Sesquicentenario de “La Perla del Otún”

Por Gonzalo Duque-Escobar *

Cumple 150 años de fundación Pereira; para la efemérides dos artistas han convertido sus esquinas en una galería de arte público con retratos de sus personajes históricos o típicos y sitios emblemáticos, también la escultura de Arenas Betancourt, el “Bolívar Desnudo” símbolo del centenario de esta ciudad, se ha restaurado; además del esfuerzo risaraldense por abatir dificultades en vivienda, alimentación, salud, educación y empleo, se observan en el trienio obras de infraestructura por valor de decenas de miles de millones de pesos que vienen transformando la ciudad, notables acciones en el marco del proyecto “Pereira Ciudad Inteligente” donde se incluyen apuestas a las TIC, acuerdos esperanzadores entre actores sociales y la sociedad civil sobre políticas públicas para la sostenibilidad y movilidad urbanas, y estrategias que le apuntarían a un clúster comercial.

Al caer el telón de la sociedad industrial cuando Colombia se desindustrializa y la actividad en el PIB pasa del 25% en 1975 al 12% en 2012, aunque el café logra mantener su participación promedio del 23% del PIB agrícola, el 13% del PIB agropecuario y el 2,3% del PIB total en ese período, según Hernán Roberto Meneses la participación del Eje Cafetero en el PIB de la nación, entre 2001 y 2011, pasa del 4,5% al 3,2%, y para el período 2010/2011 la tasa de crecimiento promedio de los tres departamentos alcanza 4,8%, cuantía inferior a la de Bogotá (6,3%), Antioquia (7,8%) y Valle (4,6%).

Regresando a la historia, donde fuera fundado Cartago por Jorge Robledo en 1540, poblado abandonado 150 años después al trasladarse sobre la confluencia de los ríos La Vieja y Cauca por razones económicas y de seguridad, quedando un palenque a orillas del río Otún, 173 años más tarde, en 1863, se funda Pereira. La aldea adscrita al Estado del Cauca, florece dada la influencia del comercio entre la provincia sur de Antioquia y Cartago que vinculaba a Manizales (1849) y Santa Rosa (1844), y por la presencia de pobladores establecidos sobre rutas de la colonización vecinas al camino del Quindío entre Cartago e Ibagué, pasando por “La Balsa” (Alcalá) y Barcínales (Nuevo Salento).

Ahora, tras el avance de los procesos de colonización que desde Antioquia ocupan gradualmente de norte a sur el flanco cordillerano hasta Quindío y norte del Valle, al modo de producción familiar del colono independiente que ocupó baldíos y tierras de concesiones para trabajar sin más activos que hacha y machete, le sucede en el ocaso del siglo XIX una colonización capitalista, como la impulsada por Lorenzo Jaramillo Londoño quien  financia explotaciones ganaderas, mineras y cafeteras en Risaralda y Quindío, logrando un impacto empresarial comparable a las proezas cafeteras de Carlos Eduardo Pinzón en los albores del siglo XX desde Manizales.

Al concluir las guerras civiles que asolaron la patria, el gobierno del general Rafael Reyes en 1905, como parte de la estrategia para superar el impacto administrativo y fiscal de la guerra de los Mil Días, y el desconcierto por la separación de Panamá, al tiempo que se crean los departamentos del Valle del Cauca, Atlántico, Huila y Norte de Santander, como una interface entre las conflictivas zonas colonizadas por Antioquia que se extendían hasta el norte del Cauca, crea este departamento en nombre del sabio payanés Francisco José de Caldas, con tres provincias: el Sur de Antioquia entre Aguadas y Manizales con esta “aldea encaramada” como capital, y dos pertenecientes al Cauca: la de Marmato que comprendía terrenos entre los ríos Cañaveral y Arquía, y la de Robledo que se extendía entre los ríos Barbas y Chinchiná, pasando Pereira al nuevo territorio. Armenia había sido fundada en 1889 y el Quindío se anexaría a Caldas en 1908.

Pero la suerte de Pereira cambia en 1966 con la creación del Departamento de Risaralda; lo mismo diríamos del Quindío y de Armenia. Ahora, el desafío de consolidar la ecorregión cafetera obliga a abatir el centralismo institucional y presupuestal de la Nación, y a construir la identidad cultural como soporte de las nuevas sinergias territoriales, gracias a estrategias como el Paisaje Cultural Cafetero y al liderazgo emprendedor del pereirano, actuando como una gran región.

* Profesor Universidad Nacional de Colombia [Ref: La Patria. Manizales, 20130819] http://galeon.com/cts-economia

Imagen: El Lago, Parque Uribe Uribe (1926), en: http://www.skyscrapercity.com

Relacionados:

Visión retrospectiva y prospectiva del desarrollo regional. http://www.bdigital.unal.edu.co/2400/

Salamina patrimonial y emblemática, en: https://godues.wordpress.com/2012/08/20/

Retrospectiva histórica de Marmato, en: http://www.bdigital.unal.edu.co/5948/

Manizales: integración regional y desarrollo territorial, en: https://godues.wordpress.com/2013/08/17/

La identidad del territorio caldense, en: https://godues.wordpress.com/2013/07/08/

El carácter amable, pujante y laborioso del cafetero, en: http://www.bdigital.unal.edu.co/6731/

Anserma puntal del occidente por sus raíces Umbra, en: https://godues.wordpress.com/2012/10/01/

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: