Bosques para la estabilidad del medio ambiente

 

 

Apreciados amigos de la astronomía:

Las lluvias de la temporada arrecian. Ya los inviernos más húmedos y los veranos más secos, anuncian el descontrol hídrico y pluviométrico resultante de la tala de bosques. De cara al clima, los bosques tienen una doble función: retienen humedad y descargan las nubes.

De la primera función, el resultado es la existencia de las aguas subterráneas y por lo tanto el control hídrico, dado que el caudal de los ríos en virtud de los manantiales, es casi el mismo en invierno y en verano. Pero lamentablemente al desmantelar los bosques, hemos dado muerte a las aguas subterráneas. 

De la segunda función, las lluvias resultan más moderadas y bien distribuidas. La condensación del agua en la atmósfera que se establece en el ámbito del bosque, se anuncia con su ambiente húmedo de los musgos y el fresco del aire vecino al follaje. Pero lamentablemente ya no existen bosques que puedan descargar las nubes en su tránsito hacia la montaña, y así las precipitaciones resultan ser aguaceros a chorros y no lluvias a goteras.

Por el “efecto de pavimento” asociado a los potreros, las escorrentías van a las quebradas de inmediato. Sin bosques, son breves los tiempos de concentración de aguas y enormes los caudales de los torrentes. Así, la erosión de los causes de montaña resulta inminente, mientras que en los valles de salida de los ríos, la sequía y las inundaciones complementan la desgracia.

 

El Desastre en el Mississippi.

El caudal de las aguas de escorrentía que entraron a las áreas de inundación en los estados de Louisiana, Alabama y Mississippi, después de las copiosas lluvias ocasionadas por el Katrina, un huracán de grado 4, se explica por la deforestación de la cuenca del río Mississippi.

Cuando existen bosques, las lluvias por intensas que sean se retienen, luego se infiltran en el subsuelo y al cabo de meses, años y décadas, retornan a la superficie por los manantiales. Cuando las cuencas tienen bosques, el caudal de los ríos, resulta ser casi el mismo en invierno que en verano, pues los ríos dependerán más de las aguas infiltradas que de las escorrentías.

Hace 20 años se leía en una placa colocada por el Himat en el puente de Guayabal de salida hacia Armero Tolima, esto: “Río Sabandija, caudal mínimo 2 m3 por segundo y caudal máximo 100 m3 por segundo”. De semejantes descontrol hídrico, el que se expresa con la erosión intensa de la cuenca, la causa primaria es asignable a los habitantes de las laderas de montaña quienes transforman los bosques en potreros, mientras las  consecuencia inmediatas las sufren los quienes habitan el valle de salida, y que en el verano sufren la sequía y en el invierno la inundación de sus parcelas.

Los efectos potenciales del desbordamiento del Lago Pontchartrain sobre el este de la  ciudad de New Orleans, Louisiana, fueron advertidos por la NASA desde el 2000 mediante una simulación animada, la que señalaba la vulnerabilidad de este lugar situado bajo el nivel del mar. Sólo que ahora casi la totalidad de la ciudad quedó sumergida en el agua, tras una orden de evacuación que no pudo ser atendida por muchos y una tardía ayuda federal en la zona de desastre.

 

El Calentamiento Global

Se discute en Colombia el Plan Nacional de Desarrollo cuando justo aparece la noticia relacionada con el informe sobre el Calentamiento Global. Al examinar evidencias como la del deshielo en un 50% del parque de los Nevados en 25 años y el inminente riesgo de pérdida de este y otros ecosistemas, cuando la temperatura se incremente en varios grados más, para mitigar los efectos resulta necesario articular medidas relacionadas con la preservación del Medio Ambiente en ese instrumento de planificación, las que evidentemente no están incorporadas. Aquí nos permitimos proponer algunas prioridades relacionadas con el Cambio Climático, que son:

En primer lugar, las relacionadas con las políticas y los planes forestales, para blindar de paso los efectos sobre el recurso hídrico y la erosión. Sequías prolongadas y lluvias más intensas hacen parte del escenario esperado.

En segundo lugar, el desarrollo de la hidroelectricidad para mitigar el uso de las plantas térmicas soportadas en combustibles fósiles, y de biocombustibles como alternativas estratégicas para la reestructuración del futuro arco energético.

En tercer lugar, en materia de transportes la utilización de medio y modos más eficientes, así, el estímulo a los medios masivos de transporte público en los escenarios urbanos y el desarrollo del transporte fluvial y del ferroviario para movilizar las cargas.

En cuarto lugar, la educación ambiental para sensibilizar la población hacia el uso eficiente y adecuado de los recursos naturales, del agua y de la energía, hacia la protección del medio ambiente y la prevención de los desastres, y para combatir los hábitos que fomenta el consumismo, la contaminación y el despilfarro.

 

Gonzalo Duque-Escobar

http://www.geocities.com/gonzaloduquee/  y  http://www.geocities.com/gonzaloduquee_00/

 

Imagen en: http://static.picassomio.com/images/art/pm-53537-large.jpg 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: