Manizales: política pública ambiental y gestión del riesgo

 

                     

Imagen adaptada de gestionparticipativa.coop

Por Gonzalo Duque-Escobar *

Tras una historia urbana signada por desastres como la erupción del Ruiz en 1985, los terremotos profundos de 1961/62, 1979 y 1995 o el sismo superficial de 1999 de importancia para el Eje Cafetero, y ahora las Niñas 2007/8 y 2010/11 con su enorme impacto para nuestra conectividad vial y frágiles laderas y para el suministro del agua de esta ciudad del trópico andino, si en algo pareciera existir consenso entre los manizaleños es que, entre los asuntos públicos después de la corrupción, nuestro principal problema se relaciona con la ausencia de una política pública ambiental que abrigue, entre otros aspectos socioambientales, la problemática del riesgo asociado a los fenómenos naturales, y que empiece por reconocerle al agua y la tierra el carácter de patrimonio por ser fundamento de la vida, y no de un recurso objeto del mercado.

Pero hacer viable y eficaz la formulación, implementación, seguimiento y evaluación de una política pública coherente, obliga a apostarle a objetivos estratégicos viables desde la perspectiva social, económica y ambiental para alcanzar su sostenibilidad, a materializar decisiones democráticas sobre derechos civiles en el plan de desarrollo, a expresar unos usos no conflictivos del suelo espacializados al detalle en el plan de ordenamiento territorial, y finalmente a implementar una pedagógica en torno a ese proceso para ayudar a su comprensión y apropiación social, como  cualificación de un desarrollo ambiental soportado en el empoderamiento del territorio.

Si nuestra problemática contempla la amenaza del cambio climático con sus consecuencias hidrogeológicas en cuencas deforestadas y frágiles montañas, de las fuentes sísmicas y en especial Romeral por la incidencia de terremotos de intensidad severa como detonantes de incendios y sacudidas que pueden hacer de edificaciones vulnerables desechos de concreto a la espera, y de los eventos volcánicos del Ruiz y en especial de Cerro Bravo ahora en calma, también dicha política deberá encarar otros aspectos relevantes, como: 1- deterioros ambientales urbanos donde el espacio público brilla por su compleja problemática; 2- degradación de ecosistemas y áreas de interés ambiental por efectos de una expansión urbana; 3- contaminación hídrica y de suelos por altos niveles de concentración de vertimientos industriales y agroindustriales; y 4- guetificación de la ciudad consecuencia de un modelo urbano inequitativo concebido más para el transporte motorizado que para las personas.

Nuestras políticas públicas ambientales, deberán incorporar varios objetivos clave para la gestión integral del riesgo, como son el desarrollo de las capacidades relacionadas con: a) la previsión a corto plazo que atañe a la instrumentación de los fenómenos geodinámicos, alertas tempranas y  modelación de los eventos probables, y la previsión general de los desastres donde resultan vitales los mapas de amenaza para resolver la ocupación conflictiva del suelo e implementar modelos de exposición al riesgo; b) con la atenuación de los efectos adversos de los eventos mediante medidas de prevención tanto con mejoras físicas o estructurales como de gestión eficiente de los sistemas estratégicos y líneas vitales, y medidas de preparación asociadas a la planificación de acciones rápidas y eficaces para restaurar los servicios y controlar o mitigar los daños al sistema construido y los efectos al ambiente; y c) con los diferentes niveles de las emergencias, donde el plan general debe diseñarse en función del riesgo de cúmulo y los planes operativos en función del riesgo específico, coordinados con el anterior.

En el tema de sismos y volcanes, para subrayar el desafío y naturaleza de la tarea que se demanda, me permito estas ideas sumarias: aunque la amenaza del Ruiz no resulte significativa para la ciudad frente a una erupción pliniana comparable a los eventos históricos de 1595 y 1845, y a pesar de conocer los daños ocasionados en Manizales por los sismos profundos ya señalados, habrá que empezar a tomar acciones de largo plazo y extremada urgencia frente a la amenaza volcánica de Cerro Bravo y paralelamente mejorar las condiciones de sismo-resistencia y seguridad ignífuga dado lo ocurrido en Popayán y Armenia y el advenimiento del gas, para sortear tarde que temprano un sismo superficial del entorno vecino de la falla Romeral.

Y para finalizar, el tema de las laderas en el que habrá que avanzar buscando la adaptación al cambio climático y en la investigación científica resolviendo en detalle las zonas urbanas potencialmente inestables y ordenando nuestras cuencas y microcuencas, puesto que al observar las dos últimas Niñas citadas, pese a su condición intrínseca similar, los graves efectos dejan ver una dinámica creciente del calentamiento global que anuncia consecuencias cada vez mayores, tal cual lo advertimos al observar la Sabana de Bogotá convertida en una “Venecia” y 30 municipios colombianos como Gramalote que requieren reasentamiento, cuando no por los múltiples estragos sobre la vía al Magdalena, en las quebradas La Mula, Manizales y El Perro.

* Profesor Universidad Nacional de Colombia. http://gonzaduque.es.tl [Ref. La Patria, Manizales, 2012-04-30]

Relacionados:

Una política ambiental pública para Manizales, con gestión del riesgo por sismos, volcanes y laderas, en: http://www.bdigital.unal.edu.co/6497/

Riesgo en zonas andinas por amenaza volcánica, en: http://www.bdigital.unal.edu.co/1679/  

Riesgo en la zona andina tropical por laderas inestables, en: http://www.bdigital.unal.edu.co/1681/  

Reflexiones navideñas…, en: http://www.bdigital.unal.edu.co/5645/

Problemáticas y potencialidades en Caldas. Girasoles para un programa verde. http://www.galeon.com/cts-economia/sello-verde.pdf

Planeación preventiva y cultura de adaptación ambiental, en: http://www.bdigital.unal.edu.co/3458/

Paisaje Cultural Cafetero: disrupción para un desarrollo sostenible, en: http://www.bdigital.unal.edu.co/3757/  

Manual de geología para ingenieros, en: http://www.bdigital.unal.edu.co/1572/  

Manizales frente a la coyuntura volcánica, en: http://www.bdigital.unal.edu.co/6291/   

Las Cuatro Estaciones para reflexionar sobre cambio climático, en: http://www.bdigital.unal.edu.co/3470/

La previsión en la gestión del riesgo volcánico, en: http://www.bdigital.unal.edu.co/6367/

La amenaza volcánica de Cerro Bravo, en: http://godues.blogspot.com/2013/06/la-amenaza-volcanica-de-cerro-bravo.html

Intimidades del Ruiz para un examen de la amenaza volcánica, en: http://www.bdigital.unal.edu.co/6128/

Clima, deforestación y corrupción, en: http://www.bdigital.unal.edu.co/3459/

Anotaciones sobre el riesgo sísmico en Manizales, en: http://www.bdigital.unal.edu.co/5949/

Agua, ordenamiento territorial y desastres, en: http://www.bdigital.unal.edu.co/5487/

Adaptación al cambio climático para Manizales, en: http://www.bdigital.unal.edu.co/5437/

Advertisements
Comments
2 Responses to “Manizales: política pública ambiental y gestión del riesgo”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] Manizales: política pública ambiental y gestión del riesgo […]

  2. […] Manizales: Política Pública Ambiental Y Gestión Del Riesgo […]



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: