetera, gracias a su ubicación mediterránea en el centro y
occidente de los Andes más septentrionales de América, donde la interacción de
la atmósfera de la zona ecuatorial en conexión con el Pacífico, y en menor grado con la altillanura y la Amazonía, proveen un ciclo hidrológico dinámico, cuenta con un patrimonio hídrico abundante aunque asimétricamente distribuido.
§  Allí, donde el agua puede convertirse en un notable factor de desarrollo y de bienestar social para la región, también el modelo agroindustrial cafetero soportado en monocultivos y en el uso de productos químicos, se constituye en una amenaza creciente como consecuencia del cambio climático y el avanzado estado de deforestación de sus cuencas.
§  Para la Ecorregión, entre los ecosistemas vitales están los páramos del Tatamá y Caramanta, con sus bosques alto-andinos muy húmedos delimitados por los 3.450 m de altitud, que se suman al PNN de los Nevados con su ecosistema nival y páramos del Complejo  Volcánico Ruiz Tolima, la ceja sur del Complejo del Páramo de
Sonsón, los Páramos y bosques alto-andinos de Génova, el Bosque de Florencia,
varias reservas regionales y otras áreas municipales declaradas de interés
ambiental.
Relacionados:

BOSQUES EN LA CULTURA DEL AGUA https://godues.wordpress.com/2011/05/23/bosques-en-la-cultura-del-agua/

CALDAS EN LA BIORREGIÓN CAFETERA https://godues.wordpress.com/2014/11/08/caldas-en-la-biorregion-cafetera/

COLOMBIA Y SUS MARES FRENTE A LOS DESAFÍOS DEL DESARROLLO https://godues.wordpress.com/2015/06/22/colombia-y-sus-mares-frente-a-los-desafios-de-desarrollo/

DESDE LOS ANDES AL ORINOCO Y AL AMAZONAS https://godues.wordpress.com/2015/07/06/desde-los-andes-al-orinoco-y-al-amazonas/

EL AGUA EN LA BIORREGIÓN CALDENSE https://godues.wordpress.com/2014/11/10/el-agua-en-la-biorregion-caldense/

EL OCASO DEL BOSQUE ANDINO Y LA SELVA TROPICAL https://godues.wordpress.com/2014/03/31/el-ocaso-del-bosque-andino-y-la-selva-tropical/

FERROCARRIL VERDE E HIDROVÍA DEL ATRATO https://godues.wordpress.com/2015/03/28/ferrocarril-verde-e-hidrovia-del-atrato/

UMBRA: BACHUÉ, EL MUNDO DEL AGUA https://godues.wordpress.com/2015/08/27/umbra-bachue-el-mundo-del-agua/

.
.
.
CLIMA Y BOSQUES

Imagen: Mapas de rocas permeables y porosas de Colombia. IGAC (2002),  y de
coberturas vegetales del país. IDEAM 2012.
.
§  Sabemos que en la región andina de Colombia, el clima es bimodal: cada año tenemos dos temporadas secas que parten desde los equinoccios (junio 21 y diciembre 22) y dos húmedas a partir de los solsticios (marzo 21 y septiembre 22). En el país, además de reforestar las cuencas andinas buscando la apropiación social de prácticas
forestales y productivas no conflictivas, se debe hacer lo propio en la lucha
contra la deforestación.
§  Para el Ideam, mientras la cifra entre 1990 y 2010 llegó a 310 mil hectáreas-año, en el Chocó y en el Amazonas se pierde la batalla contra la deforestación, este flagelo aún
cobra cien mil hectáreas por año en la región andina colombiana, lo que supone
destruir una quebrada cada año.
§  A modo de ejemplo, veamos el caso de Caldas: Según Corpocaldas, de una extensión de 744 mil Ha, las coberturas verdes de dicho  departamento en 2010 eran: 163 mil Ha en
bosques (22%), 265 mil Ha en cultivos (36%) y 300 mil Ha en pastos y rastrojos
(40%), tres cuantías que cubren el 98% de su escarpado y deforestado territorio.
§  Entre las especies a proteger, está  la guadua, planta emblema de Caldas y recurso
fundamental nativo de la región andina, que por sus múltiples usos en el
hábitat rural y urbano, se constituye en un elemento estructurante de nuestra
cultura y en una impronta del paisaje de la ecorregión cafetera colombiana.
.
Un jardín deforestado
Esta Ecorregión Cafetera con su escarpado paisaje tropical  enclavado entre las cordilleras y profundos valles de los Andes más septentrionales de América, presenta conflictos severos en el uso del suelo: mientras la superficie apta para potreros es del 4% del territorio, las coberturas en dicho uso son del 49%; y mientras su potencial
forestal es del 50%, los bosques sólo cubren el 30%.
Urge hacer un llamado sobre el deterioro de nuestros bosques andinos, páramos y
selvas tropicales, consecuencia de la deforestación, del comercio ilegal de la
madera y de la minería ilegal.
Entre los problemas relacionados con la calidad del agua en la Ecorregión y el
Quindío, están la eutrofización, consecuencia de la contaminación con
nutrientes (generalmente fósforo y nitrógeno), el nivel de carga orgánica y de
patógenos (provenientes de las descargas de aguas residuales domésticas en
centros poblados), la contaminación industrial (especialmente la asociada a
industrias de alimentos), y la contaminación con mercurio (p.e. en las cuencas
del Chinchiná y áreas de Marmato y Supía).
En el Departamento del Quindío se reconocen tramos de fuentes hídricas
contaminadas con altos niveles de coliformes en los ríos Quindío, Espejo y
Roble, y en las quebradas Cristales, Mina Rica y Agua Linda, como consecuencia
de vertimientos directos de las zonas urbanas y centros poblados.
.
Dinámicas del Clima andino

Imagen: dinámica anual de la Zona de Confluencia Intertropical ZCIT, en: www.fondear.org  RAC  http://www.rac.net.co/ y Eventos del ENSO
durante medio siglo. Según ERSST.
 .
§  El Niño y La Niña se explican por las anomalías de temperatura del Océano Pacífico, que se constituyen en freno para el desplazamiento natural y regular de la Zona de
Confluencia Intertropical ZCIT, una franja de bajas presiones en la zona
Ecuatorial que explica el clima bimodal colombiano.
§  Sabemos que en la región andina de Colombia, el clima es bimodal: cada año tenemos dos temporadas secas que inician con los equinoccios (Junio 21 y Diciembre 22) y dos húmedas a partir de los solsticios (Marzo 21 y Septiembre 22).
§  Para la zona andina colombiana, en los períodos de El Niño las temporadas de invierno y verano del año son más secas, y más frecuentes e intensos los huracanes del Caribe; y durante La Niña, ocurre lo contrario; ambas temporadas son más húmedas, y se presentan menos tormentas tropicales.
§  Mientras para Colombia el fenómeno El Niño se manifiesta con un déficit de lluvias,
contrariamente en Perú y Bolivia lo hace con lluvias torrenciales.
§  Aunque las frecuentes inundaciones o sequías que disminuyen la oferta del recurso hídrico,especialmente en época de El Niño y de La Niña, en su orden, son la amenaza
directa asociada al cambio climático, también El Niño y La Niña son los
fenómenos de mayor variabilidad climática interanual de la zona tropical, con
influencia directa en la ocurrencia de eventos climáticos extremos de
temperatura y de precipitación.
.
Eventos climáticos extremos
§  Aunque el desarrollo del fenómeno meteorológico del ENSO conocido como El Niño/La Niña es de carácter cíclico y comportamiento errático, a largo plazo la fuerza de este fenómeno puede cambiar, intensificándose como consecuencia del calentamiento global para generar eventos climáticos extremos como inundaciones o sequías en diferentes regiones del planeta.
En el caso colombiano, al observar las dos últimas Niñas 2007/8 y 2010/11, pese a
su condición intrínseca similar y calificación de sus niveles como eventos
moderados, los efectos dejan ver una dinámica creciente del calentamiento
global que anuncia consecuencias cada vez más intensas, tal cual lo advertimos
en la segunda Niña al observar la Sabana de Bogotá convertida en una “Venecia”
y la lista de 30 municipios colombianos como Gramalote, que afectados por las
olas invernales requieren reasentamiento, 20 de ellos fuera de su jurisdicción.
Luego de las inundaciones de las dos niñas citadas, en especial las del 2010/11, en
las regiones Andina y del Caribe se ha presentado un período de déficit de
agua, comparable a la crisis causada por los Niños de los años 1997/98 y 1991/92,
reconocidos hasta entonces como los fenómenos océano-atmosféricos más fuertes
de la historia del territorio nacional.
Finalmente, El Niño 2015/16 que ha sido calificado de fuerte no “moderado”, se ha ubicado entre los 4 más fuertes a partir de 1950, con los eventos de los años 1972/73,
198/83 y 1997/98.
El bajo nivel de los ríos, el desabastecimiento de agua, el incremento de los
incendios forestales, las heladas en el altiplano Cundi-Boyacence y los
desastres hidrogeológicos, son hechos reales cada vez más frecuentes, que ponen
en evidencia una alta vulnerabilidad socioambiental al Cambio Climático, consecuencia de un modelo de desarrollo conflictivo, no sustentable.
.
Sol y cambio climático

Imagen, Campo magnético de la Tierra frente al viento solar, en: sohowww.nascom.nasa.gov  y Pérdida de energía de la energía radiante,
en: fvsa.org.ar
.
§  Aunque astrónomos y geofísicos soportados en correlaciones, pueden afirmar que cuando el Sol está tranquilo la Tierra permanece fría, aún no sabemos el porqué de los cambios de la actividad del Sol.
§  Hubo una “pequeña glaciación” asociada a un periodo frío ocurrido entre 1550 y 1850, en el que se presentaron tres picos fríos (1650, 1770 y 1850); esta pequeña edad del hielo coincidió con un período de baja actividad en las manchas solares.
§  Entre 1979 y 2010 el área de  los glaciares del Complejo Volcánico Ruiz-Tolima pasó de
32 o 29 a 12 o 10 kilómetros cuadrados.
§  Pero cuando se funda Manizales (1849), como consecuencia del último pico de esa pequeña glaciación, según Antonio Flórez (2002) e Ideam-Unal (1997), los hielos del
PNNN sumaron cerca de 93 kilómetros cuadrados, 10% sobre el Cisne y el Quindío.
§  Aunque solo podemos afirmar que la Constante de radiación solar, no es tan “constante”, de conformidad con los modelos heliofísicos es el magnetismo de la atmósfera solar quien influye en la luminosidad del Sol, y por lo tanto en los cambios en radiación solar.
.
Efecto de invernadero
§  El efecto invernadero es causado por gases como el metano y dióxido de carbono, que se encuentran en la atmósfera. Estos y otros gases que permiten la vida en la
Tierra, atrapan parte del calor del Sol que se refleja por el planeta. El calor
atrapado por la atmósfera, mantiene la temperatura media global en +15º
Celsius; si se incrementa ese valor hasta 18º C, se causan fenómenos nocivos.
§  En amarillo se muestra el efecto sobre la luz solar incidente; y en rojo, sobre la radiación infrarroja reflejada. Al cambiar la frecuencia de la radiación y no poder escapar, se genera el efecto de invernadero.
§  El dióxido de carbono (CO2) es el gas de efecto invernadero que más contribuye al
calentamiento global del planeta. Su concentración atmosférica ha aumentado de
forma considerable a partir de la revolución industrial, por el uso de
combustibles fósiles. Una de las opciones para reducir las emisiones del CO2,
es empleando tecnologías para almacenarlo en el subsuelo previa captura y
licuación del carbono en las plantas industriales, y mediante el secuestro de
carbono presente en la atmósfera recurriendo a procesos naturales como el
crecimiento de bosques para eliminarlo de la circulación.
§  La captura de gases de invernadero por la vía natural o de los bosques, puede emplearse en Colombia, desarrollando campañas orientadas al conocimiento de la normatividad sobre legalidad forestal y de sensibilización sobre la importancia de la
cobertura forestal; que estén soportadas en políticas públicas para enfrentar
esta problemática como una estrategia de adaptación al cambio climático.
§  Para dicha adaptación, se deben implementar planes y programas de ordenamiento de cuencas que incluyan el establecimiento de corredores de conectividad biológica y la
implementación de modelos agroforestales y silvopastoriles, como estrategias
para resolver los conflictos entre uso y aptitud del suelo.
.
Emisiones
§  Según el quinto Reporte de Emisiones presentado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (2014), se necesita limitar el calentamiento a 2 °C, reduciendo las emisiones de efecto de invernadero al 2050, entre un 40% y 70%
de los niveles de 2010.
§  Varios expertos en temas climáticos lanzaron alertas señalando que el acuerdo de la cumbre COP 21, es inconsistente con el objetivo de evitar que la temperatura del planeta no supere los 1,5º C. Para lograrlo, la economía mundial debería estar
descarbonizada en 2050 y las emisiones deberían disminuir al menos un 70 % en
2050, respecto a los niveles de 2010.
§  Ahora, en razón al calentamiento global, sólo tenemos 40 años para explotar nuestro carbón. Para no exceder el límite de 2°C antes del 2050, a nivel mundial habrá que reducir: el 80% del carbón, la mitad del gas y un tercio del petróleo que se destina
como combustible. Pero el carbón colombiano por ser de alta calidad, tendría
uso preferencial para industrias de alto consumo energético: es un carbón duro,
de alto poder calorífico y bajo contenido de azufre.
§  A pesar de los esfuerzos que históricamente se han hecho desde el Estado colombiano para combatir el delito de la ilegalidad forestal y la preocupante pérdida de los
bosques naturales, dos flagelos que podrían acabar con los recursos forestales
del país en cien años, se requiere avanzar en el desarrollo de una cultura
forestal, del suelo y del agua, que abarque a todos los miembros de la cadena
forestal, e incluso a los consumidores finales.
.
La minería

Imagen: Efectos de la minería ilegal, en eltiempo.com
 .
§  Colombia, con 56 toneladas de oro por año, ocupa el puesto decimocuarto a nivel mundial.
§  Pero el 80% del oro del país proviene de la minería ilegal, seguida de dos grandes empresas que controlan el 12% de la producción: la Mineros conformada por Colpatria, la Corporación Financiera Colombiana y otros socios menores, y la canadiense Gran Colombia Gold.
§  La gravedad de la minería ilegal, es su alto costo ambiental, basta examinar los procesos de deforestación en el Amazonas y el Chocó, los intentos de arrasar santuarios como el páramo Santurbán y el Valle de Cocora, o la criminal degradación del paisaje en el Bajo Cauca con la destrucción del humus y las charcas de mercurio
y cianuro.
§  Además de la deforestación y destrucción de ecosistemas estratégicos, es la responsable del vertimiento de 200 toneladas anuales de mercurio, 100 de ellas en Antioquia.
§  En la Depresión Momposina, donde el Cauca desagua al Magdalena, convergen las aguas de la Región Andina con los vertimientos del 75% de los colombianos, portando los residuos de sus aguas servidas contaminadas con el mercurio de 1200 minas de
aluvión.
.
Cambio climático: donde y cuanto

Imagen: Pronóstico global de incremento de la temperatura para el cambio climático, en: apod.nasa.gov y Reservas medidas de Carbón en Millones de Toneladas MT. UPME
 .
§  Al subir la temperatura del planeta este siglo, entre 1,8º y 4º C de acuerdo a las
características que presenten diferentes zonas, como consecuencia de la fusión
de los glaciares también se incrementará el nivel medio de los océanos entre 18
y 59 centímetros dependiendo la cuantía de la gravimetría de cada lugar. Las
cuantías esperadas para Colombia son del orden de +3º C en la Región Andina y
de +4º C en nuestras regiones costeras y de la Orinoquia y la Amazonía; además
de un incremento alto del nivel del mar en el Caribe. Cada variación en 1ºC en
el régimen de temperatura media, altera la base climática de los ecosistemas en
170 metros de altitud.
§  Con el cambio climático, y los consecuentes fenómenos climáticos extremos, arreciará la erosión del suelo en la Región Andina, dado el descontrol hídrico y
pluviométrico consecuencia de su alto nivel de deforestación, y con ella los
procesos de sedimentación fluvial. Al respecto, el sistema hídrico colombiano
transporta anualmente 300 millones de toneladas de sedimentos en suspensión, de
las cuales el río Magdalena aporta 138 millones, el Meta con 44 millones, el
Guaviare con 28 millones, y el Patía con 19 millones. (IDEAM -SIAC, 2001).
§  Los economistas estiman que mientras el costo de mitigar los efectos del cambio climático es
del uno por ciento del PIB mundial, de no hacerlo se produciría una recesión de
hasta el veinte por ciento del PIB mundial.
 .
Epilogo
De cara al posconflicto, Colombia deberá reformar la carta definiendo el agua como
un patrimonio y como tal, como un bien común que debe ser  objeto de aprovechamientos responsables, y no como un recurso, tal cual lo son el oro y el petróleo entre otras mercancías que pueden ser objeto de explotación.
En la Ecorregión Cafetera, se deberán emprender políticas públicas para darle
coherencia a las acciones ambientales y sociales del PCC, incluyendo el tema
del calentamiento global.
Si al examinar las rentas de Antioquia se observa que frente al sector
hidroenergético, los textiles solo representan centavos, habrá que prevenir los
enclaves económicos: llama la atención que dos municipios con NBI superiores al
30% en 2012, como Marmato y Norcasia, sean también los de mayor PIB percápita
en Caldas.
El sector agropecuario, deberá replantear el modelo agroindustrial cafetero desde
la perspectiva ecológica implantando la agroforestería, y el ganadero las
practicas silvopastoriles para corregir el uso conflictivo del suelo.
Los actuales planes de desarrollo, deberán implementar las políticas de ciencia y
tecnología previstas imbricadas con la cultura para resolver la brecha de
productividad, que sume en la pobreza los medios rurales de Colombia
§  Desarrollar dichas políticas públicas ambientales, y hacer de la civilidad el valor supremo de la cultura urbana en Colombia, será fundamental no solo para enfrentar con éxito la problemática del riesgo y del cambio climático, sino también para soportar la sostenibilidad en la responsabilidad social y ambiental.
Fuentes bibliográficas
§  Acciones frente al clima y el “desarrollo”. Duque Escobar, Gonzalo (2013) La Patria. http://www.bdigital.unal.edu.co/9385/
§  Agua, ordenamiento territorial y desastres: http://www.bdigital.unal.edu.co/5487/
§  Asuntos del clima andino en Colombia / Duque Escobar, Gonzalo (2012) , en:https://godues.wordpress.com/2011/11/08/asuntos-del-clima-andino-en-colombia/
§  Carbón andino colombiano https://godues.wordpress.com/2015/01/05/
§  Ciencia, tecnología y ruralidad en el POT de Caldas. CROT de Caldas. http://www.bdigital.unal.edu.co/9875/
§  Nuestro frágil patrimonio hídrico. Duque Escobar, Gonzalo (2015). La Patria.  https://godues.wordpress.com/2015/10/12/nuestro-fragil-patrimonio-hidrico/
§  Planeación preventiva y cultura de adaptación ambiental, en:http://bdigital.unal.edu.co/3458/1/gonzaloduqueescobar.201122.pdf
§  Temas hidrogeológicos y ambientales afines. Gonzalo Duque-Escobar. Recopilación en: https://godues.wordpress.com/2014/05/16/temas-hidrogeologicos-y-ambientales-afines/
§  Sol, clima y calentamiento global, en:  http://www.bdigital.unal.edu.co/39782/1/gonzaloduqueescobar.201430.pdf
 –
LAS AMENAZAS NATURALES EN COLOMBIA *
 .
El medio ambiente incorpora dos dimensiones: la cultura y el medio ecosistémico.
Por lo tanto: dado que el medio ambiente relaciona dos sistemas altamente complejos, como lo son el sistema social y el sistema natural, en la relación Sociedad y Naturaleza, la surge la problemática de los desastres naturales que aparece en la interface de los procesos sociales, económicos y culturales, con la atmósfera, la biosfera, la hidrosfera, la litosfera y la antroposfera.
Desde esta perspectiva, la información relativa a las amenazas naturales y antrópicas, resulta de vital importancia para la gestión del riesgo, mediante políticas, programas y acciones de prevención y mitigación de los desastres.
En Colombia, donde el 86% de la población se encuentra en zonas de nivel de amenaza sísmica apreciable, posiblemente, el escenario de mayor riesgo sísmico es Bogotá. Además, Colombia posee tres segmentos volcánicos, donde se localizan cerca de 15 volcanes activos que requieren acciones estructurales de Ordenamiento
Territorial y Vigilancia Volcánica.
Mientras la mayor amenaza volcánica de Colombia es el Cerro Machín, el mayor riesgo volcánico se asocia al Volcán Galeras.
Por el
Cambio Climático, para
Colombia se prevé un calentamiento de 2°C en la zona andina montañosa, y de 3°C en las
regiones planas costeras, insulares y del oriente, fenómeno que modificará
las zonas de vida variando su altitud entre 300 y 500 m, con graves
consecuencias sobre el patrimonio hídrico, la aptitud de los suelos y
varios ecosistemas. Adicionalmente, se incrementarán las tasas de erosión
marina en los medios costeros.
Las regiones más deforestadas de
Colombia: la Andina, la del Caribe y la Orinoquía, con la mayor frecuencia e
intensidad de los fenómenos
hidrogeológicos extremos, consecuencia del Calentamiento Global, estarán en
mayor riesgo por las inundaciones
lentas y relativamente periódicas de las planicies deprimidas o zonas de
ciénaga, y por las inundaciones súbitas y de incierta ocurrencia,
causadas por avenidas de ríos o por eventos indirectos.
Veamos entonces los determinantes del Riesgo local y del Riesgo de cúmulo, y
las zonas con Alto  nivel de Amenaza,
para las diferentes amenazas naturales, en Colombia.
 .
 
  Frecuencia, daño y extensión de
algunas amenazas

Fenómenos de las amenazas
Frecuencia por siglo
Siniestralidad esperada
Área afectada
Terremotos Fuertes (I>VII)
300
20%-50%
500 km2
Flujo de Lava Volcánica
10-100 veces
20%-100%
1-10 km2
Cenizas Volcánicas 
1-5 veces
2

 

Flujo Piroclástico 
1-5 veces
70%-100%
1-10 km2
Flujo de lodo Volcánico 
1-10 veces
50%-100%
10-100 km2
Erupción Lateral o Blast
1-3 veces
70%-100%
2

 

Gases volcánicos
1-5 veces
1%
2

 

Inundaciones súbitas
50-500
50% a 100%
1-10 km2
Inundaciones lentas
200-4000
10%-50%
10-100 km2
Deslizamientos de tierra o roca
500-10000
50%-100%
1 a 5 km2
Huracanes Fuertes Grado 3 a 5.
100-500
20%-50%
2

 

La Niña (T
1-8

 

2

 

El Niño (T>+1,5ºC)
1-12

 

2

 

Incendios forestales

 

50%-70%
2

 

.

 

 

 .
 
Fenómeno
Posible control
Riesgo local o específico
Riesgo total o de cúmulo
Terremotos Fuertes (I>VII)
No
Reducido (4)
Moderado (3)
Flujo de Lava Volcánica
Si
Agravado (1)
Bajo (5)
Cenizas Volcánicas 
No
Reducido (4)
Bajo (5)
Flujo Piroclástico 
No
Reducido (4)
Moderado (3)
Flujo de lodo Volcánico 
Duda
Mediano (2)
Reducido (4)
Erupción Lateral o Blast
No
Muy Bajo (6)
Agravado (1)
Gases volcánicos
Duda
Reducido (4)
Bajo (5)
Inundaciones súbitas
Duda
Agravado (1)
Bajo (5)
Inundaciones lentas
Duda
Mediano (2)
Reducido (4)
Deslizamientos de tierra o roca
Si
Mediano (2)
Reducido (4)
Huracanes Fuertes Grado 3 a 5.
No
Reducido (4)
Bajo (5)
La Niña (T
No
Agravado (1)
Reducido (4)
El Niño (T>+1,5ºC)
No
Agravado (1)
Reducido (4)
Incendios forestales
Duda
Mediano (2)
Mediano (2)
Cuadro A: Riesgo específico y de Cúmulo para las amenazas naturales
¿Dónde y cómo?
.
Nivel de Amenaza
Nivel Alto
Nivel Medio a Bajo
Terremotos Fuertes (I>VII)
Costa Pacífica, Eje
Cafetero, Santanderes, Cauca, Valle, Margen Llanero, Atrato
Antioquia,
Cundinamarca, Tolima, Huila, Boyacá
Flujo de Lava Volcánica
Nariño, Huila, Eje
Cafetero, Cauca
Cenizas Volcánicas 
Nariño, Huila, Eje
Cafetero, Tolima, Cauca
Cundinamarca, Boyacá,
Antioquia
Flujo Piroclástico 
Nariño, Huila, Eje
Cafetero, Cauca, Tolima
Flujo de lodo Volcánico 
Huila, Tolima, Caldas,
Risaralda, Nariño,
Cauca, Valle, Quindío.
Erupción Lateral o Blast
Huila,
Tolima, Caldas, Cauca, Nariño, Huila, Tolima, Valle, Quindío
Gases volcánicos
Tolima, Nariño, Cauca,
Huila, Eje Cafetero
Nivel de Amenaza
Nivel Alto
Nivel Medio a Bajo
Inundaciones súbitas
Todos los Departamentos
Andinos
Inundaciones lentas
Chocó,  Cundinamarca, Antioquia, Santander, Nariño
Eje Cafetero,
Tolima,  Valle, Santanderes, Huila,
Cauca, Nariño, Boyacá
Deslizamientos de tierra o roca
Todos los Departamentos
Andinos
Huracanes Fuertes Grado 3 a 5.
Santanderes, Boyacá,
Antioquia, Chocó
Eje Cafetero, Tolima,
Valle
La Niña (T
Todos los Departamentos
Andinos
El Niño (T>+1,5ºC)
Todos los Departamentos
Andinos
Incendios forestales
Santanderes, Cauca,
Cundinamarca, Boyacá, Huila, Nariño, Valle, Tolima, Eje Cafetero
Cuadro B: Geografía de las amenazas naturales en Colombia
.

Fuentes complementarias

 

Aspectos geofísicos de los Andes de Colombia. http://www.bdigital.unal.edu.co/1580/
manual de geología para ingenieros http://www.bdigital.unal.edu.co/1572
.
.
.
AMENAZA
SÍSMICA EN EL EJE CAFETERO

.
Imágenes: Mapa no oficial de Amenaza Sísmica para Colombia según Carlos A. Vargas, en UN Periódico (2011), y Espectros de la Microzonificación Sísmica para Manizales, del SIMOC (2002).
.
Resumen: El Eje Cafetero, está ubicado en el centro occidente de Colombia, sobre una
provincia sismo-tectónica donde los terremotos de 1938, 1961-62, 1979 (2) y
1995 (2) ponen en evidencia una fuente sísmica generadora eventos fuertes
dobles cada dos o tres décadas, generadores de sismos de magnitud cercana a 7
grados provenientes de la zona de subducción; pero también, además de lo que
ocurre en Magdalena Centro (1805) y Huila (1967), las fallas del sistema
Cauca-Romeral son otra fuente que merece mayor consideración, dadas las
devastadoras consecuencias de sismos superficiales y de magnitud 6, pero de
mayor intensidad como los de Popayán 1983 y Quindío 1999.
.
En Colombia los sismos son frecuentes en la región del Pacífico y Andina,
eventuales en la del Caribe y escasos en la Orinoquía y la Amazonía. Casi toda
la población del país habita zonas del alto y moderado riesgo sísmico. Y
los sismos intraplaca son someros e intensos en la región del Pacífico y
profundos y menos leves sobre la Región Andina.
Hay singularidades en Riosucio (Chocó) y en la región de Bucaramanga, como también fallas de gran actividad en la joven cordillera Oriental y en otras regiones
del país, según lo visto atrás. La falla Atrato afecta a los departamentos del
Valle del Cauca, Chocó y Antioquia. La falla de Romeral atraviesa los departamentos
de Nariño, Cauca, Tolima, Quindío, Risaralda, Caldas, Antioquia, Córdoba, Sucre, Bolívar y Magdalena.
La falla del Cauca recorre los departamentos de Nariño y Cauca. La falla de
Palestina cruza los departamentos de Tolima, Caldas, Antioquia y Bolívar. La
falla de Santa Marta-Bucaramanga afecta a los departamentos de Cundinamarca,
Boyacá, santanderes, Cesar y Magdalena. La falla Guaicaramo cruza los
departamentos del Meta, Cundinamarca, Boyacá y Arauca. También se han
registrado sismos en Puerto Carreño, Putumayo y San Andrés.
El Eje Cafetero está localizado en una de las zonas de alto riesgo sísmico de
Colombia. Los sismos de 1938, 1961-62, 1979 y 1985 ponen en evidencia una
fuente sísmica de importancia, generadora de sismos de magnitud cercana a 7
grados e intensidades de VII, la que por la profundidad (70 a 100 km.) y
posición de los focos (basamento de la Cordillera Occidental) se ha relacionado
con la zona de subducción de la Placa de Nazca (Pacífico). Las aceleraciones
registradas, han alcanzado valores del 11% de la gravedad.
Pero las fallas del sistema Cauca-Romeral y las que delimitan la fosa tectónica del
Magdalena son dos fuentes sísmicas que merecen consideración en esta poblada
región. Los terremotos superficiales de Popayán 1983 y Quindío 1999, con
magnitud 6 e intensidad VIII, anuncian una segunda fuente sísmica de
implicaciones diferentes. Las aceleraciones en los depósitos mal consolidados,
han alcanzado aceleraciones hasta 5 veces superiores a las registradas en los
sismos profundos, aunque en intervalos de tiempo muy pequeños.
Esta temática ha sido uno de los principales objetivos de técnicos y científicos que
laboran en el Programa de la Red Sísmica del Eje Cafetero y el Tolima, para
poder llegar a lo que se conoce como respuesta sísmica. Es importante señalar
que las tres ciudades capitales de la conurbación cafetera, están sobre
potentes abanicos asociados a depósitos fluviotorrenciales de origen volcánico,
asociados a los ríos Chinchiná, Otún y Quindío. El de Manizales anuncia
levantamiento desde el terciario tardío hasta el holoceno. La formación
Manizales con sus depósitos fluviotorrenciales a la altura de Chipre y Villa
Kempis, anuncia el levantamiento respecto a Villamaría y Morrogacho.
Las características sismotectónicas de la región apenas empiezan a conocerse y el
catálogo de información sísmica se remonta apenas a algunas décadas,
manteniendo lagunas, imprecisiones e inconsistencias. No se sabe aún como se
atenúa la intensidad en función de la magnitud y distancia focal del sismo y a
lo sumo podríamos suponer que la actividad sísmica del futuro tendrá alguna
semejanza con la del pasado. Aún deberá caracterizarse mejor las fuentes
sismotectónicas identificadas y conocer otras que puedan provocar sismos
destructores aunque locales.
Como no es posible aún, predecir los fenómenos sísmicos de un modo determinista se ha recurrido a modelos probabilísticos para elaborar pronósticos, cuya eficacia
depende de la validez, cantidad, calidad y extensión de los datos que alimentan
el modelo. Pero dada la limitación en nuestras bases de datos, se ha buscado
representar la historia sísmica con la recurrencia de las magnitudes generadas
por las diferentes sismo-fuentes, asumiendo su localización y unas determinadas
leyes de atenuación de intensidad, donde las variables se modelan con
características aleatorias dada la incertidumbre de los registros y del
fenómeno en sí (modelo estadístico bayesiano).
Se parte del presupuesto de que la intensidad es la variable más determinante en
los daños sísmicos y que la calibración de los resultados finales y
consistencia entre tasas de excedencia de magnitudes e historia sísmica se
obtiene con el catálogo sísmico del lugar.
Ciertamente la incertidumbre e imprecisión inherentes a un tratamiento estadístico, no resultan aceptables al evaluar el impacto sobre el total de pérdidas que pueden tener las obras de infraestructura comunitaria, razón por la cual cada caso (cada
línea vital o cada centro de servicio) debe ser tratado particularmente. La
vulnerabilidad física de una estructura se describe en términos de la
aceleración basal, el período fundamental de vibración de la estructura y la
función de daños.
.
Anotaciones al Riesgo Sísmico
En el Riesgo se conjugan dos factores: la Amenaza y la Vulnerabilidad. Aunque sabemos que en el tiempo, a escala humana la Amenaza sísmica permanece como un
variante, la Vulnerabilidad cambia, y con ella el Riesgo sísmico; éste que
crece cuando los escenarios vulnerables lo hacen, también se puede reducir si
se implementan gestiones integrales para acometer su mitigación.
Ahora, si en la región y el país se han dado avances significativos en lo técnico y en
lo administrativo, como la institucionalidad alcanzada con el desarrollo de un
Sistema Nacional, la incorporación del Riesgo en la Ley Orgánica de
Ordenamiento Territorial y la expedición de normas sismo resistentes con el
NSR-10, que ya permiten incorporar el bahareque, aún falta mucho por
hacer en la dimensión socio-ambiental. Veamos estas tres anotaciones sobre la
materia, para el Eje Cafetero:
En cuanto a la Amenaza, el Eje Cafetero se ubica al norte de una provincia
sismo tectónicamente homogénea, ubicada entre la fosa del Pacífico Colombiano y
la Cordillera Central de los Andes más septentrionales de América, un
territorio sísmicamente activo, que parte del Macizo Colombiano y llega hasta
las Montañas de Antioquia, donde transcurren de Sur a norte los Sistemas de
Fallas de Romeral y del Cauca-Patía.
La Falla Cauca y sector central de la de Romeral, desde Cartago a Puerto Valdivia,
delimitan una graben comprimido o depresión estructural, entre las dos
cordilleras; allí, al observar las trazas de la Falla de Romeral con una
distribución alineada de cuerpos ígneos afines a la corteza oceánica en su
contorno, se prevé que profundice la corteza.
Según la investigación del potencial geotérmico del Ruiz hecha por la Central
Hidroeléctrica de Caldas (CHEC, 1985) y la Geología de Manizales y sus
alrededores estudiada por José Luis Naranjo y Carlos Borrero de la Universidad
de Caldas, un esquema de los rasgos estructurales de la región señala las
fallas o lineamientos inferidos, cuya verificación en varios casos se ha venido
haciendo por investigadores del Observatorio Vulcanológico y Sismológico del
Ingeominas, establecido en Manizales desde 1985.
Y respecto a la Vulnerabilidad, como desafíos de importancia se puede añadir que,
aunque conocemos las fuentes sísmicas, para abordar la gestión integral
del riesgo a nivel del Eje Cafetero, además del estudio y valoración espacio
temporal de la amenaza, está de por medio el conocimiento y desarrollo de
instrumentos para la gestión del hábitat y manejo de la dimensión
socioambiental.
En lo urbano, esta compleja dimensión pasa por la presión de las frágiles laderas
del escarpado territorio, en especial en los ambientes periurbanos de
Manizales, y por el control urbano sobre todo en las zonas deprimidas de los
centros urbanos de las áreas metropolitanas en rápida expansión, caso
Pereira-Dosquebradas, donde las múltiples actividades comerciales mixtas e informalidad, sumada a la alteración estructural de los viejos inmuebles de mampostería no reforzada y de bahareque para su adecuación y expansión recurriendo a prácticas inadecuadas, hacen el escenario un cúmulo de potenciales escombros, ya por la amenaza de las sacudidas, ya por la de la propagación de los incendios.
En los medios rurales, donde la deforestación y potrerización relacionadas con
usos conflictivos del suelo, afectan severamente el territorio, y con él las
comunidades asentadas en condición vulnerable, además de las vías de
comunicación, líneas vitales e infraestructura de conectividad, como elementos
expuestos a la amenaza por flujos torrenciales causados por deslizamientos en
caso de sismo.
Y finalmente, sobre los actores en la escena: Además de los aportes
fundamentales del Geofísico Jesús Emilio Ramírez S.J., con aportes como el de
Proyecto Nariño (1973) y la Historia de los terremotos en Colombia (1969), de
la permanente labor por décadas de monitoreo a cargo del OVS de Manizales, y de
los estudios a nivel regional de Hans Meyer y su equipo de trabajo desde el
Observatorio Sismológico del Sur Occidente Colombiano OSSO, en el Eje Cafetero
también merecen mención los siguientes trabajos, entre otros:

Desde la U.N. en Manizales los del Idea liderados por el Profesor Omar Darío
Cardona, donde además de actividades fundamentales como la Microzonificación
Sísmica de Manizales (SIMOC 2002), se avanza con el concurso de los profesores
de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura en la instrumentación y el estudio
detallado de la amenaza para Manizales; y desde la Sede Bogotá el valioso
aporte de Carlos A. Vargas con la propuesta de Caldas Tear (2011), donde se
modifican el modelo geotectónico y la amenaza sísmica en el centro del país.

También en Pereira, los trabajos de Anna Campos y sus compañeros y
colaboradores haciendo lo propio en el 2000, para obtener un mapa preliminar de
riesgos del área urbana y otras investigaciones para valorar los efectos de
sitio en el A.M. de Pereira; y finalmente en Armenia, la labor continuada y
reconocida de los Profesores de la Universidad del Quindío: Hugo Monsalve quien
maneja el Observatorio Sismológico del Eje Cafetero, y Armando Espinosa quien
ha estudiado en detalle la historia sísmica regional.
.
Extracto tomado del Capítulo “Sismos” del Manual de Geología para Ingenieros y ajustado por el autor. Ver en:   http://www.bdigital.unal.edu.co/1572/324/sismos.pdf
Relacionados:
·
Al Bahareque le fue muy bien. Duque Escobar, Gonzalo and Robledo Castillo, Jorge Enrique and Muñoz Robledo, José Fernando (1999), Desde el Eje Cafetero de Colombia, http://www.bdigital.unal.edu.co/1906/1/al-bahareque.pdf
·
Anotaciones sobre el riesgo sísmico en Manizales. Duque Escobar, Gonzalo (2012)  [Objeto de aprendizaje – Teaching Resource] – See more at:  http://www.bdigital.unal.edu.co/5949/1/gonzaloduquescobar.201210.pdf
·
Manual de geología para ingenieros. Duque Escobar, Gonzalo (2003)  Universidad Nacional de Colombia, Manizales.  http://www.bdigital.unal.edu.co/1572/ 
·
Riesgo sísmico: los terremotos. Duque Escobar, Gonzalo (2007) In: III Foro Científico Colrosario 75 años – Área de Matemáticas, Neira. – See more at:  http://www.bdigital.unal.edu.co/1680/1/riesgosismicolosterremotos.pdf
·
Sismo, bahareque y laderas. Duque Escobar, Gonzalo (1999) [ Teaching Resource] – http://www.bdigital.unal.edu.co/48493/1/sismobaharequeladeras.pdf
·
Sismos y volcanes en Colombia. Duque Escobar, Gonzalo (2010) Documento de trabajo. Universidad Nacional de Colombia – Sede Manizales. – See more at:   http://www.bdigital.unal.edu.co/1685/1/gonzaloduqueescobar.201019.pdf
·
Sismos y volcanes en el Eje Cafetero: Caso Manizales. Duque Escobar, Gonzalo (2012) [Objeto de aprendizaje – Teaching Resource] – See more at: http://www.bdigital.unal.edu.co/6544/187/gonzaloduqueescobar.201220.pdf
·
Una política ambiental pública para Manizales, con gestión del riesgo por sismos, volcanes y laderas. Duque Escobar, Gonzalo (2012) Documento de discusión. Manizales, Colombia. – See more at: http://www.bdigital.unal.edu.co/6497/1/gonzaloduqueescobar.201217.pdf
.
.
.
DESAFÍOS DEL COMPLEJO VOLCÁNICO RUIZ-TOLIMA

Imagen Volcanes nevados del Complejo Volcánico Ruiz Tolima, y Cerro Bravo.
Por Gustavo Wilches Cháux, en:  http://wilchesviajerofrecuente.blogspot.com/
.
Introducción
Hoy celebramos el día del Medio Ambiente:
La subregión Centro Sur de Caldas, habitada por 500 mil habitantes de cinco
municipios: Chinchiná, Manizales, Neira, Palestina y Villamaría, se ubica sobre
el flanco nor-occidental del segmento volcánico más septentrional de la
Cordillera Central de los Andes colombianos, donde aparecen los volcanes Cerro
Bravo, Nevado del Ruiz, Nevado de Santa Isabel, Nevado del Tolima y Machín.

Imagen 2- Parque Nacional Natural de los Nevados, PNNN: al norte, Nevado del Ruiz; Al sur, Nevado del Tolima, en el centro, Nevado de Santa Isabel. Fuente, Cambio climático y turismo en Colombia, en: http://www.bdigital.unal.edu.co/1583/
 .
Consciente de la amenaza volcánica para la subregión Centro Sur, asociada a los tres primeros dada su mayor cercanía, y en particular al Cerro Bravo y al Ruiz, la UN ofrece esta actividad como parte de un programa de gestión integral del riesgo, para
invitar a definir con acierto el modelo de ocupación del suelo en dicho territorio.
.
El planeta tierra

Imagen 3- Arriba, la estructura del planeta. Abajo,
Placas Tectónicas, en www.profesorenlinea.cl
.
La Tierra posee un núcleo casi tan caliente como la superficie del Sol, sólido en
su centro y fluido en su periferia.
Por lo anterior, el manto que envuelve el núcleo terrestre está en un movimiento
plástico de corrientes de convección, gracias al cual la corteza muestra sus
dinámicas y en ella los continentes derivan y se transforman.
La corteza externa, fría y delgada, es la piel de la tierra que conforma placas
tectónicas que mutan y que contienen los continentes, quienes cabalgando sobre
los fondos oceánicos se exponen a la atmósfera y erosionan.
En la corteza se diferencian los fondos oceánicos siempre jóvenes con sus
dorsales, y los continentes más antiguos emergidos con sus cordilleras.
.
La danza de los continentes

Imagen 4- En el borde destructivo de las placas tectónicas, el magma que se genera en el plano de Benioff, sube alcanzando las raíces profundas de las cordilleras que se explican por la teoría de la isostasia, hasta la cámara magmática donde se prepara la erupción. Fuente propia.
.
La corteza de la Tierra, se regenera y destruye, conforme se mueve a modo de banda
transportadora, impulsada por las corrientes de convección del manto plástico.
Las rocas de los fondos oceánicos de alto contenido en Fe y Mg son más pesadas y
poseen un punto de fusión alto, por lo que los continentes constituidos de
materiales pétreos ricos en Si y Al, con rocas de bajo punto de fusión, al
resultar más livianos cabalgan las anteriores que las subducen y les permite
permanecer en el tiempo, expuestas a la intemperie, sobre la corteza de la
Tierra.
Las placas tectónicas surgen en las dorsales y se destruyen en las zonas de
subducción, donde regresan al manto para fundirse de nuevo. De ahí que su
antigüedad a lo sumo llegue a 150 millones de años, mientras los continentes
alcanzan edades de miles de millones de años.
En su deriva la corteza arrastra los continentes, forma montañas y volcanes, e
igualmente se deforma y fractura, causando los terremotos, en lugares donde
eventualmente los volcanes también acechan.
 .
Vulcanismo efusivo y explosivo

Imagen 5- Borde constructivo de la corteza (Izq) y borde destructivo de la corteza (Der). En los continentes, el magma básico asciende por mecanismos de fusión y reemplazamiento, lo que le permite contaminarse de fluidos y ganar en contenido de sílice. Fuente propia.
.
Existen sismos en los bordes destructivos de las placas tectónicas, que se relacionan
con la fricción en el Plano de Benioff en el contacto de la Placa Tectónica de
Nazca con la Sudamérica, cuando la primera regresa para fundirse en el manto de
la Tierra, o por tensiones acumuladas del empuje del continente sudamericano
hacia el Pacífico.

Imagen 6- Vulcanismo en zona magmática interplaca.
El ploteo de los focos sísmicos permite inferir el fenómeno de subducción, en
Japón. Tomado de ¿Qué es la Tierra?, Takeuchi, Uyeda y Kanamori. En: Manual de
geología para ingenieros http://www.bdigital.unal.edu.co/1572
.
Dichos sismos Interplaca, típicos de la base de la Cordillera Occidental de Colombia,
con profundidad entre 70 y 100 km, tienen gran energía (magnitud) aunque por
resultar profundos el efecto en superficie (intensidad), es tenue pero extenso:
se sienten en toda Colombia. El mapeo de estos sismos permite inferir el plano
de Benioff y los procesos de generación del magma.
 .
Procesos magmáticos fundamentales

Imagen 7- Procesos magmáticos fundamentales,
en: http://www.bdigital.unal.edu.co/1572
.
El efusivo. Caracterizado por la efusión y derramamiento de lava sobre la
superficie, para formar mesetas y escudos volcánicos.
.
El explosivo. Donde se da el lanzamiento con violencia y a gran presión de magma
pulverizado y fragmentos de roca; como evidencia de éstos, los conos
cineríticos y los estratovolcanes (ej. El Tolima), cuando el mecanismo se
alterna con el anterior.
.
El extrusivo. Proceso que explica domos volcánicos por el estrujamiento de magma
viscoso, sólido o semisólido, que se exprime a la superficie. Estos edificios
volcánicos no poseen cráter (ej. el otero de Sancancio).
.
El intrusivo. Cuando el magma penetra los pisos del subsuelo para solidificarse en
el interior de la corteza y por debajo de la superficie, quedando depósitos en
forma mantos, diques, etc.
 .
Mecanismos eruptivos

Imagen 8- Modelos eruptivos estático (Izq) y dinámico (Der). Epimagma, Piromagma e Hipomagma, son zonas que definen entre A y B una región en la que el magma se desgasifica y transforma en una espuma de lava, cuya evidencia es la piedra pómez. En:  http://www.bdigital.unal.edu.co/1572
.
Modelo Estático:
Característico de volcanes con prolongados procesos de calma volcánica. Inicialmente (A) es la frontera que separa la lava (por arriba) del magma (por abajo); pero puede despresurizarse la cámara magmática trasladándose hacia abajo dicha frontera hasta (B); entre (A) y (B) la nueva porción de magma se desgasifica, y cayendo la presión se forman burbujas, porque entre A y B los volátiles pasan de la
fase líquida a la gaseosa; luego, las burbujas fruto de la desgasificación, por
menos densas y ayudadas por movimientos convectivos, ascienden hasta la espuma
que está por encima de (B) para nutrirla, hasta cuando su colapso produzca la
erupción.
.
Modelo Dinámico:
Típico de volcanes con actividad eruptiva frecuente o magmas fluidos. Suponga un conducto profundo y a través suyo, una porción de magma en ascenso (imagen derecha); cuando el magma alcanza el nivel (A) se forman burbujas porque la presión de gas iguala a la presión confinante. (A) es la zona de nucleación; luego entre
(A) y (B) las burbujas, ganan energía potencial de deformación, pues no podrán
ganar volumen por la viscosidad del fundido, aunque la presión vaya
disminuyendo durante su ascenso. Pero a partir de B, las burbujas explotan
produciéndose la erupción.
.
Estructura general de un volcán

Imagen 9- El Volcán: 1. Edificio volcánico, 2.
basamento, 3. cráter principal, 4. cráter secundario, 5. chimenea principal, 6.
respiradero, 7. cámara magmática, 8. derrames lávicos, 9. capas de piroclastos,
11.cúpula extrusiva. Imagen adaptada de Geología Estructural, V. Belousov,
en http://www.bdigital.unal.edu.co/1572 .
.
El
Ruiz presenta dos cráteres secundarios, la Piraña y la Olleta, cuyas edades
podrían ser de cien mil años, dos estructuras adventicias alineadas con el
cráter Arenas y ubicadas a 4 km por ambos costados, anunciando una falla que
corta la falla Palestina, rasgo estructural principal sobre la cual se ha dado
el vulcanismo del complejo Volcánico.
La
presencia de domos volcánicos con edades del orden de los 150 mil años y
dispuestos en forma areal entre Cerro Bravo y el Ruiz, (Santana p. e.) parece
anunciar un fracturamiento bidimensional del basamento (Stock de Manizales);
también, el alineamiento de domos volcánicos al este de Sancancio, se
correlaciona con la falla Villa María-Termales del Ruiz, sobre la cual aparece
el volcán Tesorito.
 .
Fenómenos volcánicos
Columnas
eruptivas, flujos, oleadas y erupciones laterales dirigidas: son eventos cuyas
características varían en función del coeficiente explosivo de volcanes,
asociado a la naturaleza de los magmas.

 

Imagen 10- Columnas eruptivas: Izquierda columnas
verticales y de colapso, en http://www.insugeo.org.ar Derecha
colapsos de columnas y blast (c), en http://accessscience.com/
.

Imagen 11- Erupciones plinianas y subplinianas.
Fuente: http://www.bdigital.unal.edu.co/1572 tomado de
Booth y Fitch, La inestable Tierra.
.
Los
flujos piroclásticos, dada su elevada temperatura y carga en suspensión, pueden
producir asfixia, enterramiento, incineración, abrasión con chorros de arena, y
trituración por impacto físico.
Las
zonas más amenazadas suelen ser las laderas y vaguadas profundas en las
proximidades del volcán. Esto explica el riesgo sobre los primeros 10 km en el
entorno de un cráter, y a mayor distancia para volcanes de mayor coeficiente
explosivo, donde la columna eruptiva suele colapsar.
.
Formación de una Caldera

Imagen 12- Por el vaciado una cámara magmática
superficial (arriba), se dan el vacío inferior y el crecimiento en peso del
edificio volcánico; así, a la erupción pliniana le sucede el paroxismo volcano-tectónico,
que explica la caldera (abajo). Tomado de
Booth y Fitch, La inestable Tierra.Fuente:  http://www.bdigital.unal.edu.co/1572
.
Las
Calderas son por lo tanto grandes depresiones circulares u ovaladas; a
diferencia del cráter, el diámetro supera su profundidad; es un elemento
destructivo del relieve; los hay de cuatro tipos:

De colapso. Llamada estructura vulcanotectónica, si es el resultado del
hundimiento a partir de un importante vaciado de una cámara magmática
superficial y el consecuente aumento en tamaño y peso del edificio, con lo cual
el colapso es inminente, ejemplo, Cerro Bravo.

Explosivas. Cuando la pérdida del edificio, y en su sustitución la formación de
una depresión, se explica por un paroxismo tras el cual los fragmentos de la
estructura se han disipado con violencia, ejemplo, el Machín.

De Erosión. En donde los procesos erosivos son los responsables de la
destrucción y pérdida de la acumulación.

De impacto. Depresiones ocasionadas sobre la superficie por la caída impetuosa
de meteoros con gran energía. Posteriormente puede surgir una erupción como
evento secundario.
.
Órdenes de las amenazas
Una
lluvia puede generar un deslizamiento, y éste un flujo de lodo. El orden de las
amenazas permite establecer la secuencia de los eventos, y según éste,
normalmente suelen darse los fenómenos con un nivel de precedencia que responde
a esta clasificación:
·
Primer orden: sismos, huracanes, volcanes y lluvias.
·
Segundo orden: deslizamientos, maremotos, inundaciones.
·
Tercer orden: aludes y avalanchas.
Tabla
1. Las erupciones volcánicas aunque de moderada frecuencia, suelen presentar
diferentes eventos de alta siniestralidad:
Orden:
Muy alta
…. alta
…moderada
…. baja
Siniestralidad:
Meteoritos
Erupciones
Sismos
Inundaciones
Frecuencia:
Inundaciones
Sismos
Erupciones
Meteoritos
Tabla
2- Magnitudes de la Amenaza y del Desastre, en caso de erupciones volcánicas
Volcán y año
Volumen km3
Volcán y año
Muertes
Tambora , 1915
100
Tambora ,1915
56000
Cosiguina ,1935
25
Krakatoa ,1883
36400
Krakatoa ,1883
18
M. Pele, 1902
30000
M. Katmal,1912
16
V.N. del Ruiz,
1985
23000
Paricutín,1943
12
Sta María, 1902
6000
.
Erupciones Volcánicas

Imagen 13- Columnas eruptivas, nubes ardientes y erupción
explosiva de ángulo bajo (blast). Fuentes citadas.
 .
Izquierda:
Volcán Redoubt de Alaska y Volcán Mayón de Filipinas, mostrando una columna
vertical y otra colapsada originando flujos, en: http://es.wikipedia.org
Centro:
nubes ardientes, del V. Pinatubo (1991) en Indonesia, en http://www.coolgeography.co.uk y del V. Monserrat (1997) en
Centro América, en http://www.mnh.si.edu
Derecha:
Blast del V. Santa Helena (1980) y su impacto a unos de 25 km sobre un bosque
de abetos, enhttp://elplanetaextremo.blogspot.com
.

Imagen 14- Erupciones volcánicas: Vulcanismo andino
de tipo explosivo (Izq), y de dorsal o de tipo efusivo en Islandia (Der)
Fuentes citadas.
.
Las
lavas de Islandia y Hawái son fluidas, por lo que ese vulcanismo no es
explosivo como si lo es el vulcanismo andino, tal cual ocurre con el del
complejo volcánico Ruiz – Tolima.
En
la imagen anterior de la Izquierda, arriba y abajo, se ilustra el vulcanismo
explosivo. No toda erupción se acompaña de tormentas eléctricas, fenómeno
asociado a la generación de cargas electrostáticas, muy probables durante erupciones
explosivas.
Al
lado derecho, se muestra el vulcanismo efusivo, propio de los bordes
constructivos de placas tectónicas, con dos imágenes de erupciones en Islandia,
así:
Arriba:
Eldfell, un cono volcánico de unos 200 m de altura que se formó en la erupción
de 1973, generando una crisis que casi provocó la evacuación permanente de la
ciudad de Heimaey.
La
ceniza volcánica llevada por el viento a un costado de la isla, en virtud de su
enorme espesor destruyó cerca de 400 casas, mientras del otro lado del volcán
un flujo de lava avanzó hacia el puerto amenazando su infraestructura y la
flota pesquera, obligando a una operación exitosa de bombeo del agua del mar
que lo refrigeró y pudo detenerlo.
Abajo:
derrame lávico del Surtsey, volcán que se formó inesperadamente a partir de una
erupción volcánica que se inició a 130 m por debajo del nivel del mar, y que
emergió a la superficie el 14 de noviembre de 1963. La erupción duró hasta el 5
de junio de 1967, momento en el que la nueva isla alcanzó su tamaño máximo, de
2,7 km2 (270 ha).
.

Imagen
15- Las cenizas volcánicas: A la derecha, incidencia de la dirección del viento
en la columna eruptiva de un volcán de Islandia y en la del Monte Santa Helena
(1980). A la izquierda, efectos de las cenizas del Puyehue en Chile.
.
En
la erupción del Eyjafjallajökull (2010): el tráfico aéreo sobre el mar entre
Escocia, Noruega, el norte de Suecia, Gran Bretaña y el norte de Finlandia,
resultó limitado, a causa de la ceniza expulsada a la atmósfera, tras la
erupción de este volcán de Islandia.
La
nube de cenizas de la erupción del volcán chileno Puyehue (2011), se extendió a
toda la Patagonia norte, lo que provocó interrupción del tránsito en rutas,
suspensión de clases y actividades. En Buenos Aires y en Villa La Angostura a
30 km del volcán Puyehue, se cerró el aeropuerto.
Ante
la situación el CPE reiteró medidas de prevención, como la utilización de
barbijos o trapos humedecidos para proteger las vías respiratorias, de anteojos
o antiparras para los ojos, evitar lentes de contacto, permanecer a resguardo,
proteger a las mascotas y el alimento que consumen; y de requerirse, donde la
capa de ceniza lo permitía, manejar con precaución.
Igualmente,
hubo afectación en pasturas y fuentes de agua, que generaron efectos a corto y
mediano plazo para el ganado, a mediano y largo plazo para las cosechas y la
vida acuática en lagos y ríos de la zona afectada Alpha
La
dirección de los vientos resulta definitiva para el manejo de una emergencia
volcánica, dado que genera un sesgo espacial que condiciona los planes
operativos a la ubicación precisa del escenario afectado. Para nuestro caso, de
presentarse tormentas eléctricas, se deben tomar las previsiones del caso
teniendo especial cuidado en el diseño de planes de contingencia para mitigar
el impacto en las fuentes abastecedoras de agua, e igualmente preparando a la
comunidad para sortear eventos asociados a amenazas hidrogeológicas, en caso de
presentarse lluvias torrenciales que puedan desencadenar flujos de lodo o
deslizamientos de tierra.
 .
El riesgo volcánico

Imagen 16- Peligros asociados a las erupciones
volcánicas: Eventos: Caída de ceniza, caída de proyectiles lávicos, flujos de
lava, flujos de lodo y nubes ardientes, lluvia ácida, deslizamientos de tierra
y gases. Imagen, en: http://newgeography.weebly.com/hazards.html
.
-Riesgo:
Posibilidad de afectar significativamente las vidas o bienes a causa de un
evento peligroso fuerte, dentro de un período de tiempo y con una probabilidad
determinada.
-Amenaza:
evento perjudicial con un cierto nivel de magnitud y alcance espacial, que
tiene una probabilidad de ocurrencia significativa en un período de tiempo
dado.
La
relación entre amenaza y riesgo se establece por medio de la expresión:
Riesgo
= Amenaza x Vulnerabilidad
Siendo
la vulnerabilidad el factor de riesgo que tiene en cuenta la fragilidad de las
personas y de los bienes expuestos.
La
vulnerabilidad puede ser física, cultural y socioeconómica.
En
sismos, erupciones y deslizamientos, por el carácter incierto y aleatorio de
los eventos, se obliga a establecer pronósticos. Esto a diferencia de los
eclipses, que se pueden predecir.
 .
Cuatro conceptos clave
1- Métodos para atenuar los efectos adversos del desastre
Las medidas de prevención: como mejoras físicas o estructurales, organización
eficiente del sistema de su operación y de mantenimiento.
Las medidas de preparación: como planificación de acciones rápidas y eficaces para
restaurar los servicios y controlar o mitigar los daños al sistema y los
efectos al ambiente.
2- Los factores que definen el estilo eruptivo de un volcán, son: las
características de la cámara y del magma, los contactos
magmático-hidrotermales, la estructura y morfología del volcán, y la intensidad
de los procesos endógenos y exógenos.
3- Dos clases de riesgo:
El Riesgo local o específico, que es de importancia para una persona o elemento
expuesto.
El Riesgo total o de cúmulo, que es el de interés para la autoridad territorial.
4- Dos niveles del Plan de Emergencias El
Plan Estratégico: a nivel nacional o regional, que debe diseñarse en función
del riesgo de cúmulo.
Los Planes Operativos: a nivel local, que deben diseñarse en función del riesgo
específico y coordinarse con el anterior.
.

Colombia y sus volcanes

.

.

.

 

Imagen 17- Segmentos volcánicos de Colombia, según Ingeominas. Cada segmento, cuenta con su observatorio vulcanológico, provisto por dicha institución, con personal altamente calificado y equipos para el monitoreo volcánico. Fuente: http://www.bdigital.unal.edu.co/1685

 

En Colombia, el 70% de la población habita la zona andina y el 10% está sometida al riesgo por amenaza volcánica, dado que existen cerca de 15 volcanes activos, entre cerca de medio centenar de estructuras bien identificadas.

.

Nuestros Volcanes aparecen agrupados en tres segmentos: el del sur localizado en Nariño, donde sobresalen el Galeras y el Azufral; el del centro ubicado en jurisdicción de Cauca y Huila donde se destacan el Nevado del Huila y el Puracé; y el segmento norte, denominado Complejo Volcánico Ruiz – Tolima.

 

Por lo general, el monitoreo volcánico consta de 4 actividades fundamentales cuyo objeto es el pronóstico temporal de los eventos y de su magnitud. Eso mediante : la observación directa de los fenómenos y alteraciones del cráter; la instrumentación sísmica que permitir obtener señales de diferente naturaleza (sismos y tremores); la instrumentación geoquímica para valorar especies gaseosas de diferente nivel de volatilidad (Carbono, Azufre y Cloro), y la medida geodésica de pendientes y deformaciones en el edificio volcánico.

.
El Complejo Volcánico Ruiz – Tolima

Imagen 18- Basamento granítico al norte del Ruiz y en Cerro Bravo, con lavas de cobertura. Puede apreciarse la menor distancia de Manizales al V. Cerro Bravo, que al V.N. del Ruiz. En la figura, el círculo rojo con centro en el Ruiz, es de 10 km de diámetro. Fuente: Investigación Geotérmica, Chec. Fuente, Mapas de Caldas, en: https://godues.wordpress.com/2013/03/31/
.
La actividad del complejo volcánico Ruiz-Tolima se puede calificar de moderada.
Entre los eventos registrados se destacan erupciones plinianas menores de 2 Km3
del Tolima (10.000 aC) y el Quindío (9.000 aC); menores de 1 Km3 del Tolima
(1.600 aC) y el Ruiz (1.200 aC y 1.595 dC); la excepción es un flujo piroclástico Holoceno de 5 Km3 asociado al Machín.
Según Thouret, Murcia, Salinas y Cantagrel, Ingeominas 1.991, las últimas erupciones
prehistóricas de tipo pliniana y de flujos piroclásticos datadas, son del Cerro
Machín, Cerro Bravo, Tolima y Ruiz (900 dC, 1.250 dC y 1.600 dC, en su orden).
Aunque la amenaza del Ruiz no resulte significativa para la ciudad frente a una
erupción pliniana comparable a los eventos históricos de 1595 y 1845, salvo una
erupción lateral dirigida similar a la contemplada hacia el NE en su mapa de
amenazas oficial, como evento poco probable, habrá que empezar a tomar acciones
de largo plazo y extremada urgencia frente a la amenaza volcánica de Cerro
Bravo, aprovechando su período de calma.

Imagen 19- Panorámica del Complejo Volcánico Ruiz Tolima, desde el sur. En primer plano, el Nevado del Tolima; al fondo el Nevado del Ruiz, el Cráter La Olleta y el Nevado Santa Isabel. Autor, Gustavo Wilches
Cháux, en: http://wilchesviajerofrecuente.blogspot.com/
.
Las lavas de Cerro Bravo y Machín, son de coeficiente explosivo moderado alto,
mientras las del Ruiz, Tolima y Santa Isabel son lavas del tipo moderado bajo.
De ahí que las columnas erupción tengan diferente tendencia: columnas de
colapso en el primer caso, o verticales sostenidas en el segundo.
.
El volcán Cerro Bravo
En Cerro Bravo, al interior de la caldera, el nuevo edificio muestra varios
cráteres de tamaño decreciente en el tiempo, lo que permitiría abrigar la
esperanza de que la actividad eruptiva del nuevo edificio volcánico de edad
holocénica (post-glacial), resultado del vaciado importante de la cámara
magmática tras el paroxismo vulcano-tectónico, pueda estar atenuándose.
De este volcán activo y en reposo, localizado a 20 km del aeropuerto La Nubia y a
25 km del centro de Manizales, se han identificado 7 erupciones plinianas de
los últimos 4000 años, cuyas fechas, estimadas las edades por radiocarbono,
son: 1720 ± 150, 1330± 75, 1050 ± 75, 750 ± 150, 730 ± 75 aC, 1050 aC ± 200,
1310 ± 150 aC, 4280 aC ±150.

Imagen 20- A la Izq. el edificio de Cerro Bravo visto desde el Sur, mostrando en el perfil, tres niveles de cráteres cada vez menores, donde el emplazamiento de los últimos en medio de los precedentes, además de unas estructuras sin marcas de erosión glaciar, permite advertir una actividad que decreció en volumen, y muy reciente (menos de 14 mil años). Fuente  http://www.ingeominas.gov.co/
.
Según Ingeominas, estas son las amenazas de Cerro Bravo:
1- Productos balísticos de caída: Las bombas volcánicas corteza de pan, se
encuentran hasta 3 km alrededor de los cráteres del volcán, mientras los
fragmentos balísticos de hasta 7cm de diámetro, asociados a eventos plinianos,
llegan a 12Km del volcán. La zonificación señala un radio de 8 Km, a partir del
cráter para la amenaza alta, y 12 km para la amenaza media.
2- Amenaza por piroclastos de caída: La zona de amenaza alta, hasta una distancia
de 14Km, con dirección preferencial sur-suroeste; en una erupción futura pueden
acumularse espesores entre 20cm y 400cm, de material piroclástico, en menos de
dos horas. La zona de amenaza media comprende un área hasta 18Km, en dirección
sur-suroeste, que puede ser afectada por espesores entre 20cm y 10cm.
3- Flujos de lodo: Los Ríos Aguacatal, afluente del Gualí, y Perrillo, afluente
del Guarinó, presentan eventos probables que comprometen al Gualí y al Guarinó,
hasta sus desembocaduras en el Magdalena. En el Gualí, el depósito del flujo de
lodo, se establecería desde Mariquita, y en el Guarinó el depósito final, con
una potencia de entre 3 y 5 metros de espesor, se establecería entre la vereda
el Llano (Victoria) y la vereda Horizontes ubicada en la desembocadura del
Magdalena.
4- Flujos piroclásticos: La pluma eruptiva tiene tendencia al colapso. Se han
reconocido al menos nueve flujos de ceniza y pómez (igneslumitas), y tres
flujos de ceniza y bloques (ignimbritas). Los depósitos de estas dos clases de
nubes ardientes, se observan a distancias que varían entre 6 y 18Km.
.

Imagen 21- Geología del Volcán Cerro Bravo, mostrando la primera y segunda caldera. El basamento de Cerro Bravo, es el Stock de Manizales. En negro, vía Manizales-Fresno a lo largo de la diagonal del recuadro, transitando por el costado Este del Volcán, y vía Delgaditas-Herveo. Fuente http://www.ingeominas.gov.co/
.
El Volcán Nevado del Ruiz
.
El Edificio volcánico de este estratovolcán, que se ha construido desde el inicio
del Pleistoceno, muestra tres cráteres controlados por una fractura que corta
la gran Falla Palestina de dirección N15ºE, alineados de este a oeste, así: La
Piraña, el cráter Arenas (Principal) y La Olleta.
El Ruiz suele generar erupciones plinianas, que producen flujos piroclásticos, y
estos a su vez lahares (flujos de lodo y flujos de escombros), como los que
explican el desastre de Armero, ocurrido en 1985.
Dicha erupción del 13 de noviembre de 1985, apenas alcanzó un volumen de 1/10 de
kilómetro cúbico de magma, cuantía ínfima en comparación con los eventos
históricos de 1595 y 1845, donde el volumen de magma superó entre 10 y 20 veces
esa magnitud; pero estos, con flujos de lodo mayores a los de 1985.

Imagen 22- Mapa de amenazas potenciales del volcán Nevado del Ruiz, no oficial. En Rojo, flujo de lava; en Amarillo, Flujos piroclásticos; en Azul Flujos de lodo; A, nivel alto; B, Nivel moderado. Flechas: Cenizas al NE luego de los equinoccios (Invierno), y al W luego de los Solsticios (Verano). Fuente: https://godues.wordpress.com
.
El mapa de amenazas señala la probabilidad de ocurrencia de lahares, por los ríos
Gualí, Azufrado, Lagunillas, Molinos, Rioclaro-Chinchiná y Recio.
También contempla caída de cenizas, así: hacia el NE, lo que resulta probable en
invierno, y hacia el Oeste en el verano de la región andina colombiana, cuando
la dirección de los vientos cambia.
Este mapa, no oficial, no contempla la erupción lateral de ángulo bajo dirigida (blast)
hacia el NE, del mapa de Ingeominas, dado que se trata de un evento poco
probable.

Imagen 23- El desastre de Armero: cerca de dos horas tardaron los flujos de lodo en
alcanzar esta población tolimense, ubicada donde el río Lagunillas encuentra el
valle de salida, tras recorrer decenas de km anunciándose con ruido en las
poblaciones cordilleranas vecinas. www.geology.sdsu.edu
.
En 1985 la magnitud de los lahares del Ruiz, estimados en cien millones de metros
cúbicos, se incrementó por los deshielos dada la fusión de glaciares ocasionada
por riadas gasopiroclásticas y por vertimiento de piroclastos: allí agua y
sólidos participaron casi por partes iguales, para conformar flujos de lodo
como los que arrasaron a Armero, donde se vertieron 60 millones de metros
cúbicos sobre 30 kilómetros cuadrados.
Como resultado de la imprevisión, 23 mil personas perdieron la vida. Véase:  El desastre de Armero a los 30 años de la erupción del Ruiz, en: http://www.bdigital.unal.edu.co/51222/7/eldesastredearmeroalos30.pdf
.
Volcán Santa Isabel
En el Santa Isabel, la amenaza más significativa son los flujos de lodo, un tema
igualmente importante en el caso del Ruiz y del Tolima; pero igualmente la
caída de ceniza con sus fenómenos y consecuencias colaterales. El actual deshielo y la futura pérdida de los glaciares, consecuencia del calentamiento global sólo reducen en parte dicha amenaza.

Imagen 24- Mapa de amenazas del volcán Santa Isabel. La distancia Manizales-Pereira es 34 Km y Manizales-Herveo 39 km. Obsérvese el volcán del Tolima al Sur, y los volcanes Ruiz y Cerro Bravo al norte. Fuente: (adaptado)  http://www.ingeominas.gov.co/
.
Las erupciones típicas esperadas serían plinianas a subplinianas, de columna vertical. Los ríos afectados, por el oeste, el Río Claro y Campoalegre, afluentes del Chinchiná; y por el este el Totare y el Recio, llegando los eventos hasta el Magdalena.
.
Volcán Nevado del Tolima
Señala Ingeominas que tanto el Tolima antiguo de estructura caldérica, como el Tolima moderno cono truncado de andesitas, fueron construidos en el Cuaternario. Mientras el primero se ha construido desde el mio-pleistoceno, el Tolima moderno tiene una edad mayor de 14.000 años similar a la del Cerro Bravo actual. La erosión
de los glaciares que abandonaron los 4000 msnm hace 14.000 años, ha permitido
diferenciar las estructuras más recientes.
.
Imagen 25- Mapa de amenazas volcánicas del Tolima. En amarillo quemado y claro, los niveles de amenaza alta y media relacionados con caída de piroclastos. Fuente, Ingeominas en: http://www.ingeominas.gov.co/
.
Las erupciones inferidas por Ingeominas, han sido del tipo plinianas con
intensidades entre moderada grande a grande, y columnas eruptivas entre 10 y 18
km de altura. Aunque se prevé la amenaza de lava en la zona proximal (parte
alta del edificio volcánico), la mayor amenaza del Tolima se asocia a la
ocurrencia de flujos de lodo en la zona distal del Volcán, (más allá de los 9
km a partir del cráter), así: Por el costado sur del Volcán Nevado del Tolima,
el cañón del río Combeima afluente del Coello, es el que presenta mayor amenaza
por flujos de lodo. Por el costado norte, el drenaje principal es el río
Totare.
.

Imagen 26- Amenaza por Piroclastos de caída, en el Volcán Nevado del Tolima. Fuente http://www.ingeominas.gov.co/  Imagen 27- Volcán Nevado del Tolima; versión para montañistas, en: http://www.nevados.org
.
Por el río Totare, se prevén lahares hasta el río Magdalena. Por el río San Rumualdo, flujo que continúa por el río La China, a partir de la desembocadura del San Rumualdo. Por el rio Combeima y luego por el río Coello, a partir de la desembocadura   del Combeima. A la fecha, este estratovolcán activo, se encuentra
en estado de reposo o estado OFF.
.
Volcán Cerro Machín

Imagen 28- Extensión probable de los eventos piroclásticos, de conformidad con el Mapa de Amenaza Volcánica del Cerro Machín. Fuente, Ingeominas.
.

.
Imagen 29- Volcán Cerro Machín. Su última erupción fue hace unos 800 años, pero también registra un flujo piroclástico Holoceno asociado a un evento de 5 Km3 de magma. Imagen de Googol Earth (adaptada). Imagen 30- Escenarios eruptivos potenciales del Volcán Cerro Machín, según Ricardo Arturo Méndez, Gloria Patricia Cortez y Héctor Cepeda. Ingeominas. Fuente, http://www.slideshare.net
.
A los 25 años del desastre de Armero asociado a la erupción del Volcán Nevado del
Ruiz, Colombia ha tenido avances, pero igualmente enfrenta retos como la
amenaza volcánica del Cerro Machín, que gravita fuertemente en poblados como
Cajamarca y otros más del Tolima: ¿qué hacer y cómo hacerlo? Colombia ha
priorizado tres posibles desastres naturales como objetivos de una estrategia
de prevención: la erupción del Cerro Machín, un terremoto en Bogotá, y un
tsunami del Pacífico.
El Volcán Machín, se encuentra en la ladera oriental de la Cordillera Central, al
sur del complejo volcánico Ruiz – Tolima, y a una distancia en línea recta: de
7 Km al nororiente de Cajamarca, de 17 Km al noroccidente de Ibagué, y de 32 Km
al suroriente de Armenia. Cajamarca se localiza sobre la vía Ibagué Armenia.
La mayor amenaza volcánica de Colombia, está en el Cerro Machín, donde los
poblados vecinos de Cajamarca y Anaime quedarían sin opción frente a eventuales
flujos piroclásticos, de conformidad con lo que señala el mapa de amenazas
elaborado por Ingeominas.
En caso de erupción, la columna eruptiva sería de colapso como en el caso de Cerro
Bravo, dado el coeficiente explosivo intermedio alto de su magma. A lo anterior
se suma el alcance espacial de los flujos de lodo del volcán tolimense, que
llegarán al valle el Magdalena, así éste volcán de lavas explosivas, no tenga
nieve. La caída de ceniza proveniente del Machín, probablemente afectaría el
sector occidental, alcanzando varios municipios del Quindío, como Armenia,
Pijao y Salento, entre otros.
.
Epílogo: por una sostenibilidad con la vida
La subregión Centro Sur de Caldas habitada por 500 mil habitantes de cinco
municipios, se localiza en el entorno NW del segmento volcánico más
septentrional de la Cordillera Central de los Andes colombianos, donde aparecen
los volcanes Cerro Bravo, Nevado del Ruiz, Nevado de Santa Isabel, Nevado del
Tolima y Cerro Machín. Como respuesta al valioso aporte de los científicos del
Observatorio Vulcanológico de Manizales adscrito al Ingeominas, el modelo de
ocupación del territorio en esta fracción de la ecorregión cafetera, debe responder
ejemplarmente a los desafíos ambientales por el riesgo volcánico que aquí se
presenta.
.

Imagen 31. Mapa de amenazas volcánicas del Complejo Ruiz Tolima conjunto.
.
Las acciones de prevención y mitigación del riesgo volcánico, deben ir de la mano
con una gestión integral del riesgo, en la que entren los temas fundamentales
del medio tropical andino. Aunque se reconocen los esfuerzos hechos por mejorar
la seguridad de Manizales y de los municipios en el área de influencia del
Volcán Nevado del Ruiz, frente a una eventual erupción, definitivamente no
estamos preparados para un sismo superficial similar al de Popayán (1983) o el
Quindío (1999), y menos para enfrentar los desafíos por la amenaza volcánica de
Cerro Bravo.
Lo anterior demanda, además de velar por la solución estructural de los usos
conflictivos del suelo en las cuencas, y el reforzamiento sísmico de líneas
vitales y edificios públicos, dos escenarios donde se han dado acciones
importantes, iniciar un plan de exposición al riesgo volcánico frente a la
amenaza de Cerro Bravo.
Para lo anterior, urge intensificar acciones en el marco de una política pública
ambiental que considere la gestión integral del riesgo a partir de la
planificación anticipada, donde se contemplen además de la amenaza por el
calentamiento global y la mitigación de la vulnerabilidad a las amenazas
sísmica y volcánica, la investigación e instrumentación de las amenazas
naturales, y las acciones para elevar la capacidad de respuesta de las
instituciones y de la propia población, partiendo de la capacitación de las
comunidades para los asuntos ambientales y el empoderamiento del territorio.
 .
Gracias
La anterior presentación es una adaptación del documento “Sismos y volcanes en el
Eje Cafetero: Caso Manizales” (2012), publicado  en:  http://www.bdigital.unal.edu.co/6544/   para ser utilizada con propósitos académico en la divulgación científica, e incorporar en ella elementos relacionados con la amenaza volcánica. Colrosario Neira. Celebración del Día del Medio Ambiente;
Neira, 5.06.2013.
*
Gonzalo Duque Escobar. Profesor de la Universidad Nacional de Colombia y Socio
de la SMP de Manizales
 .
 .
Fuentes bibliográficas

Imagen 32- Volcán Nevado del Ruiz,
visto desde La Manuela, en el costado occidental. Fotografía de Jaime Duque.
Amenazas naturales en los Andes de Colombia, Duque Escobar, Gonzalo (2007), en http://www.bdigital.unal.edu.co/1579/
Antes que La Colosa a “galerizar” Cajamarca. Duque Escobar, Gonzalo (2010). En http://www.bdigital.unal.edu.co/2408/
Armero 25 años… el desastre y la erupción del Ruiz de 1985: las lecciones del Ruiz a
los 25 años del desastre de Armero. Duque Escobar, Gonzalo (2010) In:  http://www.bdigital.unal.edu.co/6523/
Mapa preliminar de amenaza volcánica potencial del Nevado del Tolima, Colombia, S.
A. Héctor Cepeda Vanegas y Luis A Murcia. (1988) Boletín Geológico – Ingeominas
ISSN: 0120-1425.
Manual de geología para ingenieros. Duque Escobar, Gonzalo. U.N. de Col. Manizales, 1998. http://www.bdigital.unal.edu.co/1572/
Cerro Bravo, tras trescientos años de calma volcánica. Duque-Escobar Gonzalo     http://www.bdigital.unal.edu.co/48771/1/cerrobravotrastrescientos.pdf
Conmemoración 25 años de la erupción del Ruiz. Universidad Nacional de Colombia Sede Manizales. http://www.bdigital.unal.edu.co/2281/
¿Dónde está la gestión planificadora del riesgo volcánico? Duque-Escobar, Gonzalo
(2008)  https://godues.wordpress.com/2008/11/14/
El Machín: la mayor amenaza volcánica de Colombia. Duque Escobar, Gonzalo (2008) http://www.galeon.com/gonzaloduquee/el-machin.pdf
En el Volcán Nevado del Huila: incertidumbre y éxodo. Duque Escobar, Gonzalo
(2007). En: http://www.bdigital.unal.edu.co/1598/
Intimidades del Ruiz para un examen de la amenaza volcánica. Duque Escobar, Gonzalo (2012) https://godues.wordpress.com/2012/03/19/intimidades-del-ruiz-para-un-examen-de-la-amenaza-volcanica/
La amenaza volcánica de Cerro Bravo. Duque Escobar, Gonzalo (2013)  La Patria.
https://godues.wordpress.com/2013/06/
La amenaza volcánica y la gestión del riesgo, en la planeación y ordenamiento del
territorio de Colombia. Duque Escobar, Gonzalo (2008) En:   http://godues.blogspot.com/2008/02/la-amenaza-volcnica-y-la-gestin-del.html
La previsión en la gestión del riesgo volcánico. Duque Escobar, Gonzalo
(2012)http://www.bdigital.unal.edu.co/6367/Manizales frente a la coyuntura
volcánica. Duque Escobar, Gonzalo (2012) http://www.bdigital.unal.edu.co/6291/
Notas sobre sismos y volcanes en Colombia. Duque Escobar, Gonzalo (2012) En: https://godues.wordpress.com/2012/05/21/
Una política ambiental pública para Manizales, con gestión del riesgo por sismos,
volcanes y laderas. Duque Escobar, Gonzalo (2012)  http://www.bdigital.unal.edu.co/6497/
Riesgo en zonas andinas por amenaza volcánica, Duque Escobar, Gonzalo (2006), en: http://www.bdigital.unal.edu.co/1679/
Riesgo en zonas de montaña por laderas inestables y amenaza volcánica. Duque Escobar, Gonzalo. CISMID – JICA. Lima 1995. En: http://www.galeon.com/gonzaloduquee/amenaza.pdf
Rocas ígneas. Manual de geología para ingenieros. Capítulo 07-, Duque Escobar,
Gonzalo (2003), en: http://www.galeon.com/manualgeo/geo07.pdf
Sismos y volcanes en Colombia. Duque Escobar, Gonzalo (2010) . http://www.bdigital.unal.edu.co/1685/
Volcanes…. Duque Escobar, Gonzalo (2012). En: https://godues.wordpress.com/2012/05/13/volcanes/
Vulcanismo. Manual de geología para ingenieros. Capítulo 06-, Duque Escobar, Gonzalo (2003), en: http://www.galeon.com/manualgeo/geo06.pdf
.
.
.
GOBERNANZA FORESTAL PARA LA ECORREGIÓN ANDINA DE COLOMBIA *
.
 
 

Imagen 13: Selva tropical andina y Guadual de la ecorregión cafetera
.
A continuación, dos notas verdes asociadas a la regulación hídrica y a la estabilidad de nuestros suelos, sobre nuestro patrimonio biótico, con la idea fundamental de crear conciencia sobre la importancia de avanzar en el desarrollo de una cultura forestal, del suelo y del agua, que abarque a todos los miembros de la cadena forestal, e incluso a los consumidores finales. En relación con los bosques y con el agua, más
importante que la cantidad de agua disponible y extensión de las forestas
protegidas, lo que importa es su gestión y la conciencia social sobre su valor
estratégico para la biodiversidad y la calidad de vida de los colombianos.
Los temas a tratar, son: Primero, para hacer un llamado sobre el deterioro de nuestros bosques andinos y selvas tropicales, consecuencia de la deforestación y del comercio ilegal de la madera,  entre otras acciones que se constituyen en
severa presión antrópica sobre estos frágiles y vitales ecosistemas. Y segundo,
la guadua, planta emblema de caldas y recurso fundamental nativo de la región andina, que por sus múltiples usos en el hábitat rural y urbano, se constituye en un elemento estructurante de nuestra cultura y en una impronta del paisaje de la ecorregión cafetera colombiana. Ambos se han tomado de un par de columnas, surgidas de un ejercicio académico en el que he participado con Carder y Aldea Global, para producir un par de textos relacionados con el proyecto de Gobernanza Forestal en Colombia: Ver en: 
https://godues.wordpress.com/2014/10/30/
.
El ocaso del bosque andino y la selva tropical
Dos problemas estructurales íntimamente ligados, la deforestación y el comercio ilegal de la madera, han sido las causas primeras del gradual ecocidio cometido sobre un patrimonio fundamental para el agua y la biodiversidad, como lo son nuestros bosques andinos y selvas tropicales. Si en Colombia la tasa anual de deforestación en 2013 llegó a valores superiores a 300 mil hectáreas, también en la Ecorregión Cafetera, un territorio biodiverso que alberga al 7% de las especies de plantas y animales del país donde el paisaje estuvo dominado por bosques, ahora solo se conserva menos del 20% de dicha cobertura.
Para el Ideam, mientras la cifra entre 1990 y 2010 llegó a 310 mil hectáreas-año, y en el Chocó se pierde la batalla contra la deforestación: la Región Andina fue la zona más afectada, seguida de la Amazonía. En cuanto a los principales procesos de destrucción de bosques y selvas de Colombia durante los últimos 60 años, Julio Carrizosa Umaña señala la colonización con propósitos de ganadería extensiva cuando se ofrecieron como alternativa a la reforma agraria, luego el uso de estos como protección de grupos armados y más tarde la presión sobre estos ecosistemas como soporte de cultivos ilícitos. Indudablemente, faltarían la expansión urbana, la palma africana y la actividad minera. La tala ilegal en Colombia cuya cuantía alcanzó
al 42 por ciento de la producción maderera según el Banco Mundial (2006), cantidad
equivalente a 1.5 millones de metros cúbicos de madera que se explota, transporta y comercializa de forma ilegal, evidencia una problemática que amenaza la sostenibilidad de los bosques nativos, y la subsistencia de especies maderables apreciadas en el mercado, como el abarco, el guayacán y el cedro, para lo cual las Corporaciones Autónomas aplican nuevos modelos y ajustan los existentes, para hacerlos más efectivos.
El Eje Cafetero, donde los paisajes están dominados por potreros, cafetales, plantaciones forestales, plataneras y cañaduzales, también la infraestructura y uso de agroquímicos, le pasa factura a los ecosistemas boscosos. Aún más, de un potencial del suelo que es del 4% para potreros, dicha cobertura en 2002 llegó al 49%; de un potencial del suelo para usos forestales del 54%, en 2002 los bosques del territorio solo llegaban al 19%; y de unos usos agrícolas y agroforestales cuyo potencial es del 21% y 20% en su orden, la cobertura agrícola en 2002 subía al 30%. Y respecto a los bosques naturales de guadua, una especie profundamente ligada a nuestra cultura que se expresa en el bahareque, cuyo óptimo desarrollo se da entre 1000 y 1600 msnm, afortunadamente las CAR de esta ecorregión han logrado mitigar la tendencia a su pérdida mediante la implementación de la Norma Unificada para su
manejo, aprovechamiento sostenible y establecimiento de rodales y la
combinación de dos estrategias: el proceso de Certicación Forestal Voluntaria,
cuyo objeto es la apropiación del guadual por parte del propietario para lograr
la articulación de los planes de manejo y de cosecha, y la zonificación de las
áreas potenciales y el inventario de áreas cubiertas con guadua.
A pesar de los esfuerzos que históricamente se han hecho desde el Estado colombiano para combatir el delito de la ilegalidad forestal y la preocupante pérdida de los bosques naturales, dos flagelos que podrían acabar con los recursos forestales del país en cien años, se requiere avanzar en el desarrollo de una cultura forestal, del suelo y del agua que abarque a todos los miembros de la cadena forestal, e incluso a los consumidores finales. Para el efecto se requiere fortalecer los aspectos
técnicos, normativos, operativos y financieros en los instrumentos y
estrategias de las autoridades ambientales responsables del control y
vigilancia forestal y del cuidado de los recursos naturales; y desarrollar
campañas orientadas al conocimiento de la normatividad sobre legalidad forestal
y a la sensibilización sobre la importancia del bosque; y segundo, desarrollar
políticas públicas que enfrenten esta problemática como una estrategia de
adaptación al cambio climático, con directrices que contemplen el ordenamiento
de cuencas, establecimiento de corredores de conectividad biológica e
implementación de modelos agroforestales y silvopastoriles, para resolver los
conflictos entre uso y aptitud del suelo, lo que obligaría a replantear el
modelo agroindustrial cafetero desde la perspectiva ecológica.
 .
Un SOS por la bambusa guadua
Cuando esta “aldea encaramada” de trama urbana reticulada superaba los 10 mil habitantes y soportaba su economía en el café y en la arriería de cientos de bueyes y mulas, tras los pavoroso sismos de 1878 y 1884 que derrumban el templo principal, surge el bahareque al cambiar la tapia pisada por una “estructura temblorera” configurada por una cercha de arboloco y guadua, con paneles de esterilla cubiertos por una mezcla de estiércol de equinos y limos inorgánicos, o por láminas metálicas, arquitectura cuyo mayor exponente era la Catedral de Manizales que se incendia en 1926.
Si en algún lugar de Colombia la guadua ha sido factor fundamental del paisaje natural y del patrimonio arquitectónico nativo, es en la ecorregión cafetera donde la gran riqueza de su construcción vernácula se basa en el uso de esta bambusa, en cuyo estudio se han ocupado la Universidad Nacional de Colombia y la UTP abordando los ámbitos socio-económicos, tecnológicos y arquitectónicos de los sistemas constructivos, como la Universidad de Caldas y la CRQ en las componentes agronómica y biótica de la guadua. Además de la utilidad que presta el rodal como regulador hídrico de las quebradas, en el control de la erosión del suelo y como hábitat de la biodiversidad, este “acero vegetal” liviano de rápido crecimiento, resistencia y manejabilidad, ha servido como material de construcción en formaletas,
andamios o como elemento estructural en columnas y vigas, y usado para muebles,
herramientas, artesanías, canales de conducción de agua, trinchos, postes,
juegos e instrumentos musicales, o para materia prima del papel y leña, entre
otros.
Cualquier cafetero por sus vivencias exitosas asociadas a los beneficios cotidianos de la guadua, sabe que en lugar de llevar los cafetales hasta la quebrada debería recuperar los bosques de galería sembrando guaduales para proteger los cauces. Y hoy podría hacerlo soportado en las acciones de las autoridades ambientales orientadas a incidir en un modelo agropecuario y ambiental que reconoce la importancia de la guadua como alternativa económica y cultural para el desarrollo rural, e inspiradas en una política ambiental que busca prevenir la deforestación y propiciar el uso y manejo de los rodales naturales de guadua en el marco de la adaptación al cambio climático y la problemática del agua. Actualmente las CAR de la región cafetera, han construido y consolidado un esquema de gobernanza forestal,
soportado en cuatro elementos: 1) el acompañamiento técnico brindado a los
actores forestales, 2) los ajustes normativo para el acceso legal a los aprovechamientos, 3) la atención a los usuarios buscando la reducción del tiempo en los tramites, y 4) el fortalecimiento del mercado legal no sólo de la guadua sino de la
madera.
Lo anterior lo consignamos en las “Lecciones aprendidas entorno a la legalidad y sostenibilidad de la guadua” (2012), publicación de la Corporación Autónoma Regional del Risaralda CARDER elaborada en el marco del proyecto Posicionamiento de la Gobernanza Forestal en Colombia, donde se trata la problemática de la legalidad y de la sostenibilidad de esta preciosa gramínea, una de las especies nativas más representativas de los bosques andinos, declarara planta emblema de Caldas según Decreto 1166 de octubre 20 de 1983. Similarmente, la Corporación Autónoma Regional de Caldas CORPOCALDAS y la Cámara de Comercio de Manizales, en el trabajo “Microclúster de la guadua” (2003), su prólogo “El milagro de la guadua” de Mario Calderón Rivera, recuerda que esta especie que formó no solo el hábitat que creó la gesta colonizadora, sino todo un universo cultural, por la captura de CO2
podría jugar un papel de primer plano en el desarrollo del protocolo de Kioto.
Pero, así Jorge Villamíl haya visto los guaduales “danzar al agreste canto que dan las mirlas y las cigarras” y Simón Vélez con el empleo estético en sus notables creaciones arquitectónicas haya exaltado las virtudes sismo-resistentes de la guadua, no hemos sabido valorarla: de conformidad con lo consignado en ambos documentos, en los últimos dos siglos la extensión de guaduales en el país se redujo ostensiblemente: se pasa de unos doce millones de hectáreas a sólo cincuenta mil, de las cuales cerca de 20 mil hectáreas están en la zona cafetera y 6 mil en Caldas.
.
Referencias:
 .
 
Legalidad y sostenibilidad de la guadua en la ecorregión cafetera. Duque Escobar, Gonzalo and Moreno Orjuela, Rubén Darío and Ortiz Ortiz, Doralice (2014) Posicionamiento de la Gobernanza Forestal en Colombia. CARDER, Corporación Aldea Global, CAR socias del
proyecto. Pereira. Publicación guadua-final.pdf
.
Procesos de Control y Vigilancia Forestal en la Región Pacífica y parte de la Región Andina de Colombia.  Duque Escobar, Gonzalo and Moreno Orjuela, Rubén Darío and Ortiz Ortiz, Doralice and Vela Murillo, Norma Patricia and Orozco Muños, José Miguel  (2014) Posicionamiento de la Gobernanza Forestal en Colombia. CARDER, Corporación
Aldea Global, CAR socias del proyecto. Pereira.
BIBLIOGRAFÍA DE COMPLEMENTO
·
A la memoria de Armero, 30 años después de la tragedia. Duque Escobar,
Gonzalo (2015)  http://www.bdigital.unal.edu.co/51218/
·
Aeropuerto del Café: Dimensión Regional. Duque Escobar, Gonzalo (2015)  In:
Debate “Verdades y Mentiras del Macroproyecto Aeropuerto del Café”, Lunes 27 de Julio de 2015, Recinto del Concejo Municipal de Manizales. http://www.bdigital.unal.edu.co/50354/
·
Agua y clima en el desafío ambiental. Duque Escobar, Gonzalo (2016) In: Tercer Encuentro de Responsabilidad Social con El Territorio: Cumbre de Salento, 19 y 20 de Mayo de 2016, Salento, Quindío http://www.bdigital.unal.edu.co/52380/
·
Albert Einstein. Duque Escobar, Gonzalo (2016) In: Apertura del Contexto en
Astronomía Universidad Nacional de Colombia, Sede Manizales. http://www.bdigital.unal.edu.co/50753/
·
Algunas consideraciones sobre la evolución de los Andes Colombianos. TOUSSAINT, J. & RESTREPO, J. 1974. Boletín de Ciencias de la Tierra Nº4. Universidad Nacional de Colombia. Medellín.
·
Anotaciones sobre el riesgo sísmico en Manizales. Duque Escobar, Gonzalo (2012) Ver en: http://www.bdigital.unal.edu.co/5949/1/gonzaloduquescobar.201210.pdf
·
Aprendiendo del sismo de Honshu, Japón. Circular 602 de la Red de Astronomía de Colombia RAC (602). – See more at:   http://www.bdigital.unal.edu.co/3304/1/gonzaloduqueescobar.201115.pdf 
·
 Aproximación a la Predicción del Riesgo por la Actividad del Volcán Nevado del Ruiz. BORRERO PENA, CARLOS ALBERTO (1998).
Revista Luna Azul ISSN: 1909-2474 ed: Centre Editorial Universidad De Caldas.
Colombia.
·
Aspectos geofísicos de los Andes en Colombia. Duque Escobar, Gonzalo (2009), en: http://www.galeon.com/geomecanica/alturas.htm
·
Atlas de Amenaza Volcánica en Colombia. Héctor Cepeda Vanegas, Marta L Calvache, Núñez Alberto, Ricardo A Méndez Fajuri, Héctor Mora, Henry Villegas (2000). INGEOMINAS, Colombia.
·
Bases de Geología Ambiental. HERMELIN, Michel. Universidad Nacional. Medellín, 1987.
·
Caldas en la biorregión cafetera. Duque Escobar, Gonzalo (2014)  In:
Foro “Por la Defensa del Patrimonio Público, las Fuentes de Empleo y el
Bienestar de los Caldenses”, 6 de Noviembre de 2014, Manizales, Caldas,
Colombia. http://www.bdigital.unal.edu.co/45356/
·
Calentamiento global en Colombia. Duque Escobar, Gonzalo (2011), en: http://www.bdigital.unal.edu.co/3673/
·
Cambio climático y pobreza. Gustavo Wilches-Chaux (2008) Programa Conjunto de Integración de ecosistemas y adaptación al cambio climático. http://www.pnud.org.co/
·
Características del flujo de lodo ocurrido el 13 de noviembre de 1985 en el Valle de Armero (Tol. Col.). MOJICA, Jairo. Geología Colombiana Nº 14. Santafé de Bogotá, 1985. http://www.bdigital.unal.edu.co/31454/
·
Caracterización climatológica, hidrológica e hidráulica de la cuenca del río Chinchiná. Fundación Profesional para el Manejo Integral del Agua – PROAGUA. TOMO II. Convenio C087 – 2004 – CORPOCALDAS–PROAGUA. Manizales, Diciembre 2005
·
Caracterización de depósitos volcánicos en la Cordillera Central. BORRERO, Carlos; TORO, Luz Mary; HINCAPIE, Gustavo. III conferencia colombiana de geología ambiental. Armenia, 1994. .
·
Catálogo de Unidades Litoestratigráficas de Colombia: Formación Machín. Ricardo Arturo Mendez Fajury (2002). Revista Ingeominas ISSN: 0121-8425. Colombia.
·
Catálogo de Volcanes Activos de Colombia. Ricardo Arturo Mendez Fajury (1989) Boletín Geológico – Ingeominas ISSN: 0120-1425. Colombia.
·
Clasificación de Macizos Rocosos. Juan Montero Olarte. Profesor U. N. de Colombia y Miembro de la SCG. Bogotá. http://www.docentes.unal.edu.co/jmmonteroo/docs/11%20MACIZO%20ROCOSO%20(2).pdf
·
Clasificación de Roca Intacta, CORREA, Álvaro. Universidad Nacional de Colombia. Santafé de Bogotá, 1992..
·
Clima andino y café en Colombia. Álvaro Jaramillo-Robledo. FNC- Cenicafé. Colombia. 2005..
·
Clima extremo, desastres y refugiados. Otro Duque Escobar, Gonzalo (2016) . La Patria, Manizales, Colombia. http://www.bdigital.unal.edu.co/51555/
·
Colombia. RECLUS, Juan Santiago Eliseo. Bogotá. 1853. (Biblioteca Luis Ángel Arango), en: http://www.lablaa.org/blaavirtual/geografia/colomb/colom0.htm
·
Consideraciones geotécnicas en la construcción de llenos de brechas con arenas del Stock de Altavista. DUQUE BERNAL, Julián (2010) In: XIII Congreso Nacional de Geotecnia 2010, Sep 21-24 de 2010, Manizales. http://www.bdigital.unal.edu.co/2138/2/julianduquebernal.20102.pdf
·
Consultoría de Contecol Ltda. Mapa Geovulcanológico: Escala del Original 1: 25.000. Mapa base de Ingeominas.
·
Control de la Erosión y Corrección de Torrentes. ESCOBAR POTES, Carlos Enrique. VII Congreso Nacional de Geotecnia. SCG. Santafé de Bogotá, 1998.
·
Costa Pacífica, Amenaza y Riesgo sísmico. Hans Jurgen Meyer y Andrés Velásquez. OSSO. Desastres & Sociedad. Nº1. La Red. 1993.
·
Costa Pacífica, Amenaza y Riesgo sísmico. MEYER, Hans Jurgen y VELÁSQUEZ Andrés. OSSO. Desastres & Sociedad. Nº1. La Red. 1993. http://www.osso.org.co/
·
Curso de estabilidad de taludes. GARCIA, Manuel; BELTRAN, Lisandro; GONZALEZ, Álvaro. Posgrado en geotecnia. Universidad Nacional de Colombia. Manizales, 1993..
·
Curso de flujo en medios porosos. HERNANDEZ, Félix; BELTRAN, Lisandro. Posgrado en Geotecnia. Universidad Nacional de Colombia. Manizales, 1995.
·
Curso de geología del posgrado en geotecnia. CORREA, Álvaro; MONTERO, Juan;
HERNANDEZ, Pedro. Universidad Nacional de Colombia. Manizales, 1993..
·
Curso de mecánica de rocas. CORREA, Álvaro; HERNANDEZ, Félix; GONZALEZ, Álvaro. Universidad Nacional de Colombia. Manizales, 1994.
·
Curso para el módulo de metodología de la investigación: geotecnia y medioambiente. Duque Escobar, Gonzalo (2003) Documento de trabajo. Sin Definir, Manizales, Caldas, Colombia. – See more at: http://www.bdigital.unal.edu.co/1704/1/geotecniayma.pdf
·
De la evaluación de amenazas al control de riesgos – la Estadística y las
catástrofes naturales. MEYER, Hansjürgen. (2007) OSSO. http://www.ciencias.unal.edu.co/estadistica/simposio/cursos/Hans_Meyer.pdf
·
Desastre y riesgo: actores sociales en la reconstrucción de Armero y Chinchiná [reseña] María del Rosario Saavedra- Editorial CINEP, Santafé de Bogotá, 1996 – See more at:   http://www.bdigital.unal.edu.co/47733/2/desastreyriesgo_resena.pdf
·
Desastres & Sociedad. MEYER, Hans Jurgen y VELÁSQUEZ, Andrés. Costa Pacífica, Amenaza y Riesgo sísmico. OSSO. Nº1. La Red. 1993.
·
Desastres y Desarrollo: Hacia un Entendimiento de las Formas de Construcción Social de un Desastre: El Caso del Huracán Mitch en Centroamérica. Red de estudios sociales en Prevención de Desastres en A.L. Panamá. 2000. http://www.desenredando.org
·
Diálogos con el Territorio y Gestión del Riesgo Natural. Duque Escobar, Gonzalo, en: https://godues.wordpress.com/2013/05/29/
·
Distribución, Facies y Edad de las Rocas Metamórficas En Colombia. Mario Maya Sánchez (2002) Instituto de Investigación e Información Geocientífica, Minero – Ambiental y Nuclear Ministerio De Minas y Energía Colombia. INGEOMINAS.
·
Distritos Mineros: Exportaciones e Infraestructura de Transporte. UNIDAD DE PLANEACION MINERO ENERGETICA ʹ UPME (2005). Colombia, http://www.upme.gov.co/Docs/Distritos_Mineros.pdf
·
Documentos de la Web de la Unidad de Planeación Minero Energética UPME, del Ministerio de Minas y Energía de la República de Colombia. Consultas en 2014. En: http://www.upme.gov.co
·
DOCUMENTOS DEL REPOSITORIO DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA: GONZALO DUQUE ESCOBAR http://www.bdigital.unal.edu.co/view/person/Duque_Escobar=3AGonzalo=3A=3A.default.html
·
Eje Cafetero: elementos para una visión prospectiva. Duque Escobar,  Gonzalo (2013)   http://www.bdigital.unal.edu.co/10948/
·
El Corredor Bimodal Cafetero sobre las rutas del desarrollo de Caldas. Duque
Escobar, Gonzalo (2015)  In: Foro: Manizales y Caldas Sobre las Rutas
del Progreso, Agosto 18 y 20 de 2015, Auditorio Carlos Eduardo Pinzón. Cámara
de Comercio de Manizales, Colombia. http://www.bdigital.unal.edu.co/50604/
·
El desarrollo urbano y económico de Manizales. Duque Escobar,
Gonzalo (2015)  In: El POT de Manizales: “Colectivo Subámonos al Bus
del POT”, Jueves 16 de julio de 2015, Auditorio José Restrepo Restrepo, de
la SMP de Manizales. http://www.bdigital.unal.edu.co/50922/
·
El desastre de Armero a los 30 años de la erupción del Ruiz. Duque Escobar,
Gonzalo (2015)  In: Curso de Contexto CTS, Noviembre 11 de 2015,
Auditorio Juan Hurtado. http://www.bdigital.unal.edu.co/51222/
·
El ENOS, el clima dominicano y las sequías meteorológicas. COCCO QUEZADA, Antonio. República Dominicana. 2001. http://www.acqweather.com/ENOSClima.htm
·
El Ferrocarril Cafetero para la competitividad de Colombia. Duque Escobar,
Gonzalo (2014 SMP Manizales. http://www.bdigital.unal.edu.co/45950/
·
El Ferrocarril Cafetero por el Norte del Tolima para la Intermodalidad de
Colombia. Duque Escobar, Gonzalo (2016) In: Sesión Conjunta de
Asambleas de Caldas y Tolima, Viernes 29 de Abril de 2016, Fresno, Tolima. http://www.bdigital.unal.edu.co/51663/
·
El futuro de la Ciudad. Duque Escobar, Gonzalo (2015)  In: Cátedra
de Historia Regional de Manizales “Bernardo Arias Trujillo” Cultura y
Territorio, Abril 7 a Diciembre 1 del año 2015, Auditorio Tulio Gómez Estrada.
Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Caldas. http://www.bdigital.unal.edu.co/51085/
·
El inestable clima y la crisis del agua. Duque Escobar, Gonzalo (2016)  [Objeto de aprendizaje – Teaching Resource] http://www.bdigital.unal.edu.co/51802/
·
El modelo de ocupación urbano – territorial de Manizales. Duque Escobar,
Gonzalo (2015)  http://www.bdigital.unal.edu.co/51221/
·
El Norte de Tolima y el Magdalena Centro, sobre la ruta del progreso de
Caldas. Duque Escobar, Gonzalo (2015)  In: “Conversatorio
Carretera Manizales-Mariquita – alternativa Fresno”, Viernes 3 de Julio de
2015, Fresno, Tolima. http://www.bdigital.unal.edu.co/50243/
·
El papel de la Amazonía en el clima global y continental: impactos del cambio
climático y la deforestación. POVEDA JARAMILLO, Germán. (2011) In: Amazonia
colombiana: imaginarios y realidades. U. N. de Colombia. Instituto Amazónico de
Investigaciones (IMANI) http://www.bdigital.unal.edu.co/6769/
·
El reto de la vida. Ángel-Maya, Augusto (2013) Primera edición: 1996. Serie
Construyendo el Futuro Nº 4. Ecofondo. Bogotá. En: http://augustoangelmaya.com/images/obras/el_reto_de_la_vida.pdf
·
EL RÍO ATRATO ES LA MEJOR VIA FLUVIAL DEL PAÍS. Conclusión de los estudios
realizados a través del Convenio 2141 de 2011 INVIAS-IIAP. Invías &
Instituto de Estudios Ambientales del Pacífico http://slideplayer.es/slide/1703360/
·
El tsunami de 1979, Costa Pacífica. MEYER, Hansjürgen. Publicación del OSSO, Cali, 2005. pp 17-28. http://www.osso.org.co
·
EL URABA ANTIOQUEÑO: UN MAR DE OPORTUNIDADES Y POTENCIALIDADES. Perfil subregional. (Sin publicar 2012). Dirección Planeación Estratégica Integral.
Departamento de Antioquia. http://antioquia.gov.co/
·
El vulcanismo moderno en Los Andes de Colombia. Héctor Cepeda Vanegas (1987).
INGEOMINAS. I Seminario Gerardo
·
Emergencia e imprevisión, Duque Escobar, Gonzalo (2011) en: https://godues.wordpress.com/2011/10/24/
·
En el borde del caos. 2000. WILCHES-CHAUX, Gustavo. Fondo Nacional Ambiental &
Fundación para la Comunicación Popular FUNCOP CAUCA, Ed. Casa Pensar (U.J.).
·
Escudriñando en los desastres a todas las escalas. Concepción, metodología y análisis de los desastres en América Latina utilizando DesInventar. OSSO / ITDG / LA RED. Cali. 1999-  http://www.osso.org.co
·
Estabilidad de Taludes. VARGAS, Milton.  I Congreso Suramericano de Mecánica de Rocas.Sociedad Colombiana de Geotecnia. Santafé de Bogotá. 1982.
·
Estilos Estructurales De Los Terrenos De Colombia. Duque Escobar, Gonzalo (2007). http://godues.blogspot.com/2007/12/estilos-estructurales-de-los-terrenos.html
·
Estratigrafía del Terciario y Maestrichtiano continentales y tectogenésis de los Andes Colombianos VAN DER HAMMEN, T. 1958., Ibid, vol. 6, No. 1-3, 7 pl. f.t.,
Bogotá. .
·
Estudio de Amenazas por Erosión, Deslizamientos y Avalanchas, GARCÍA LÓPEZ, Manuel. 1991. In: Seminario Taller sobre Identificación y Mitigación de Riesgos, 1991, MELGAR. Seminario Taller sobre Identificación y Mitigación de Riesgos. .
·
Estudio de la dispersión de sedimentos del río Atrato y sus impactos sobre la
problemática ambiental costera del Golfo de Urabá: informe final de
investigación. BERNAL FRANCO, Gladys; TORO BOTERO, Francisco Mauricio; MONTOYA JARAMILLO, Luis Javier; GARIZÁBAL, Camilo (2005) U. N. Colombia.
http://www.bdigital.unal.edu.co/2268/ .
·
Estudio de la Subcuenca del Río Chinchiná. Geología, Geomorfología, Hidrología y Clima. SODEIC Limitada. Santafé de Bogotá, 1988. . Estudio de las Amenazas Naturales. GARCÍA LÓPEZ, Manuel. 1982. In: V Jornadas Geotécnicas, 1988, BOGOTÁ. http://manuelgarcialopez.blogspot.com
·
Evaluación de la Amenaza, la vulnerabilidad y el riesgo. CARDONA, Omar Darío. Taller regional de capacitación para la administración de desastres. ONAD, PNUD, OPS, UNDRO. Bogotá, 1991. .
·
Evolución geológica de Colombia. Precámbrico Paleozoico. Jean-François Toussaint (1993). Universidad Nacional de Colombia,
·
Evolution of mountainous pipeline design in Colombia. GARCÍA LÓPEZ, Manuel. In: International Conference on Terrain and Geohazard Challenges Facing Onshore Oil and Gas Pipelines, 2004, Londres. 2004. Minería. 2008.
·
Exploración del potencial Geotérmico del Ruiz; Investigación. ENEL de Italia y Chec. 1979/83.
·
Fallas y Lineamientos Geoestructurales de Manizales. DUQUE ESCOBAR, Gonzalo. 2007. https://godues.wordpress.com/2014/11/17/
·
Fase Prospectiva Del Poma De La Cuenca Del Río Guarinó, Duque Escobar, Gonzalo and Ortiz Ortiz, Doralice (2009). Corporación Aldea Global-Corpocaldas. http://www.bdigital.unal.edu.co/1696/
·
Ferrocarril Interoceánico Verde para Colombia. Duque Escobar, Gonzalo (2014)  Documento de trabajo. Manizales. http://www.bdigital.unal.edu.co/11520/
·
Formaciones del Basamento y Superficiales. BORRERO, Carlos. Mapas y Notas Geológicas del Gran Caldas. Conferencia Sobre la Geología Regional de Caldas, Universidad Nacional de Colombia Sede Manizales. Manizales, Marzo 26 de 1993.
·
Foros PDP-MC: Corredor Vial Chinchiná – Mariquita. Duque Escobar,
Gonzalo (2015) In: FOROS del PDP-MC: Mesa de análisis, “Proyecto Vía
Chinchiná -Mariquita e instalación de nuevos peajes”, Viernes 24 de Julio de
2015, Sala de Juntas de la Vicerrectoría de la Universidad de Caldas. http://www.bdigital.unal.edu.co/50646/
·
Fotogeología práctica. José Luis Naranjo Henao (2015). U de C – CPG. Ed. Universidad de Caldas.
·
Fotoidentificación. MANRIQUE, Antonio; DUNOYER, Mónica. Curso de Posgrado en geotecnia de la Universidad Nacional de Colombia. Manizales, 1994.
·
Geodinámica Actual y Reciente de las Vertientes de la Cordillera Central. THOURET, Jean-Claude. Revista CIAF, No 6. Cali, 1981.
·
Geología de Manizales y sus alrededores, y su influencia en los riesgos geológicos.
NARANJO, José Luis. Revista, U de C, volumen X. Manizales, 1989.
·
Geología y amenazas naturales para el plan de ordenamiento y manejo de la cuenca del río Guarinó. Carlos Borrero. Julio de 2009. Documento de diagnóstico para la Fase Prospectiva del POMA de la Cuenca del río Guarinó. CORPOCALDAS.
·
Geomecánica de las laderas en Manizales. Duque Escobar, Gonzalo y Duque Escobar Eugenio (2007), en: http://www.galeon.com/godues/godues.htm
·
Gestión del riesgo en Manizales. Duque Escobar, Gonzalo (2012). En https://godues.wordpress.com/2012/06/21/
·
Gestión del riesgo natural y el caso de Colombia. Duque Escobar, Gonzalo (2008) http://www.bdigital.unal.edu.co/1699/
·
Gestión del riesgo natural y el caso de Colombia. Duque Escobar, Gonzalo (2008)  Documento de trabajo. http://www.bdigital.unal.edu.co/1699/
·
Gestión del riesgo. Duque Escobar, Gonzalo (2014) [Objeto de aprendizaje – Teaching Resource] – See more at: http://www.bdigital.unal.edu.co/47341/1/gestiondelriesgo.anexo.pdf
·
Gestión del riesgo. Duque Escobar, Gonzalo (2014)[Objeto de aprendizaje – Teaching Resource] – See more at:  http://www.bdigital.unal.edu.co/47341/1/gestiondelriesgo.anexo.pdf
·
Historia de los terremotos en Colombia. Front Cover. Jesús Emilio Ramírez. Instituto Geografico Agustin Codazi, 1969. http://agata.sgc.gov.co:9090/SismicidadHistorica/d.descarga?doc=DocumentosGenerales_18.pdf
·
Inestabilidad de laderas en el trópico andino – Caso Manizales. Duque Escobar, Gonzalo (2012) In: Aplicación de técnicas cartográficas y topográficas al análisis de terrenos con problemáticas geoambientales. Programa de Ingeniería Ambiental., 24 de mayo de 2012, Universidad Católica de Manizales. http://www.bdigital.unal.edu.co/6655/1/gonzaloduqueescobar.201223.pdf
·
Investigación Geotérmica del Macizo Volcánico del Ruiz. Central Hidroeléctrica de Caldas, CHEC (Marzo de 1983).
·
Kagoshima International Conference on Volcanores. 1988. Kagoshima Prefectural Goverment. Nira, Jica, Volcanological Society of Japan, IAVCEI.
·
La amenaza volcánica y la gestión del riesgo, en la planeación y ordenamiento del
territorio de Colombia. Duque Escobar, Gonzalo (2008) En: http://godues.blogspot.com/2008/02/la-amenaza-volcnica-y-la-gestin-del.html
·
La astronomía en Colombia : perfil histórico. Duque Escobar,
Gonzalo (2009 http://www.bdigital.unal.edu.co/1703/
·
La catástrofe del Eje Cafetero en un país sin memoria. Duque Escobar, Gonzalo and Saavedra A., María del Rosario (1999) Revista Cien días (43). pp. 24-27. http://www.bdigital.unal.edu.co/1661/1/lacatastrofe.pdf
·
La gestión ambiental en Colombia, 1994-2014: ¡un esfuerzo insostenible?. Ernesto
Guhl N y Pablo Leyva (2015). FESCOL-FNA. Bogotá.
·
La gestión del riesgo: del deber de la esperanza a la obligación del milagro.
Gustavo Wilches-Chaux (2012) In: Perspectivas de investigación y acción frente
al cambio climático en Latinoamérica. Desastres y Sociedad. XX Aniversario de
LA RED. http://www.eap.df.gob.mx/sii/images/12.pdf
·
La inestable Tierra. BOOTH-FITCH. Biblioteca Científica Salvat. España, 1986.
·
La Infraestructura de Colombia. Alberto Lobo-Guerrero Uscátegui. V Congreso
Colombiano de Geotecnia. Geotecnia y Medio Ambiente. Memorias Volumen II.
Medellín, Junio 29 – Julio 1 de 1994 http://www.logemin.com/eng/Download/pdf/21_Infraestructura_de_Colombia.pdf
·
LA INGENIERIA DE EXPLOTACION INTEGRAL. ENFASIS EN EL CINEMATICO. Correa Arroyave, Álvaro (2011) Ingeniería e Investigación; núm. 38 (1997) http://www.bdigital.unal.edu.co/23885/1/20970-70954-1-PB.pdf
·
La Luna. Duque Escobar, Gonzalo (2009) [Objeto de aprendizaje – Teaching Resource] – See more at:  http://www.bdigital.unal.edu.co/1663/1/gonzaloduqueescobar.20096.pdf
 ·
La navegación por el Magdalena. Duque Escobar, Gonzalo (2008) ,
Colombia. http://www.bdigital.unal.edu.co/1664/
·
La neotectónica regional del territorio colombiano y su relación con algunas
amenazas geológicas. TOUSSAINT, Jean Francois. III conferencia colombiana de
geología ambiental. Armenia, 1994.
·
La U.N. en Manizales construyendo Ciudad y Región. Duque Escobar, Gonzalo (2016)  [Objeto de aprendizaje – Teaching Resource] http://www.bdigital.unal.edu.co/51934/
·
La Tierra en movimiento. GRIBBIN, John. Biblioteca Científica Salvat. España,
1986.
·
La Tierra planeta vivo. CASQUET-MORALES, Et al. Colección Salvat. España, 1985.
·
Lessons from Some Recent Earthquakes in Latin America.ESTEVA, L., RASCON, O y GUTIERREZ, IV Conferencia Mundial de Ingeniería Sísmica. 1969.
·
Logros y retos tras 25 años del Observatorio Vulcanológico de Manizales, Duque
Escobar, Gonzalo (2011), en: http://www.bdigital.unal.edu.co/3390/
·
Los Desastres No Son Naturales. Omar Darío Cardona, en: http://www.desenredando.org/public/libros/1993/ldnsn/LosDesastresNoSonNaturales-1.0.0.pdf
·
Magdaleneando en el contexto de un territorio estratégico para la paz. Duque Escobar, Gonzalo (2014)  http://www.bdigital.unal.edu.co/40043/
·
Manizales y Caldas sobre las Rutas del Progreso. – Dosier .Duque Escobar,
Gonzalo (2015) , Revista Civismo. http://www.bdigital.unal.edu.co/51247/
·
Manizales: política pública ambiental y gestión del riesgo. Duque Escobar, Gonzalo (2012) http://www.bdigital.unal.edu.co/6523/1/gonzaloduqueescobar.201218.pdf
·
Manizales: un diálogo con su territorio. Duque Escobar, Gonzalo (2014)  SMP
Manizales. http://www.bdigital.unal.edu.co/12209/
·
Manual de geología para ingenieros. Duque Escobar, Gonzalo (2003) Manual de geología para ingenieros.Universidad Nacional de Colombia, Manizales. – See more at: http://www.bdigital.unal.edu.co/1572/
·
Mapa de Terrenos Geológicos de Colombia. Fernando Etayo et al. 1983. Publicaciones Geológicas Especiales INGEOMINAS, No. 14.
·
Mapa Metamórfico de Colombia. INGEOMINAS 2001 Mario Maya Sánchez y Edgar Vásquez Arroyave INGEOMINAS, 2001. https://es.scribd.com/doc/164787592/Mapa-Metamorfico-de-Colombia-INGEOMINAS-2001
·
      Microzonificación Sísmica de la Ciudad de Manizales. CIMOC -Alcaldía de Manizales, 2002. http://www.manizales.unal.edu.co/gestion_riesgos/descargas/microzon/informe_final.pdf
·
Marmato: desaparecen más de 500 años de cultura por reorientación minera. Duque Escobar, Gonzalo (2008)  http://www.bdigital.unal.edu.co/1701/
·
Mitigación de Desastres en Sistemas de Agua Potable y Alcantarillado Sanitario. OPS. Vulnerability of Water Supply Systems to Landslides. PAHO, 1997.
·
Modelo de evolución morfotectónica del Sistema de Fallas de Romeral a nivel regional. José Luis Naranjo. Universidad de Caldas. Manizales 2005.
·
Modelo dinámico para calificación de la amenaza pluvial y evaluación de la posibilidad de erosión en la sectorización geotécnica de oleoductos y su aplicación en la planeación y toma de decisiones. Oscar Correa Calle. U. N. de Colombia. Bogotá. 2005.
·
Museo Interactivo Samoga: 2001-2015. Duque Escobar, Gonzalo (2016) http://www.bdigital.unal.edu.co/51428/
·
Naturaleza y Dinámica de un flujo piroclástico en la zona de Nereidas. GRAND, Mónica; HANDSZER, Adriana. Caldas. V Congreso Colombiano de Geología. Tomo I. Bucaramanga, 1989.
·
Newton. Duque Escobar, Gonzalo (2009)  Documento de trabajo. http://www.bdigital.unal.edu.co/1668/
·
No hay más terremotos, simplemente desastres más grandes. http://www.bdigital.unal.edu.co/47415/1/nohaymasterremotossimplementedesastresmasgrandes.pdf
·
No todo lo que brilla es oro. Otro. Duque Escobar, Gonzalo (2016) La Patria, Manizales, Colombia.  http://www.bdigital.unal.edu.co/52182/
·
Nuestras aguas subterráneas. Duque Escobar, Gonzalo (2016) La Patria,
Manizales. http://www.bdigital.unal.edu.co/51485/
·
Nueva falla geológica altera mapa de amenaza sísmica en Colombia. Carlos A. Vargas (2011) U.N. Periódico. http://www.unperiodico.unal.edu.co/dper/article/nueva-falla-geologica-altera-mapa-de-amenaza-sismica-en-colombia.html
·
Nuevo Ferrocarril de Antioquia, para estructurar un sistema férreo en
Colombia. Duque Escobar, Gonzalo (2015)  In: Martes de la SAI, Martes 9 de Junio de 2015, Sociedad Antioqueña de Ingenieros SAI, Medellín. http://www.bdigital.unal.edu.co/49381/
·
Organización de los servicios de salud para situaciones de desastre. OPS- Disaster
Management Center. University of Wisconsin. Washington 1975.
·
PACÍFICO COLOMBIANO. Gonzalo Duque-Escobar (2012) Documento de trabajo SMP de Manizales –U.N. de Colombia. https://godues.wordpress.com/2012/12/30/pacifico-colombiano/
·
¿Para dónde va el Magdalena?: elementos sobre logística y transporte
verde. Duque Escobar, Gonzalo (2015)  In: III Foro público.
Miércoles 23 de septiembre de 2015., Honda, Tolima. http://www.bdigital.unal.edu.co/51046/
·
Paramos vitales para la Ecorregión Cafetera.  Duque Escobar, Gonzalo (2016)
La Patria, Manizales, Colombia. http://www.bdigital.unal.edu.co/51490/
·
Plan de Acción Inmediato – PAI para el municipio de La Dorada 2010. Duque
Escobar, Gonzalo and Ramírez, Alexander and Ortiz Ortiz, Doralice and Dunoyer Mejía, Mónica (2010)  Reporte técnico. Corporación Aldea Global, http://www.bdigital.unal.edu.co/2093/
·
Plan de Acción Inmediato-PAI para el municipio de Marmato 2010. Duque Escobar, Gonzalo and Ramírez, Alexander and Ortiz Ortiz, Doralice and Dunoyer Mejía, Mónica (2010)  Reporte técnico. Corporación Aldea Global, http://www.bdigital.unal.edu.co/2092/
·
Plan de ordenación y manejo ambiental cuenca del río Guarinó: fase prospectiva. Duque Escobar, Gonzalo and Ortiz Ortiz, Doralice (2009) http://www.bdigital.unal.edu.co/1696/
·
Plan de ordenación y manejo de la cuenca del río Campoalegre: fase prospectiva. Duque Escobar, Gonzalo and Ortiz Ortiz, Doralice and Riveros Laserna, Rosa Liliana and Dunoyer Mejía, Mónica (2008)  Reporte técnico. Manizales, Caldas, Colombia. http://www.bdigital.unal.edu.co/1695/
·
Planeación preventiva y cultura de adaptación ambiental. Duque Escobar, G. (2011). http://www.bdigital.unal.edu.co/3458/
·
Prediagnóstico de aspectos geológicos. Michel Hermelín y Andrés Velásquez. Inédito. Plan Integral de Desarrollo Urbano de Manizales. Medellín1985.
·
Principles of Geomorphology. THORNBURY, William D. Wiley International Edition. (Sec, Ed.). New York 1969.
·
Procesos Factores y Causas de Inestabilidad de Taludes y Laderas. MONTERO, Juan. Curso de Estabilidad de Taludes. U. Nal- MOPT. Santafé de Bogotá, 1992.
·
Programa de Seguridad y Desalojo para Instituciones. Duque Escobar, Gonzalo (1999) [Objeto de aprendizaje – Teaching Resource] – http://www.bdigital.unal.edu.co/2768/1/gonzaloduqueescobar.1999.pdf
·
Propuesta de un Plan minero-Industrial de Caldas 2006-2016. POVEDA RAMOS, Gabriel. Gobernación de Caldas & Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. Medellín, mayo de 2006.
·
Propuesta Metodológica para los Análisis de Vulnerabilidad. Cardona, Omar Darío; Hurtado, Jorge Eduardo. Informe de Consultoría Proyecto UNDRO/ACDI/ONAD para la Mitigación de Riesgos en Colombia. Inédito. Cali, 1990.
·    Publicaciones Insugeo: Conicet y Universidad Nacional de Tucumán. Argentina. En: http://www.insugeo.org.ar
·
Pyroclastic rocks. Article By: Tilling, Robert I. Tilling, Geologist, Branch of
Igneous and Geothermal Processes, U.S. Geological Survey, Menlo Park,
California, en: http://www.accessscience.com
·
Red Sismológica Regional del Eje Cafetero, Viejo Caldas y Tolima, ISSN 0123-9074,
vol. 6, Número 1, año 2001.
·
Reflexiones sobre el POT de Manizales. Otro Duque Escobar, Gonzalo (2016) La
Patria, Manizales, Colombia. http://www.bdigital.unal.edu.co/51732/
·
Relación entre la cantidad de lluvia y la ocurrencia de deslizamientos en la carretera Manizales – Chinchiná. LLANO GARCÍA, Jaime Alberto y RESTREPO RIVERA, Jhon Belisario. Universidad Nacional de Colombia Sede Manizales. Facultad de Ingeniería y Arquitectura. 2.000..
·
Relaciones lluvias – deslizamientos y zonificación geotécnica en la comuna dos de la ciudad de Manizales. ARANGO GARTNER, Juan David. Universidad Nacional de
Colombia. Facultad Nacional de Minas. 2.000.
·
Riesgo en la zona andina tropical por laderas inestables. Duque Escobar, Gonzalo
(2000) In: Simposio Sobre Suelos del Eje Cafetero, Proyecto UTP – GTZ, 8 de
Noviembre 2000, Manizales. – See more at: http://www.bdigital.unal.edu.co/1681/1/Riesgo-Suelos-ZAT.pdf
·
Riesgo en zonas andinas por amenaza volcánica. Duque Escobar, Gonzalo (2006) www.bdigital.unal.edu.co/1679/
·
Riesgo en zonas de montaña por laderas inestables y amenaza volcánica. Duque Escobar, Gonzalo (2002). U. N de Colombia http://www.bdigital.unal.edu.co/45902/
·
Rutas para la Alianza Pacífico: ferrocarriles e hidrovías clave para
Colombia. Duque Escobar, Gonzalo (2014)  http://www.bdigital.unal.edu.co/11857/
·
Seis diálogos con el territorio. Duque Escobar, Gonzalo (2012). En: https://godues.wordpress.com/2012/05/13/
·
Sismos y volcanes en Colombia. Duque Escobar, Gonzalo (2010) Sismos y volcanes en Colombia. Documento de trabajo. Universidad Nacional de Colombia. – See more at: http://www.bdigital.unal.edu.co/1685/1/gonzaloduqueescobar.201019.pdf
·
Sismos y volcanes en el Eje Cafetero: Caso Manizales. Duque Escobar, Gonzalo (2012) [Objeto de aprendizaje – Teaching Resource] – http://www.bdigital.unal.edu.co/6544/187/gonzaloduqueescobar.201220.pdf
·
Sistema Ferroviario para la Región Andina de Colombia. Duque Escobar,
Gonzalo (2015)  In: Conmemoración del Día del Medio Ambiente, Viernes
12 de Junio de 2015, Instituto Universitario de Caldas. Manizales, Colombia. http://www.bdigital.unal.edu.co/49795/
·
Sistema multimodal en la Región Andina: Propuestas para PND 2014 – 2018. Duque Escobar, Gonzalo (2015)  In: La Ecorregión Cafetera en el PND 2014 –
2018, 20 de Marzo de 2015, Alma Mater. Universidad Tecnológica de Pereira. http://www.bdigital.unal.edu.co/47476/
·
Sol, clima y calentamiento global. DUQUE ESCOBAR, Gonzalo (2014) http://www.bdigital.unal.edu.co/39782/
·
Stephen Hawking. DUQUE ESCOBAR, Gonzalo. (2009) In: Año Internacional de la Astronomía IYA 2009, Julio de 2009, Observatorio Astronómico de Manizales, OAM. Manizales. http://www.bdigital.unal.edu.co/1686/
·
Stratigraphy of volcanic ashes from Southern Antioquia, Colombia: Possible climatic implications. TORO VILLEGAS. Gloria Elena (1993) Colombia Quaternary Of South America And Antarctic Peninsula. v. 8. ed: Balkema.
·
Structural imprints at the front of the Chocó-Panamá indenter: Field data from the North Cauca Valley Basin, Central Colombia. SUTER, F., SARTORI, M., NEUWERTH, R. & GORIN, G. 2008. Tectonophysics, Volume 460, Issues 1-4, pp. 134-157.
·
Suelos de la zona cafetera. GRISALES, Alfonso. Fondo Cultural Cafetero, Volumen 4., editorial Bedout S. A. Santafé de Bogotá, 1977.
·
TEMAS DE ORDENAMIENTO Y PLANIFICACIÓN DEL TERRITORIO, GDE. Universidad Nacional de Colombia. Lecturas para el curso de Contexto en CTS. – See more at: https://godues.wordpress.com/2012/01/27/
·
TEMAS HIDROGEOLÓGICOS Y AMBIENTALES AFINES. GDE. Universidad Nacional de Colombia. Lecturas para el curso de Contexto en CTS. – See more at: https://godues.wordpress.com/2014/05/16/temas-hidrogeologicos-yambientales-afines/
·
Territorio y Región: Caldas en la Ecorregión Cafetera. Duque Escobar,  Gonzalo (2014)  In: Celebración de los 102 años de fundación de la SMP de Manizales, Junio 27 y 28 de 2014, Auditorio José Restrepo Restrepo de la
SMP, Manizales. http://www.bdigital.unal.edu.co/39441/
·
The great Tumaco, Colombia earthquake of 12 December 1979. HERD, D. G.; YOUD, T.L.; MEYER, Hj; ARANGO, J.L. and PERSON, W. SCIENCE, Vol. 211, N° 4481, p. 441- 445.
·
Topología de áreas no polarizadas. Ángel Ignacio Ortiz y Mario G. Rodríguez. Análisis Geográficos. IGAC. Bogotá.
·
Túnel Manizales. Duque Escobar, Gonzalo and Duque Escobar, Eugenio (2010) In: XIII Congreso Colombiano de Geotecnia, SCG – U.N. de Colombia, 21-24 de Sep 2010, Manizales. http://www.bdigital.unal.edu.co/2046/
·
TÚNELES: videos y documentos. DUQUE ESCOBAR, Gonzalo (Rec) https://godues.wordpress.com/2014/01/04/
·
UMBRA: la Ecorregión Cafetera en los Mundos de Samoga. Duque Escobar, Gonzalo (2015) http://www.bdigital.unal.edu.co/50853/
·
Un tren andino para la hidrovía del Magdalena. Duque Escobar, Gonzalo (2015)  [Objeto de aprendizaje – Teaching Resource] http://www.bdigital.unal.edu.co/48024/
·
Una política ambiental pública para Manizales, con gestión del riesgo por sismos,
volcanes y laderas, GDE (2012),  en http://www.bdigital.unal.edu.co/6497/1/gonzaloduqueescobar.201217.pdf
·
Volcanes… 2012. DUQUE ESCOBAR, Gonzalo. U.N. de Colombia. (Recopilación de artículos y otas propias) https://godues.wordpress.com/2012/05/13/volcanes/
·
Volcanic hazard maps of the Nevado del Ruiz volcano. Héctor Cepeda Vanegas y Eduardo Parra P. (1989) Journal Of Volcanology And Geothermal Research ISSN: 0377-0273. Ed: Elsevier. USA.
·
Volcanoes. Gordon A. Macdonald. University of Hawaii. Prentice Hall, Inc 1971.
·
Volcanoes. Williams and McBirney. Freeman, Cooper & Co. San Francisco CA USA. 1979.
·
 ¿Y qué es eso, desarrollo sostenible? Gustavo Wilches-Chaux. (2007) Segunda edición. NBP, In: MinAmbiente. http://biblovirtual.minambiente.gov.co:3000/DOCS/MEMORIA/MMA-0116/MMA-0116_CAPITULO1.pdf
·
Zonas hidrogeológicas homogéneas de Colombia. Nelson Omar Vargas Martínez. (2005)- IDEAM
*
Gonzalo Duque-Escobar. Ingeniero Civil. U.N. de Colombia. Profesor U.N. http://godues.webs.com
** Eugenio Duque Escobar. Geólogo. U de Caldas. Profesor U.N.  http://scienti.colciencias.gov.co:8081/cvlac/visualizador/generarCurriculoCv.do?cod_rh=0000068284

ANEXO: MANUAL DE GEOLOGÍA PARA INGENIEROS. PDF

Duque Escobar, Gonzalo (2003) Manual de
geología para ingenieros. Universidad Nacional de Colombia,
Manizales. http://www.bdigital.unal.edu.co/1572/

Mecánica de los suelos

Gestión del riesgo

FISIOGRAFÍA Y GEODINÁMICA DE LOS ANDES DE COLOMBIA
Por Gonzalo Duque Escobar * y Eugenio Duque Escobar **
*
Ingeniero Civil. U.N. de Colombia. Profesor U.N. http://godues.webs.com
.
.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: