TIEMPO GEOLÓGICO – Manualgeo Cap 10

UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA

MANUAL DE GEOLOGÍA PARA INGENIEROS

8aacf-un2bde2bcolombia

GONZALO DUQUE ESCOBAR

http://www.bdigital.unal.edu.co/1572/

 

Cap 10 –  TIEMPO GEOLÓGICO

 image001

Amonite fosilizada. Montes.upm.es

 

 

 

La edad del Universo se estima en 15.000 millones de años (Ma) y la de la Tierra en sólo unos 4.470 Ma. Varios isótopos tienen períodos de desintegración comparables con la edad del Universo. Por la concentración relativa de los mismos, así como de los productos de su desintegración, al investigar las rocas terrestres y lunares y sustancias meteóricas del sistema solar, se ha concluido sobre la edad del planeta. La escala de tiempo geológico sirve para ordenar y mostrar los acontecimientos importantes, en la evolución del Planeta.

Los métodos de medida de tiempo pueden clasificarse en dos grandes categorías: la que estudia el movimiento continuo y conduce a la noción de escala de tiempo, en la cual asociamos el concepto de fecha para la graduación de la escala, y la que se basa en la noción intuitiva de los intervalos de tiempo, de donde surge la necesidad de buscar una unidad de tiempo adecuada para medir el intervalo, y por lo tanto el instrumento que lo mide. En nuestro caso el primero será el millón de años y los segundos los relojes atómicos naturales aportados por elementos radioactivos.

El tiempo geológico puede ser absoluto o relativo; el primero se define por la desintegración de elementos radiactivos, principalmente en rocas ígneas y a veces en sedimentarias o en fósiles, en tanto que el segundo se determina por la superposición relativa de las rocas sedimentarias o por razonamientos paleontológicos.

 

10.1 TIEMPO ABSOLUTO

El número de protones del átomo, el número atómico, determina las propiedades químicas del elemento. Los átomos varían desde el más simple, el hidrógeno con un sólo protón, hasta el nobelio, que tiene 102. De los 102 elementos de la tabla periódica, algunos emiten espontáneamente rayos radiactivos, los cuales son principalmente de tres clases: alfa, beta y gamma. Los rayos alfa son partículas equivalentes a los núcleos de helio, los rayos beta son haces de electrones disparados a gran velocidad y los rayos gamma son haces de ondas electromagnéticas con longitudes de onda del orden de 10-8 a 10-9 centímetros.

Los núcleos de los átomos de los elementos radiactivos son inestables y se descomponen espontáneamente emitiendo partículas alfa y beta y cambiando la estructura nuclear del elemento para transformarse en otro elemento diferente. Por ejemplo el 238 U emite rayos alfa y se transforma en el elemento 234 Th: el uranio es el elemento progenitor o parental y el que resulta es el descendiente.

Tabla 15.  Serie del Uranio 238

Isótopo Partícula emitida Características del elemento
238 U 92 α Parental
234 Th 90 β Descendiente
234 Pa 91 β Descendiente
234 U 92 α Descendiente
230 Th 90 α Descendiente
226 Ra 88 α Descendiente
222 Rn 86 α Descendiente
219 Po 84 α Descendiente
214 Pb 82 β Descendiente
214 Bi 83 α = 0,04%;  β = 94,96% Descendiente
214 Po 84 α Descendiente
210 Th 81 β Descendiente
210 PB 82 β Descendiente
210 Bi 83 β Descendiente
210 Po 84 α Descendiente
206 Pb 82 estable Descendiente

Wagoner & Goldsmith.  Horizontes Cósmicos. Labor. 1985.

Pero el producto final de un elemento radiactivo ha de ser un descendiente estéril que no emita más rayos, y en el caso del 238 U, el último descendiente es el 206 Pb. La emisión radiactiva va siempre acompañada de un desprendimiento de calor: la cantidad de calor liberado en la desintegración del 238 U en 206 Pb, es de 1,85 x 10-12 calorías por átomo. Si se espera para que se desintegre un gramo de uranio, en plomo el calor liberado equivale al  que  se obtiene de 800 kilogramos de carbón.

 

– Vida media de un elemento. La velocidad de desintegración espontánea varía enormemente de un elemento a otro y se expresa por la magnitud del período de semidesintegración o vida media del elemento, que es el tiempo necesario para que se desintegre la mitad de los átomos existentes al principio. Por ejemplo, si un elemento tiene t años de vida media, de 8 gramos iniciales, al cabo de t años se transformarán 4 gramos en el otro elemento y los 4 restantes tardarán t años para generar 2 gramos más del nuevo elemento. El radio, uno de los descendientes del 238 U, tiene un período t de 1622 años. Si se parte de 8 gramos, en 1622 años habrán quedado 4 gramos; al cabo de otros 1622 años quedarán sólo 2 gramos, y así sucesivamente. Hasta donde los científicos han podido comprobar, la velocidad de desintegración no se altera por la temperatura, la presión o el estado de combinación química en que se encuentre el elemento, y el período de un elemento radiactivo se considera como una constante y es una propiedad fundamental del elemento.

  • Métodos de datación. Algunos elementos radiactivos como el 238 U tienen períodos de semidesintegración (vida media) de miles de millones de años, y, por contraste, otros elementos tienen períodos extraordinariamente cortos: el décimo descendiente del 238 U, el 214 Po, tiene un período de aproximadamente una millonésima de segundo. En consecuencia, los elementos radiactivos de vida larga son la base de los relojes geológicos.

Las dataciones radioactivas se aplican según los siguientes procesos, para los cuales se señala la vida media:

1)        87 Rb, 87 Sr ®        47.000 millones de años

2)        232 Th, 208 Pb        ®        13.900 millones de años

3)        238 U, 206 Pb          ®        4.560 millones de años

4)        40 K, 40 Ar    ®        1.300 millones de años

5)        235 U, 207 Pb          ®        713 millones de años

6)        14 C, 14 N     ®        5.570 años solamente

Los métodos de datación radiométrica más conocidos son el Uranio/Plomo y el Carbono 14. Pero los científicos han llegado a la conclusión que las principales fuentes radiactivas de calor de la tierra son el uranio, el torio y un isótopo radiactivo del potasio cuya masa atómica es 40, en vez de 39 que es la del elemento estable

 

 

10.1.2 El calor radiactivo de la tierra. Los elementos radiactivos son mucho más abundantes en las rocas graníticas, menos abundantes en las rocas basálticas y mucho menos en la peridotita. Esas tres rocas son los mejores candidatos para constituir las capas superior e inferior de la corteza y el manto respectivamente. Así se puede deducir que los elementos radiactivos que suministran calor están fuertemente concentrados cerca a la superficie, mientras la cantidad de elementos radiactivos en el núcleo (según modelos) se supone comparable a la cuantía medida en el hierro meteórico. Los valores son los siguientes.

En la tabla 16 la primera columna es para el tipo de roca; las tres siguientes dan la cantidad de gramos/tonelada en la roca; las tres siguientes dan la cantidad de calor en caloría/gramo x segundo x 10-6, y la última, da la cantidad total de calor en calorías/cm3 x seg x 105.

Tabla 16. Contenido radiactivo y calor liberado.

Roca\elemento U Th K U Th K Total
Roca granítica 4 13 4.1 940 820 300 1.74
Roca basáltica 0.6  2 1.5 140 130 110 0.35
Roca peridotita 0.02 0.06 0.02 4.7 3.7 1.5 0.01
Meteorito condrítico 0.011 ? 0.093 3 ? 7 0.0095
Meteorito ferrífero 1×10-4

a

1×10-6

? ? 2×10-2

a

2×10-4

? ? 6×10-5

a

6×10-7

Takeuchi-Uyeda-Kanamori. ¿Qué es la Tierra?, Orbis, 1986.

10.1.3  El uranio.  El 238 U92, se interpreta como el elemento 92 en el cual el número de protones y neutrones es 238.

Como el Uranio es inestable, generará 8 átomos de 4 He2 y uno de 204 Pb82, así:

 238 U = 4 He + 4 He + 4 He + 4 He + 4 He + 4 He + 4 He + 4 He + 206 Pb

Utilizando como reloj la desintegración de elementos radiactivos de largo período se puede calcular la edad de la Tierra: se han encontrado rocas de hasta 3000 millones de años. Para la determinación de la edad exacta de la Tierra, se utiliza la composición isotópica del plomo y el método seguido es en líneas generales: los isótopos del uranio (238 U y 235 U) y el torio (232 Th) se desintegran y generan diferentes isótopos estables de plomo, así:

238 U ? 204 Pb ,   235 U ? 207 Pb  y   232 Th  ? 208 Pb

Sin embargo, el plomo tiene otro isótopo, 204 Pb, no radiogénico, que no es resultado de la radiactividad. Cuando la Tierra se originó, el plomo existente debió contener los cuatro isótopos de Pb (204, 206, 207 y 208) en una proporción que se fue modificando al pasar el tiempo, pues las cuantías de uno de los isótopos permanecían constantes mientras la de los otros tres crecía a causa de la desintegración del uranio y el torio.

 

10.1.4  La edad de la tierra.  Para determinar la composición isotópica del plomo en determinado período de la historia de la Tierra, debe hallarse la composición isotópica del plomo en minerales como la galena, que se formaron en aquel período. El razonamiento es muy simple: cuando el plomo se combina para formar un mineral, es insignificante la probabilidad de que se añadan al mismo, torio y uranio. Por tanto se puede admitir que un mineral de plomo que se formó, hace 500 millones de años, por ejemplo, conserva hoy el fósil de la composición isotópica del plomo que existía ya en aquel tiempo.

Comparando las composiciones isotópicas de minerales de plomo de distintas épocas, se observa que las cantidades de los isótopos de plomo 206, 207 y 208 son tanto mayores cuanto más recientes son esas épocas. Si se determina la rapidez de ese aumento, en principio, será posible calcular matemáticamente la edad de la Tierra. En la práctica el cálculo está sujeto a error puesto que en realidad se desconoce la proporción en que se encontraban estos isótopos en el momento del nacimiento de la Tierra. No obstante se ha adoptado la hipótesis de que la sustancia primitiva de nuestro globo es la misma de los actuales meteoritos, entre los cuales está la troilita que es un siderito con plomo y cantidades tan minúsculas de uranio y plomo, que el plomo, debido a su desintegración durante la historia del meteorito, es prácticamente despreciable. De enorme importancia es el hecho de que la edad de los lítitos o meteoritos pétreos, determinada independientemente, diera también un valor próximo a los 4500 millones de años, edad calculada de la Tierra.

 

– Los Muiscas explicaban el origen del mundo y del hombre valiéndose de tres mitos diferentes y complementarios, que corresponden a tres etapas culturales diferentes: El primero es el de Chiminigagua, por ser más antiguo y aludir a la creación del Universo; según Fray Pedro Simón, cuando todo era oscuro y nada existía, la luz estaba metida en una cosa grande, llamada Chimigagua que explota, para que salga Chiminigagua mostrando la luz que tenia y de ella criando cosas; las primeras, unas aves negras grandes que con su aliento resplandeciente iluminan y aclaran todo lo demás ya creado ( este mito es un equivalente al Big-Bang). Los dos siguientes son el de Chibchacum y el de Bochica, que  explican el origen lacustre de la sabana de Bogota y el del salto del Tequendama, cuando dice que estando la Tierra sostenida por cuatro guayacanes, resulta inundada por voluntad de la primera divinidad, enojada con el pueblo. Pero el buen Bochica las drena creando el salto del río Bogotá (la edad actual de estas, es unos 16.000 años).

 

10.1.5 El carbono 14.  El carbono 14 con una vida media aproximada de 5600 años es útil para datar muestras, orgánicas con una antigüedad inferior a los 50 mil años. Los rayos cósmicos (neutrones acelerados) bombardean el nitrógeno normal de la atmósfera, 14 N7, desequilibrándolo por la vía de los protones, para obtener el 14 C6, isótopo del 12 C6, o carbono normal. Luego se forma el bióxido de carbono 14, especie cuyo nivel existente en la biosfera ha sido relativamente constante en los últimos milenios.

Los seres vivos, (plantas y animales) absorben ese bióxido, pero al morir, empieza a retrogradar el C 14 a N 14 con la vida media anunciada. En la muestra que se desea datar se compara el nivel que aún queda de C 14 con el que ha existido y existe en la atmósfera, esa diferencia da la edad de la muestra establecida en términos de vida media del carbono 14.

Para edades intermedias para las cuales los procedimientos anteriores no son suficientes se utilizan otros procesos como el K‑Ar con una vida media de 1200 millones de años. Este método es útil para muestras con antigüedades entre 3400 y 30 mil años.

Para períodos recientes, como el cuaternario, se utilizan algunos métodos típicos de datación relativa como el estudio de sedimentos (varvas) en lagos glaciares o  del polen de las flores,  en materiales cuaternarios.

Cuadro 14. Edades radiométricas en el departamento de Caldas

       ROCA LOCALIDAD     METODO

MATERIAL

    UNIDAD

LITOLOGICA

     EDAD

(Ma.)

Andesita Cerro el Morro, Samaná K/Ar

Anfíbol

Pórfido del Morro 3,5±0,2
Andesita Puente Linda K/Ar

Anfíbol

Pórfido Puente Linda 3,6±0,2
Pórfido dacítico Quebrada Chaburquía K/Ar

Anfíbol

Stock Marmato 6,3±0,7
Pórfido

Andesítico

La Felisa K/Ar

Biotita

Stock

La Felisa

6,9±0,2
Pórfido

Andesítico

La Felisa K/Ar

Anfíbol

Stock La Felisa 7,1±0,2
Granodiorita Carretera Manizales-Fresno Huellas de fisión Apatito Stock de Manizales 10,5±1,0
Tonalita Florencia K/Ar

Biotita

Stock Florencia 54,9±1,9
Esquisto biotítico Este del Dpto. de Caldas K/Ar

Biotita

Complejo Cajamarca 67,3±2,3
Cuarcita Este del Dpto. de Caldas K/Ar

Biotita

Complejo

Cajamarca

71,9±2,5
Diorita Samaná K/Ar

Anfíbol

Stock

Samaná

75,1±4,9
Cuarcita Caldas K/Ar

Biotita

Complejo Cajamarca 76,0±2,6
Gneis Este de Norcasia K/Ar

Biotita

Intrusivo gnéisico de Norcasia 80,9±2,8
Diorita La Pintada-Arma K/Ar

Anfíbol

Stock Cambumbia 112,0±5,0
Diorita La Pintada-Arma K/Ar

Roca total

Stock

Cambumbia

113,0±3,0
Gneis Río Manso K/Ar

Biotita

Intrusivo gnéisico de Norcasia 205,0±7,0

Tomado del Mapa Geológico Generalizado del Departamento de Caldas. Ingeominas. Santafé de Bogotá, 1993.

  • TIEMPO RELATIVO

Se determina principalmente la posición relativa de las capas sedimentarias y los fósiles contenidos (paleontología).

La correlación es el método que liga la secuencia de un lugar con otro, así:

 

– Estratigrafía.  Se establece en las rocas sedimentarias el orden de los estratos y la correspondencia y carácter litológico y posición litoestratigráfica.

 

– Correlación bioestratigráfica o por fósiles.  Los fósiles resultan contemporáneos a los estratos que los contienen. Ello supone el estudio de la evolución de los seres vivos.

 

 

– Por características físicas.  Las que se observan gracias a pozos exploratorios o a muestras de perforaciones, en los materiales rocosos.

Aparte de estos métodos existen otros que permiten correlacionar las rocas: tectónicos, paleomagnéticos, paleoclimáticos, volcánicos y arqueológicos.

Los métodos tectónicos suponen la utilización de eventos importantes tales como los períodos de elevación e una montaña; estos métodos están repletos de dificultades; no existe una evidencia consistente que demuestre que esos procesos estuvieran sincronizados en toda la superficie de la tierra.

Los métodos paleomagnéticos, basados en las inversiones periódicas del campo magnético de la Tierra, registradas en las rocas de los fondos oceánicos, han proporcionado una herramienta de gran utilidad para datar la última parte del registro estratigráfico y desenmarañar la historia de los movimientos relativos de los continentes.

Los métodos paleoclimáticos se soportan en los cambios marcados en el clima, que acompañados frecuentemente por variaciones de altitud y latitud, aportan recursos de correlación; estos métodos han sido muy utilizados en el cuaternario.

Los métodos volcánicos suponen acontecimientos por lo general repentinos de corta duración y amplios efectos: lavas y cenizas ocupan una sucesión regular de estratos en la superficie terrestre o en los fondos marinos, que pueden servir como horizonte guía.

 

La Arqueología puede reconocer pisos donde se han establecido culturas susceptibles de ser datadas; los depósitos que los cubren ponen en evidencia eventos posteriores y fechables. Este método resulta de particular interés para América, donde la historia se extiende a sólo 500 años, pero se tiene conocimiento del desarrollo de las culturas precolombinas a lo largo del tiempo, con lo cual las fechas pueden ser estimadas por las características de las cerámicas y demás utensilios.

.image003
Figura 47. Correlación de eventos con base en tres columnas estratigráficas. Los estratos contienen fósiles. Con línea punteada se enlazan estratos contemporáneos de lugares distantes. Tomado de La Tierra Planeta Vivo, Salvat.

Los métodos tectónicos suponen la utilización de eventos importantes tales como los períodos de elevación e una montaña; estos métodos están repletos de dificultades; no existe una evidencia consistente que demuestre que esos procesos estuvieran sincronizados en toda la superficie de la tierra.

Para ilustrar la correlación, tan útil para establecer el tiempo relativo y la secuencia de los eventos entre zonas más o menos alejadas, se utilizan las columnas estratigráficas que contienen las litologías de sus zonas respectivas. Adicionalmente con los fósiles presentes en dichas capas, se puede hacer una correlación temporal entre litologías distintas. Ver figura 47.

 

10.2.1  Principios de estratigrafía.  La estratigrafía es esencialmente el estudio de la historia de la Tierra tal y como ha quedado registrada hasta hoy en las rocas estratificadas. Incluye esta historia grandes episodios de construcción de montañas, procesos magmáticos y metamorfismo de rocas. En sus albores la estratigrafía fue un escenario de confrontaciones entre neptunistas y plutonistas, y también entre catastrofistas y uniformistas, en el cual irrumpe William Smith, el padre de la estratigrafía.

Los neptunistas sostenían que las rocas habían sido formadas como precipitaciones químicas en agua y los plutonistas discutían su origen a partir de un estado de fusión. De otro lado los catastrofistas propusieron como explicación de la mayoría de los fenómenos geológicos, especialmente el de los fósiles contenidos, la gran catástrofe del Diluvio Universal, y otras más, para explicar la larga sucesión de flora y fauna en las rocas estratificadas; mientras los uniformistas, con la premisa  “el presente es la clave del pasado”, sostenían que todo lo sucedido en el entorno geológico puede ser explicado por los mismos procesos de erosión, transporte y deposición, que se ven en marcha hoy en día; además la actividad volcánica para explicar las rocas ígneas.

A finales del siglo XVIII William Smith, observando las minas de carbón y rutas de los canales, descubre dos principios simples de la estratigrafía, los dos únicos que esta disciplina aún posee: la ley de la superposición y el principio de correlación.

 

Ley de la superposición.  Según ella,  en circunstancias normales, los depósitos más jóvenes descansarán sobre los más antiguos y que la sucesión seguirá lecho sobre lecho en orden cronológico. Esto puede ser tan obvio que no necesite aclaración; sin embargo, el principio reconocido en el siglo XVII por Steno había sido olvidado.

Desde luego no es siempre tan sencillo como parece, pues los movimientos laterales de la corteza inclinan y aún, dislocan los estratos, colocando los más antiguos sobre los más recientes.

 

Principio de correlación.  El segundo gran principio sugiere qué rocas de diferentes lugares se han formado al mismo tiempo, si contienen los mismos tipos de fósiles: de esta forma pueden correlacionarse rocas sin frontera física común.

Por supuesto que al avanzar en la tarea de revelar la historia geológica de un territorio, los registros pueden estar lejos de ser completos, surgiendo lo que se denomina una “discordancia,” como un lapsus en el registro de los hechos.

Dado que las rocas pueden aparecer en un lugar y estar ausentes en otro, también pueden cambiar de carácter con relación a su situación en uno u otro lugar. La suma total de las características de una roca, denominada facies, nos lleva incluso tan lejos como a la interpretación del ambiente real que la roca representa.

En una primera aproximación se dice que un conjunto de estratos tiene una facies arenosa, otro de aproximadamente la misma edad una facies calcárea, y con mayor detalle, se puede hablar de una facies marina somera o de una facies de dunas arenosas.

La siguiente etapa para resolver la estratigrafía de un área consiste en la interpretación de los sucesivos ambientes registrados en los sedimentos, con lo cual se pueden construir los mapas paleogeográficos de una región en particular y en un momento específico del pasado. La variación lateral de las facies en los estratos dificulta la correlación, pues no son sólo las rocas las que varían sino también los fósiles contenidos.

 

  • LA COLUMNA GEOLOGICA

En la cronología clásica, las eras, de la más antigua a la más reciente, se suceden así: a la era arcaica, la que se entendió como era azoica, le suceden las eras donde evoluciona la vida, y así viene la primaria; luego la secundaria, la terciaria y la cuaternaria, llegando esta última hasta el tiempo actual.

Esa cronología ha sido sustituida por la cronología moderna del cuadro 15, en el que se incluyen los eones, y terciario y cuaternario forman una sola era. A cada unidad de la escala de tiempo geológico corresponde otra en el haz de la serie de materiales de la corteza que la integran; esta correspondencia es la siguiente:

Eones

Era   . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  Grupo

Período  . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  . . .Sistema

Epoca  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .Serie

Edad   . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  Piso

Estratos o capas

Cuadro 15. Escala de tiempo geológico

ERAS PERIODOS EPOCAS LA VIDA E
Cenozoica. Dura 70 millones de años (inicia hace 70 Ma.) Cuaternario Holoceno

Pleistoceno

Hombre actual

Hielo

1
Terciario Plioceno

Mioceno

Oligoceno

Eoceno

Paleoceno

Predomino flores

Desarrollo mono

Pastos y praderas

Caballo primitivo

Inician mamíferos

1
Mesozoica 150 Ma. (Hace 220 Ma.) Cretácico

Jurásico

Triásico

Extinción dinosaurios

Aparecen las aves

Aparecen dinosaurios

1
Paleozoica dura 330 Ma.

Inicia hace 550 M a.

Pérmico

Pennsylvánico

Mississípico

Devónico

Silúrico

Ordovícico

Cámbrico

Reptiles

Carbonífero superior

Carbonífero inferior

Desarrollo de fauna de peces

Plantas y animales terrestres

Primeros vertebrados (peces)

Abundancia de fósiles invertebrados

1
Precámbrico

< 3.500 M a.

Algónquico

Arcaico

Plantas e invertebrados marinos

Gran período azoico

2

3

EONES  1 = fanerozoico  2 = proterozoico  3 = criptozoico

Adaptado de Casquet et al. La Tierra, planeta vivo; Salvat, 1985.

 

10.3.1  Precámbrico.  El arcaico o período inferior del Precámbrico es de amplia duración (2000 millones de años) desde que se originó la corteza hasta hace unos 2500 millones de años.

Los materiales del período afloran en Finlandia, Canadá y el Cañón del Colorado, donde las rocas del sistema son fundamentalmente gneis, esquistos, granitos y pórfidos. Formadas ya las primeras cuencas marinas, y constituidos los primeros núcleos emergidos con carácter de archipiélagos, se producen los primeros geosinclinales y numerosas orogenias y ciclos volcánicos, para que se formen las antiguas placas tectónicas. A finales del arcaico se difunden por los mares los primeros organismos unicelulares, vegetales y animales.

– El algónquico es el período superior del Precámbrico formado por el lapso comprendido desde hace 2500 hasta 570 millones de años. Los materiales del algónquico (esquistos, cuarcita, areniscas, tillitas, basaltos y pórfidos) aparecen discordantes sobre los del arcaico. Se inicia con la formación de territorios permanentemente libres de agua sobre los que circulan ríos y aparecen en el mar organismos pluricelulares (estromatolitos), cuando la temperatura media era aún bastante elevada, pues sólo a finales del período cae por debajo de 100°C para dar paso a una glaciación.

  • Paleozoico. Durante el cámbrico, período que representa la base del Paleozoico, y que dura unos 70 millones de años, permanecieron emergidas las tierras plegadas por la orogenia Herciana. Fueron importantes dos geosinclinales en Europa, mientras uno ya existía en América sobre la costa Pacífico y otro en lo que hoy ocupan los Apalaches. No hubo en el período orogénesis actividad magmática importante, pero sí una importante transgresión marina, la formación de los tres grandes océanos actuales y una fauna exclusivamente marina (algas, celentéreos, crustáceos, branquiópodos y esponjas).

 

– En el ordovícico-silúrico la orogenia caledoniana separa notables convulsiones marinas y los océanos invaden gran parte de las tierras emergidas. A la fauna marina invertebrada (graptolites, trilobites y cefalópodos) se suman los primeros peces acorazados (ostracodermos y placodermos), siendo la flora exclusivamente marina (algas).

Si del ordovícico las rocas más abundantes son depósitos de cuarcitas, pizarras y calizas con fósiles, las del silúrico son las pizarras. El ordovícico transcurre desde hace 500 hasta 435 millones de años y el silúrico desde hace 435 hasta 395 millones de años.

– Durante el devónico hay gran extensión de los continentes y un clima seco y caluroso. En el período de 48 millones de años, desde 395 hasta 347 millones de años, se dan la formación de la atmósfera actual y las últimas fases de la orogenia caledoniana. En esta época persiste la existencia del continente Noratlántico separado del de Gondwana por el mar de Tetis. Aquí se da un hecho muy importante: la conquista del medio terrestre o aéreo por los seres vivos, pues además del gran desarrollo de los peces acorazados y la desaparición de los graptolites, aparecen los anfibios y los primeros insectos terrestres. La flora se instala en los bajos mares interiores, los cursos de agua y los pantanos; aparecen psilofitales y riniales y a continuación los primeros helechos arborescentes y las primeras criptógamas.

– Durante el carbonífero se dan intensos y repetidos movimientos verticales de las tierras emergidas; paroxismo de la orogénesis herciniana y formación de potentes series sedimentarias englobando restos vegetales. Prevalecen las tierras emergidas de carácter pantanoso ricas en bosques que fragmentan el océano Tetis y termina el período con una glaciación.

El clima era tropical en el hemisferio norte y frío en el sur. El carbonífero transcurre a lo largo de 67 millones de años, desde hace unos 347 hasta hace 280 millones de años. De este período de fauna marina rica, en el que aparecen los primeros peces ganoideos y difusión sobre tierra firme de artrópodos y batracios (anfibios), los fósiles animales más característicos son los goniatites.

– El pérmico, sistema superior del paleozoico, transcurre desde 280 millones de años hasta 230, antes del presente. Aparecen en él dos facies bien determinadas, la marina y la continental; la primera de tipo calcodolomítico mientras la segunda está caracterizada por areniscas rojas y evaporitas.

En él se verifica una progresiva retirada de los mares y una pequeña elevación de los Urales y a lo largo del Golfo de Méjico, y también el inicio de la separación de Madagascar.

En este período se difunden los primeros reptiles y se desarrollan los batracios gigantes, se desarrollan los peces ganoideos y desaparecen los trilobites y tetracoralarios. En flora se desarrollan las gimnospermas y hay predominio con formas gigantes de helechos, cordaites y equisetos.

 

10.3.3  Mesozoico.  Se inicia la era mesozoica con el período triásico, que transcurre a lo largo de unos 35 millones de años. En el triásico se producen profundas fracturas, de las que sale lava como la enorme colada basáltica del Paraná que ocupa 1 millón de Km2.

Es el predominio de la regresión marina que favorece la formación de potentes sedimentos a causa de una intensa erosión en los continentes. Sobre la biosfera se observa cómo se afirman y difunden los reptiles diferenciados pero sin que existan todavía anfibios gigantes. En los mares se desarrollan peces ganoideos, seláceos y varias especies de invertebrados, además de algas características, mientras en los continentes hay una difusión de coníferas tipo araucaria y numerosas  xerófilas.

– El jurásico, es un período con regresiones y transgresiones marinas, con predominio de tierras emergidas y grandes pantanos en Europa, representado especialmente por calizas y margas.

El sistema que transcurre desde hace 195 hasta 141 millones de años, bajo un clima tipo tropical, es propicio para que los reptiles (voladores, nadadores y terrestres) alcancen su máximo desarrollo.

En los mares se encuentran reptiles gigantes (ictiosaurios) y gigantescos ammonites, mientras en los continentes predominan las coníferas y cicadáceas, aparecen las primeras angiospermas monocotiledóneas, las primeras aves, los mamíferos marsupiales y los grandes reptiles (dinosaurios, pterosaurios, etc.).

– El cretácico es un período caracterizado por oscilaciones verticales de tierras emergidas. En el cretácico inferior el geosinclinal de Tetis continúa recibiendo sedimentos y su océano alcanza su máxima extensión separando tierras meridionales y septentrionales, mientras a finales del período se da una intensa actividad volcánica que origina extensas llanuras de lava; se verifican también el primer paroxismo de la orogenia alpino- himalayana y movimientos orogénicos en América (Andes y Montañas Rocosas).

En estos 76 millones de años (desde hace 141 hasta hace 65 millones de años) aparecen los antepasados directos de las aves, se desarrollan los marsupiales, hay todavía dominio de reptiles hasta el final de la era y se desarrollan las dicotiledóneas, las monocotiledóneas y las coníferas de géneros actuales.

 

10.3.4  Cenozoico.  El paleógeno o terciario temprano, que comprende el ciclo paleo-eo-oligoceno, es el inicio de la era cenozoica que dura 42 millones de años. Se inicia con la transgresión de Tetis que separa Australia del Asia Insular y las dos Américas, continúa con extensas convulsiones que afectan las cálidas aguas de Tetis cuando las dos Américas están separadas. Termina el paleógeno con un segundo paroxismo de la orogenia alpino-himalaya, con la formación de las cadenas costeras de las Rocosas, el Caribe y algunas zonas de América Central. Se desarrollan los mamíferos y las aves y aparecen en los mares nuevas especies de foraminíferos y los característicos nummulites.

A las especies de tipo tropical se unen las de tipo subtropical y a mediados del paleógeno aparecen nuevas especies de mamíferos. En el oligoceno aparecen los hipopótamos, los lemúridos, los libérridos y los insectívoros, y sobre el medio subtropical, en zonas de montañas, se desarrollan bosques de caducifolios.

– El neógeno o terciario tardío (mio-plioceno) transcurre desde 23 millones de años hasta hace 1.8 millones de años. En él se produce el más importante paroxismo de la orogénesis himalayana  y a final del período se restablece la unión entre las dos Américas, desapareciendo definitivamente Tetis del Asia centro-oriental.

Se abre el mar Rojo y el clima empieza a diferenciarse según las regiones, en templado y lluvioso para el norte y en cálido y húmedo para el sur. Durante el mioceno aparecen los simios antropomorfos y algunas especies terrícolas que preludian la forma humana, en fauna se difunden los proboscíferos y desaparecen los nummulites; la flora, de tipo cálido templado, muestra extensos bosques de planifolios, palmeras y plantas tropicales.

– Durante el plioceno, Insulindia y las Antillas toman el aspecto actual, se forma la península italiana y el mar Rojo y además aparecen los antepasados directos del hombre; en fauna se desarrollan los simios antropomorfos y aparecen los antepasados de las actuales especies animales (caballos, felinos, aves, etc.); en flora la característica son bosques de planifolias y numerosas especies subtropicales.

– El cuaternario (neozoico), que se inicia hace 1.8 millones de años, con el pleistoceno, empieza con el asentamiento de la orografía actual y las glaciaciones. Durante los avances del hielo se establecen puentes de tierra que unen al Asia con América y el Asia Meridional (Insulindia). En este período aparece el hombre actual.

Durante las glaciaciones los bosques de coníferas llegan al Mediterráneo y en los períodos interglaciares las especies de clima cálido suben a Europa. En el holoceno se forma el estrecho de Gibraltar y de Mesina y se hunden los puentes intercontinentales. Además se constituyen las actuales razas humanas, se descubre la agricultura, el pastoreo y la metalurgia, y se da paso a la civilización actual.

 

 

  • FORMACION DEL SECTOR NORTE DE LOS ANDES (COLOMBIA)

– Precámbrico.  Se da la formación del escudo Guyanés. (Este cratón, tras haber sido plegado al principio, ha pasado por un largo período de estabilidad)

– Paleozoico.  Se da la formación del cinturón ancestral de la cordillera Central (formación Cajamarca) a partir de un primer eugeosinclinal al occidente del escudo, y del sector SE de la Sierra Nevada de Santa Marta a partir de una intrusión granítica (batolito de Santa Marta) en la orogenia del ordovícico.

 

– Mesozoico.   A partir de un segundo eugeosinclinal en el exterior del cinturón Paleozoico, se forma, por el costado occidental, la Cordillera Occidental, además el sector NW de la Sierra Nevada, en la orogenia del Jurásico.

– Cenozoico.  Por depósitos del escudo y de la cordillera Central, se forma la cordillera Oriental por flexiones marginales fuertes, fallas inversas locales y fallas de rumbo en sus bordes, sobre un miogeosinclinal en la orogenia del Mioceno, o del Terciario tardío.

– Terciarios tardío y Cuaternario actual.  Originadas las tres cordilleras (la Central en el Paleozoico temprano, la Occidental a mediados del Mesozoico y la Oriental en el Terciario tardío) se experimentan varios movimientos epirogénicos en el Terciario tardío (Plioceno) y  en el Cuaternario actual (Holoceno), e intrusiones magmáticas, dando como resultado su actual relieve.

– Ciclos ígneos.  Se distinguen varios ciclos ígneos:

Los plutónicos o intrusivos: en el Precámbrico tardío, Ordovícico tardío, Paleozoico tardío, del Triásico al Jurásico, también en el Cretácico y otro continuo durante el Mio‑Oligo‑Eoceno.

Los ígneos volcánicos: de lavas máficas submarinas en las dos series eugeosinclinales del Paleo y del Mesozoico y las silíceas diferenciadas del Triásico al reciente.

– Dos ambientes.  Dividida la Cordillera Central por una línea, y mejor aún, tomando como referencia la Falla Romeral, al este los Andes colombianos resultan supersiálicos y al oeste parecen formados sobre la corteza oceánica, por lo que probablemente son supersimáticos (basaltos y ofiolitas, en general).

 

– Basamento de Panamá.  El basamento del Istmo de Panamá se originó probablemente por un levantamiento de la corteza en el Triásico en asociación con la Orogenia Andina (faunas marinas abisales y batiales homólogas y faunas de norte y sur América en sedimentos del Terciario superior idénticas).

– Contraste costero.  La zona costera del Caribe muestra evidencias de erosión y desgaste, el resto del continente está poco desgastado. Estos hechos confirman el crecimiento del continente entre el Paleo y Mesozoico extendiéndose y desplazándose hacia el Pacífico.

– Depósitos Terciarios.  El espesor de los estratos terciarios, en los llanos, llega a 4 Km. sobre la zona occidental o piedemonte de la cordillera Oriental  y  el cretácico aflora 100 Km. al este de dicho margen. En Honda ese espesor llega a los 7 Km. y en Montería hasta los 9 Km., mientras la profundidad de las cuencas sedimentarias del  Atrato – San Juan, y del río Cauca, se aproximan a los 4 Km.

– Cinturón cristalino de la cordillera Central.  El basamento de la cordillera Central es el Grupo Cajamarca, en donde las rocas sedimentarias han sufrido metamorfismo al final del Paleozoico.

 

 

  • TÉRMINOS

– Diastrofismo.  Término que se opone simultáneamente al fijismo y catastrofismo, y que alude a un conjunto de movimientos orogénicos y epirogénicos.

– Movimiento tectónico.  Movimiento de la corteza con fractura y perturbación de estratos.

 

– Movimiento epirogénico.  Movimiento lento de ascenso y descenso de la corteza sin fracturamiento pero con plegamiento de estratos.

– Ofiolitas. Materiales asociados al fondo oceánico. Grupo de rocas básicas y ultrabásicas en zonas geosinclinales, e incluso sedimentos formados un conjunto de fragmentos de la corteza oceánica.

– Batial.  Ambiente marino de luz escasa, entre 200 y 800 metros de profundidad.

 

– Abisal.  Zona marina de mayor profundidad, abismos marinos.

– Geosinclinal.  Espacio de sedimentación. El prefijo Geo alude a una gran depresión.

– Geoanticlinal.  Gran umbral o espacio de erosión.

– Eugeosinclinal.  Ortoclinal, es decir, depresión lábil que contiene sedimentos sobre todo, de origen marino.

– Miogeosinclinal.  Geosinclinal al margen de un Eugeosinclinal ubicado entre éste y el continente, por lo que contiene masa de origen continental (Eu: lábil, Geo: grande, Sinclinal: depresión).

– Foraminíferos.  Animales unicelulares generalmente provistos de concha y seudópodos.

– Graptolites.  Organismos coloniales marinos que vivieron desde del cámbrico hasta el carbonífero.

– Celentéreos.  Metazoos con una organización extremadamente simple pero son las células diferenciadas en tejidos.

– Cefalópodos.  Moluscos de organización más compleja, de cabeza diferenciada con tentáculos entorno a la boca, seno hiponómico, respiración branquial, simetría bilateral, concha de una sola pieza formada por el fragmocono y la cámara de habitación, externa o interna o incluso ausente.

 

– Trilobites.  Fósil característico de la era paleozoica y que aparece ya a principios del cámbrico diversificándose en todos los ambientes marinos hasta alcanzar 1500 géneros que sin embargo desaparecieron todos, el cuerpo está dividido en tres lóbulos y los apéndices eran todos del mismo

 – Vertebrados.  Miembros tipo salvo las antenas del tipo cordados, como lo son los urocordados y los cefalocordados. Los cordados tienen un rígido soporte interno, aberturas branquifaríngeas y sistema nervioso tubular dorsal. En los vertebrados hay presencia de columna vertebral situada en posición dorsal que envuelve al cordón nervioso.

 

– Angiospermas.  Las angiospermas son plantas con flor y están caracterizadas por la producción de semillas completamente encerradas dentro de la parte femenina de la planta.

 

– Ostrácodos.  Minúsculos crustáceos de caparazón calcáreo, formada de dos valvas articuladas.

– Pterofitas.  Las Pterofitas son los verdaderos helechos y las cicadofitas, las gimnospermas más antiguas.

– Algas.  Grupo de plantas extraordinariamente diversas con una gama de tamaños que va desde células simples de pocas milésimas de milímetros hasta algas marinas gigantes. Su estructura es simple, bastante uniforme y generalmente formada sólo por tejido blando. Las clases de algas son: las cianofíceas (azules), las Flagelofíceas (con flagelos), las diatomeas (silíceas), crisofitas (amarilla), clorofíceas (verdes), feofíceas (pardas) y rodofíceas (rojas).

 image004

Figura 48. Registros fósiles. 1. Foraminífera (nodosaria y miliodido), 2. Coral (porífera), 3. Braquiópodo, 4. Crinoidea, 5. Gasterópodo, 6 Lamelibranquia (dos vistas), 7.Ammonita (cefalópodo), 8. Trilobites (polímero), 9. Graptolito, 10. Plantas fósiles. (Mariopteris y ginkgo). Adaptado de Enciclopedia de las Ciencias Naturales, Ed. Nauta.

 

 

Lecturas complementarias:

 

 

Isaac Newton:

Notas sobre la obra e historia de Isaac Newton, resumen del libro de William Rankim, “Newton para Principiantes”, con algunos complementos, sobre este notable físico, inventor y matemático inglés, autor de los Principia, obra que describe la ley de la gravitación universal y establece las bases de la mecánica clásica mediante las leyes que llevan su nombre. Entre otros descubrimientos suyos, se destacan los trabajos sobre la naturaleza de la luz y la óptica y el desarrollo del cálculo diferencial.

Ver en: http://www.bdigital.unal.edu.co/1668/1/gonzaloduqueescobar.20098.pdf

Stephen Hawking.

Obra y vida de este connotado físico, cosmólogo y científico nacido en Oxford y sucesor de la Cátedra Lucasiana en Cambridge, reconocido como el más famoso de los físicos teóricos vivos hoy por su “Breve historia del tiempo”, y como una figura legendaria por sus aportes logrados al integrar en una teoría la Relatividad General y la Mecánica Cuántica. Este documento se basa en un resumen del libro “Stephen Hawking para principiantes”, de Mc Evoy y Zárate, con algunos complementos de la bibliografía anexa.

Ver en: http://www.bdigital.unal.edu.co/1686/1/gonzaloduqueescobar.20093.pdf

Territorio y Región: Caldas en la Ecorregión Cafetera.

Un territorio es una construcción social e histórica, también un sujeto en cuanto de las relaciones de carácter dialéctico entre los complejos sistemas social y natural, surge la cultura. Veamos a Caldas, un territorio mestizo, biodiverso, pluricultural y mediterráneo, que comprende 27 municipios colombianos ubicados en vertientes de las Cordilleras Central y Occidental del Centro y Centro Occidente de Colombia.

Ver en: http://www.bdigital.unal.edu.co/39441/1/gonzaloduqueescobar.201425.pdf

Túneles: videos y documentos.

Construcción de túneles. Manual de la Asociación Mundial de Carreteras PIARC, Impacto ambiental, Seguridad vial en túneles, Métodos de excavación, procedimientos constructivos, Videos y temas sobre túneles, de interés para Colombia.

Ver en: https://godues.wordpress.com/2014/01/04/tuneles-videos-y-documentos/

 

Manual de Geología para ingenieros

(2003) Rev. 2014.

 

 8aacf-un2bde2bcolombia

Gonzalo Duque-Escobar. Universidad Nacional de Colombia

http://www.bdigital.unal.edu.co/1572/

Presentación 

Contenido

Cap01 Ciclo geológico

Cap02  Materia y Energía

Cap03 El sistema Solar

Cap04 La Tierra sólida y fluida

Cap05 Los minerales

Cap06  Vulcanismo

Cap07  Rocas ígneas

Cap08  Intemperismo ó meteorización

Cap09   Rocas sedimentarias

Cap10  Tiempo geológico

Cap11   Geología estructural

Cap12  Macizo rocoso

Cap13  Rocas Metamórficas

Cap14  Montañas y teorías orogénicas

Cap15  Sismos

Cap16  Movimientos masales

Cap17  Aguas superficiales

Cap18 Aguas subterráneas

Cap19  Glaciares y desiertos

Cap20  Geomorfología

Lecturas complementarias

Bibliografía

Anexo 1: Túnel Manizales http://www.bdigital.unal.edu.co/2046/

Anexo 2:  Mecánica de los suelos http://www.bdigital.unal.edu.co/1864/

Anexo 3:  Gestión del riesgo http://galeon.com/manualgeo/riesgo.pdf

Anexo 4:  La Luna http://www.bdigital.unal.edu.co/1663/

Anexo 5: Economía para el constructor  http://www.bdigital.unal.edu.co/1698/

El Autor Gonzalo Duque-Escobar

HOME

http://www.bdigital.unal.edu.co/1572

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: