En Samoga: de la experiencia viva a la imaginación recreada

Artes & Culturas

image
Samoga, en la lengua regional Umbra, significa “lugar de asombro”. Este espacio interactivo muestra de forma práctica distintos aspectos de la ciencia, la historia y el arte.

fotos: Andrés Almeida y archivo Unimedios
De la experiencia viva a la imaginación recreada

Nov. 07 de 2015

Por: Fanny Lucía Pedraza Valencia, Unimedios Manizales

Con un novedoso guión museístico, inspirado en la cultura cafetera caldense, el Museo Interactivo de la Ciencia y el Juego (Samoga), de la Universidad Nacional de Colombia Sede Manizales, ofrece una nueva aventura didáctica para niños y jóvenes de la región, a la vez que busca transformarse en un museo de tercera generación.

Pachamama (tierra) recoge el Oriente minero con Marmato y Riosucio; Bachué (agua), el recurso hídrico excedentario del Occidente caldense; Yuruparí (aire), el aroma de la tierra del café por los dos ejes de la colonización antioqueña; Chiminigagua (fuego), la alta cordillera con sus volcanes y fértiles tierras de Marulanda; Chía (arte), el escenario pluricultural de la ecorregión cafetera; Bochica (lógica), la necesaria articulación entre ciencia y saberes, y Chibchakum (tecnología), los avances tecnológicos requeridos en el trópico andino para impulsar el desarrollo sostenible.
Estos son los “siete mundos” con los que Samoga enaltece la cultura, biodiversidad y pluriculturalidad que tiene el departamento de Caldas.

Hoy, luego del desarrollo de un nuevo guión museístico que entrelaza el escenario multicultural y biodiverso en cuatro de los siete mundos, con su oferta natural y cultural que recurre a una analogía con los cuatro elementos aristotélicos, Samoga le apuesta a la apropiación social para consolidarse en el departamento como un museo de tercera generación, es decir, que pueda ofrecer propuestas y elementos para la producción de conocimiento; los tres mundos restantes se ocupan de las estrategias necesarias para dar respuesta a sus problemáticas a partir de las potencialidades de las subregiones.

“El objetivo de esta iniciativa es generar un instrumento para la construcción de territorio e identidad cultural de la ecorregión cafetera, con base en el análisis de sus problemáticas socioambientales y la promoción de su potencial natural y cultural”, explica el profesor Gonzalo Duque Escobar, director del museo.

Otra forma de vivir el museo

Samoga - UN-Periodico Manizales

Para ofrecer esta aventura pedagógica y didáctica, un grupo de expertos del Museo diseñaron una aplicación museográfica (clasificación) y museológica (histórica) de los mundos relacionados con la tierra, el agua, el aire y el fuego, que resaltan los acontecimientos y características que relacionan a Caldas con los saberes indígenas y ancestrales.

De esta forma se puede conocer la región desde su cultura, que aunque tiene influencia antioqueña y caucana, adquiere una nueva connotación, pues es propia de un pueblo que echó sus raíces trabajando la tierra, así mismo decidió abrirse caminos a lomo de mulas y bueyes cargados de café para crear su identidad.

Según Carolina Calderón Franco, diseñadora del contenido museográfico, a partir del uso de nuevas tecnologías Samoga quiere hacer una traducción de los saberes populares para relacionarlos con las problemáticas socioambientales, la divulgación de las riquezas y los recursos que el territorio posee.

Para ello se valieron de elementos como la realidad aumentada, un video introductorio de los siete mundos y 16 audiotextos, estos permiten que las personas en situación de discapacidad visual también puedan hacer el recorrido. Asimismo, el nuevo guión fue adaptado a una aplicación para teléfonos inteligentes y tabletas, así como para otros dispositivos con acceso a la red que tengan la plataforma Android.

Cuatro mundos en una aplicación móvil

Los Mundos de Samoga - UN Periodico

La herramienta permite al usuario experimentar el recorrido a través de audios y videos. Así, el visitante que decida iniciar por el de Pachamama (tierra) encontrará una región ubicada en el Occidente caldense, caracterizada por ser un resguardo triétnico en donde los municipios de Marmato, Riosucio, Supía y Anserma, además del corregimiento de Arma, albergan poblaciones mestizas, indígenas, afrodescendientes y de origen europeo que nutren la producción de panela, la explotación del oro y las artesanías de sus resguardos, a través narraciones poéticas y novelescas a ritmo del currulao.

Dicha zona, perteneciente al sistema andino y ubicada en el cañón del río Cauca, conserva tradiciones coloniales que se remontan al siglo XVI; sin embargo, pese a la ocupación del territorio Umbra por el español, los esclavos africanos y la presencia emberá, sigue viva la cultura quimbaya según vestigios encontrados por los etnógrafos Guillermo Rendón y Anielka Gelemur a finales del siglo XX.

El mundo Yuruparí (aire), asociado con el aroma del café, estará en las rutas de la Colonización Antioqueña y en poblaciones soporte del Paisaje Cultural Cafetero donde se aprecia el bahareque como arquitectura vernácula. Se trata del territorio de guaduales y yarumos que se observa desde Neira y Salamina hasta Aguadas; las chivas a ritmo de música carrilera dejan entrever los inicios de esta zona con el ferrocarril de Caldas (1916–1927) y los cimientos del cable aéreo (1913–1922), cuya estación más emblemática es hoy patrimonio arquitectónico del país, bajo la custodia de la UN Sede Manizales.

Entre tanto, “el mundo de Chiminigagua (fuego) alude a la tierra de los volcanes ubicados sobre la alta cordillera y encima de uno de los siete escenarios agrícolas por excelencia de Colombia, donde se encuentran poblaciones como San Félix, Marulanda y Murillo, cuyos íconos culturales son el frailejón y el cóndor; estos son ecosistemas de tierra fría y fuentes termales provenientes del macizo volcánico Ruiz–Tolima, que provee agua a dos millones de personas en Caldas, Risaralda, Quindío y Tolima”, agrega el profesor Duque Escobar.

La propuesta incluye también el mundo de Bachué (agua), que corresponde al Norte con el río Guarinó, cuya pluviosidad llega a alcanzar entre los 3.500 y 4.000 milímetros al año. Es gracias a esta riqueza que la región es potencia en el sector hidroeléctrico; de hecho, la energía generada allí equivale al 2 % de la producida en Colombia (dos millones de kilovatios).

Los tres mundos restantes: de las artes (Chía), la ciencia (Bochica) y la tecnología (Chibchacum) subrayan la importancia de la ciencia, la tecnología y la identidad cultural como factores clave para resolver la brecha de productividad e ingresos que sume en la pobreza a cerca de 300.000 caldenses en los medios rurales.

De esta manera, los cerca de 15.000 usuarios al año, la mayoría estudiantes y profesores de escuelas y colegios de la región, que visitan el Museo Samoga para interactuar y aprender con estos siete mundos, ahora podrán aceracrse de manera interactiva a la cultura cafetera.

Edición:
UN Periódico Impreso No. 194

Relacionado: 

UMBRA: LA ECORREGIÓN CAFETERA EN LOS MUNDOS DE SAMOGA

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: